8 min read

Ansiedad social (fobia social)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Es mucho más que una simple «timidez», ya que el trastorno de ansiedad social causa un miedo intenso y abrumador relacionado con lo que puede ser una actividad cotidiana como ir de compras o hablar por teléfono. Las personas afectadas pueden temer hacer o decir algo que creen que será humillante.

El trastorno de ansiedad social interfiere en la vida normal de las personas, afectando a sus relaciones sociales y a su calidad de vida, y afecta al rendimiento en el trabajo o en la escuela.

Por lo general, es más común en mujeres que en hombres y a menudo comienza en la adolescencia o, a veces, incluso en la niñez.

Si cree que puede tener un trastorno de ansiedad social, no dude en consultar con un médico. Es una enfermedad reconocida que puede tratarse de forma eficaz.

¿Cuáles son los signos del trastorno de ansiedad social?

Un niño que presente un trastorno de ansiedad social puede llorar mucho, quedarse paralizado o tener rabietas. Es posible que no quieran ir a la escuela y participar en clases y presentaciones escolares.

A los adolescentes y adultos con trastorno de ansiedad social pueden preocuparles actividades cotidianas como, por ejemplo:

  • conocer a extraños
  • hablar en grupos o iniciar conversaciones
  • hablar por teléfono
  • hablar con figuras de autoridad
  • trabajar
  • comer o beber en compañía
  • ir de compras
  • tienen baja autoestima y se sienten inseguros acerca de sus relaciones
  • miedo a ser criticado
  • evitar el contacto visual
  • abuso de drogas o alcohol
  • para tratar de reducir su ansiedad

Es posible que simplemente teman una situación en particular, como hablar por teléfono, o todas las situaciones sociales.

Ataques de pánico

A veces, el miedo y la ansiedad de una situación social pueden convertirse en un ataque de pánico, que suele durar unos pocos minutos durante los cuales la persona siente una abrumadora sensación de miedo, aprensión y ansiedad.

También puede haber síntomas físicos, como náuseas, sudoración, temblores y palpitaciones cardíacas.

Estos sentimientos alcanzan un punto máximo y luego desaparecen rápidamente. Son alarmantes, pero no pueden causar ningún daño físico.

Otros problemas de salud mental

En muchos de los casos, las personas con trastorno de ansiedad social también padecen otros problema de salud mental, como depresión, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno del pánico o trastorno de estrés postraumático.

Algunas personas pueden tener un problema de abuso de sustancias o de abuso de alcohol, ya que usan drogas o alcohol como una forma de lidiar con su ansiedad.

¿Cuáles son las causas?

No sabemos realmente qué causa el trastorno de ansiedad social, pero es probable que implique una combinación de factores. Los genes pueden influir.

Además, el comportamiento de los padres puede influir en si su hijo desarrollará un trastorno de ansiedad social. Según la organización británica Anxiety UK, las personas con el trastorno han descrito a sus padres como personas:

  • sobreprotectoras
  • no lo suficientemente cariñosas
  • que los critican constantemente y se preocupan de que sus hijos puedan hacer algo mal
  • que hacen demasiado hincapié en los modales y el aseo
  • que exageran el peligro de acercarse a extraños

Asistencia

Si cree que puede tener un trastorno de ansiedad social, no tema acudir al médico para que le ayude.

Su médico hará todo lo posible para ofrecerle una consulta. Es posible que le ofrezcan una evaluación por teléfono si le resulta más fácil, o una cita en un momento en que la clínica esté menos concurrida o cuando haya menos gente, antes o después del horario normal.

Si su ansiedad es grave o si desea que se evalúe a su hijo, su médico podría ofrecerse a realizar una visita a domicilio.

Obtener un diagnóstico

Su médico puede hacerle algunas preguntas de un cuestionario de diagnóstico. Este tipo de cuestionarios da una puntuación que indica su nivel de ansiedad en situaciones sociales (existen escalas similares diseñadas para su uso en niños).

El tipo de preguntas que su médico podría hacerle son:

  • ¿tiende usted/su hijo a evitar los lugares o actividades sociales?
  • ¿A usted/su hijo le asusta hacer cosas con otras personas, como hablar, comer e ir a fiestas?
  • ¿A usted/su hijo le resulta difícil hacer cosas cuando otros están mirando?

Su médico querrá descartar otras posibles causas que podrían estar provocando su miedo, como el trastorno de ansiedad generalizada o la agorafobia (miedo a encontrarse en situaciones en las que escapar podría ser difícil o en las que no habría ayuda disponible si las cosas salen mal).

Obtenga más información sobre las fobias.

También querrán explorar si tiene algún otro problema que deba tratarse por separado, como la depresión o un problema de drogas o alcohol.

Lea sobre el tratamiento de la depresión, cómo obtener ayuda para el abuso de drogas y el tratamiento del abuso de alcohol.

Tratamiento del trastorno de ansiedad social en adultos

Terapia cognitivo conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es uno de los tipos de tratamiento más eficaces para el trastorno de ansiedad social. Se le ofrecerá TCC individual especialmente desarrollada para el trastorno de ansiedad social, que suele ser de 14 sesiones durante un periodo de aproximadamente cuatro meses.

Por lo general, la TCC funciona ayudándole a identificar creencias y patrones de comportamiento poco útiles y poco realistas. Usted y su terapeuta trabajan juntos para cambiar su comportamiento y reemplazar las creencias poco útiles por otras más realistas y equilibradas.

La TCC le enseñará nuevas habilidades y le ayudará a comprender cómo reaccionar de manera más positiva ante situaciones que normalmente le causarían ansiedad.

Sus sesiones de terapia pueden incluir educación sobre la ansiedad social, grabar y comentar vídeos de usted para corregir las opiniones distorsionadas de usted mismo y ejercicios y experimentos de comportamiento.

Autoayuda asistida

Si desea probar una terapia psicológica diferente a la TCC, se le puede ofrecer autoayuda asistida. Por ejemplo, es posible que le ofrezcan un libro o un programa informático basado en CBT para que lo pruebe durante tres o cuatro meses.

Antidepresivos

Algunas personas pueden beneficiarse de probar un tipo de medicamento antidepresivo, generalmente un ISRS (inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina), en lugar de la TCC individual o en combinación con la terapia.

Los ISRS aumentan el nivel de una sustancia química llamada serotonina en el cerebro. Se pueden tomar a largo plazo.

Como ocurre con todos los antidepresivos, los ISRS pueden tardar varias semanas en empezar a funcionar. Por lo general, comenzará con una dosis baja, que irá aumentando gradualmente a medida que su cuerpo se adapte al medicamento.

Es probable que le ofrezcan escitalopram o sertralina, y al principio debería ver a su médico cada pocas semanas para comprobar su progreso y ver si está respondiendo bien.

Los efectos secundarios comunes de los ISRS incluyen:

  • Náuseas (ganas de vomitar)
  • bajo deseo sexual
  • visión borrosa
  • diarrea o estreñimiento
  • mareos
  • Sequedad de boca
  • pérdida de apetito
  • Sudoración
  • sensación de agitación
  • insomnio (problemas para dormir)

Cuando usted y su médico decidan que es apropiado que deje de tomar su medicamento ISRS, lo dejará gradualmente reduciendo la dosis poco a poco. Deje de tomar los medicamentos únicamente cuando su médico se lo indique específicamente.

Psicoterapia

Si ninguna de las intervenciones anteriores resulta adecuada para usted, por el motivo que sea, es posible que se le ofrezca psicoterapia interpersonal o psicoterapia a corto plazo diseñada específicamente para el trastorno de ansiedad social.

La psicoterapia generalmente implica hablar con un terapeuta capacitado, ya sea de forma individual, en grupo o con su esposa, esposo o pareja. Le permite profundizar en sus problemas y preocupaciones y lidiar con hábitos problemáticos y una amplia serie de trastornos mentales.

La psicoterapia interpersonal tiene como objetivo vincular la ansiedad social con áreas de problemas de relación y abordarlas. Probablemente le ofrecerán entre 16 y 20 sesiones durante un periodo de cuatro a cinco meses.

La psicoterapia a corto plazo para el trastorno de ansiedad social tiene como objetivo mejorar sus habilidades sociales, entre otras cosas, y alentarlo a enfrentarse a situaciones sociales que le produzcan ansiedad una vez fuera de la terapia. Normalmente recibirá de 25 a 30 sesiones durante un periodo de seis a ocho meses.

Tratamiento del trastorno de ansiedad social en niños

Las terapias psicológicas para adultos descritas anteriormente también pueden aplicarse a mayores de 15 años.

La TCC en grupo debe ofrecerse a niños y jóvenes de siete años en adelante. Las sesiones grupales tienen como objetivo exponer gradualmente a los niños afectados a situaciones sociales temidas o evitadas, y prepararlos para adquirir habilidades sociales. La duración habitual es de ocho a 12 sesiones, cada una de 90 minutos de duración.

Para los niños más pequeños, lo más recomendable es que los padres lleven a cabo la TCC. Los padres recibirán formación acerca de cómo usar materiales destinados a la TCC con sus hijos, como libros diseñados para tratar el problema de ansiedad de sus hijos.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud