7 min read

Rotura del tendón de Aquiles

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Suele suceder cuando se ejerce mucha fuerza sobre el pie o el tobillo. También puede suceder de manera espontánea.

Cualquiera puede romperse el tendón de Aquiles, pero es más común si usted es un hombre activo y tiene entre 30 y 50 años. También es común en mujeres mayores de 60 años.

Los síntomas incluyen un dolor repentino y agudo en la parte posterior de la parte inferior de la pierna o el tobillo, y es posible que tenga dificultad para caminar. Si cree que se ha desgarrado el tendón de Aquiles, o no está seguro, consulte a su médico de inmediato o vaya al hospital más cercano. Recibir tratamiento lo antes posible puede contribuir a una buena recuperación.

¿Cómo sé si me he roto el tendón de Aquiles?

Las roturas del tendón de Aquiles suelen ocurrir mientras se practican deportes.

Es posible que sienta un dolor agudo y repentino en el tobillo. También puede escuchar un «chasquido» o sentir como si le hubieran dado una patada en la parte posterior de la pierna cuando el tendón de Aquiles se rompe.

Por lo general, el dolor pasa a convertirse en un dolor sordo en la parte posterior de la pierna. Algunas personas sienten dolor en la pantorrilla o el talón durante unos días antes de la rotura.

Otros síntomas de una rotura del tendón de Aquiles pueden incluir:

  • dificultad para caminar normalmente o ponerse de puntillas
  • hinchazón de la pantorrilla y en la zona que la rodea
  • moretones en la zona inferior de la pierna

¿Cuáles son las causas de la rotura del tendón de Aquiles?

La razón exacta por la cual algunas personas experimentan una rotura del tendón de Aquiles no se comprende en su totalidad. Sin embargo, tiende a ocurrir cuando se ejerce mucha presión sobre el tendón.

Los desencadenantes más comunes de una rotura del tendón de Aquiles incluyen:

  • caerse desde cierta altura
  • tropezar o caer en un agujero
  • correr, saltar u otros deportes en los que tenga que empujar con el pie, como las carreras de velocidad.
  • un corte profundo en la parte posterior del tobillo, sobre el punto en el que se encuentra el tendón de Aquiles

A veces, su tendón de Aquiles puede romperse de manera espontánea.

Los factores que aumentan el riesgo de que esto suceda incluyen:

¿Cómo se diagnostica una rotura del tendón de Aquiles?

Su médico puede diagnosticar una rotura del tendón de Aquiles según sus síntomas, historial médico y un examen de su pie y pierna.

Para ayudar a confirmar el diagnóstico si los síntomas no son claros, su médico puede realizarle las siguientes pruebas:

  • una resonancia magnética
  • un ultrasonido

Si su médico sospecha que se ha roto un hueso, es posible que también necesite una radiografía de su tobillo o pie.

¿Cómo se trata una rotura del tendón de Aquiles?

Si cree que se ha roto el tendón de Aquiles, pida cita para ver a su médico o pida ayuda para dirigirse a un servicio de emergencias lo antes posible. Mientras tanto, evite poner peso sobre la pierna lesionada.

Hay dos tipos de tratamiento para la rotura del tendón de Aquiles: tratamiento quirúrgico o no quirúrgico (tratamiento conservador). Sin embargo, actualmente no se ha podido determinar si uno de los tipos de tratamiento es mejor que el otro.

El tratamiento exacto que reciba a menudo dependerá de sus circunstancias y preferencias individuales.

Independientemente del tratamiento que reciba, lo más probable es que necesite usar un yeso o un aparato ortopédico para la pierna mientras se cura la lesión. También necesitará fisioterapia para fortalecer el tendón y poder retomar sus actividades normales.

Tratamiento conservador (no quirúrgico)

Si tiene más de 65 años, no es una persona activa o tiene ciertas afecciones médicas, como por ejemplo la diabetes, es posible que su médico le recomiende dejar que el tendón de Aquiles se cure de manera natural, sin cirugía. Esto se conoce como tratamiento conservador.

El tratamiento conservador también puede involucrar:

  • dejar descansar el pie lesionado evitando soportar peso en un primer momento
  • analgésicos de venta libre
  • usar un yeso o una bota para caminar durante dos semanas
  • soportar peso según su nivel de tolerancia dependiendo de las indicaciones de su médico
  • fisioterapia

Si el tendón no se cura por sí solo, es posible que deba someterse a cirugía.

Cirugía de rotura del tendón de Aquiles

En algunos casos, su médico puede recomendar una cirugía para tratar una rotura del tendón de Aquiles.

Su médico puede recomendarle someterse a cirugía si:

  • es un atleta profesional
  • es una persona muy activa
  • hubo un retraso a la hora de diagnosticar o tratar la rotura
  • ha sufrido una rotura anterior del tendón de Aquiles

Se pueden emplear varios tipos de cirugía para tratar una rotura del tendón de Aquiles, incluida la cirugía abierta (que se realiza a través de un corte abierto grande) y la cirugía percutánea (que se realiza a través de un corte pequeño en el tobillo).

El principal beneficio de someterse a una cirugía en lugar de un tratamiento conservador es que reduce el riesgo de que se produzca otra rotura. Sin embargo, conlleva el riesgo de provocar daños a los nervios, y de que se produzca una infección de la herida quirúrgica. Debido a que la cirugía percutánea se realiza mediante pequeños cortes, este tipo de cirugía puede reducir su riesgo de que se produzca una infección en la herida.

Después de la operación, por lo general, necesitará usar un yeso o un aparato ortopédico para la pierna durante varias semanas, mientras el tendón se cura. Debe evitar cargar peso hasta que su cirujano le diga que es seguro hacerlo.

Su cirujano también puede derivarlo a un fisioterapeuta para ayudarlo a fortalecer su tendón de Aquiles a medida que se recupera y retoma sus actividades normales.

Recuperación de la rotura del tendón de Aquiles

La rotura del tendón de Aquiles puede tardar entre 8 y 12 semanas en sanar, y poder volver a practicar deportes y hacer ejercicio puede llevarle entre 4 y 12 meses. Sin embargo, el tiempo exacto de recuperación puede variar según la gravedad de su lesión.

Algunos atletas profesionales se dan cuenta de que no pueden recuperar el mismo nivel de actividad que tenían antes de la lesión.

También existe la posibilidad de que su tendón de Aquiles no se cure por completo después de un tratamiento quirúrgico o conservador. Si esto sucede, su cirujano puede recomendar un tratamiento adicional, incluida la cirugía.

Una rotura del tendón de Aquiles conlleva el riesgo de varias complicaciones, que incluyen:

  • trombosis venosa profunda (TVP)
  • otra rotura del tendón
  • los músculos de la pantorrilla se cansan más fácilmente
  • acortamiento y cicatrización del tendón de Aquiles

Es probable que tenga que dejar de trabajar durante un tiempo para permitir que el tendón sane. La cantidad de tiempo que deba tomarse dependerá del tipo de trabajo que desempeñe. Su doctor podrá aconsejarle al respecto.

Si desea encontrar respuestas para cualquier otra pregunta que pueda tener, visite nuestra Biblioteca de salud.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud