5 min read

Fractura de brazo o muñeca

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

«Fractura» es el término que utilizan los médicos cuando un hueso se rompe o se fisura.

Si piensa que usted o su hijo podrían tener un hueso roto, acuda al hospital o al servicio de urgencias más cercano. Si la lesión es grave, llame a una ambulancia.

¿Cómo puedo saber si tengo el brazo o la muñeca rotos?

Una fractura de brazo o muñeca es extremadamente dolorosa y también puede mostrar:

  • inflamación o sensibilidad alrededor de la zona lesionada
  • sangrado, si el hueso ha dañado el tejido y la piel

Estos síntomas también pueden observarse con una torcedura del brazo o la muñeca, aunque no estén rotos ( lea sobre torceduras y esguinces ). Una radiografía en el hospital es la única forma de confirmar si el hueso está roto o no.

Si se trata de una rotura limpia, es posible que haya producido un chasquido o un chirrido audibles durante el accidente. El hueso puede romperse en línea recta, en diagonal o en forma de espiral. En casos graves, el hueso puede romperse en varios pedazos (fractura conminuta), sobresalir en ángulo o atravesar la piel (fractura abierta o compuesta).

Qué puede hacer

Es importante que no coma ni beba nada si cree que se ha roto el brazo, ya que es posible que necesite anestesia general para que los médicos puedan volver a alinear el hueso.

Antes de llegar al hospital, puede estabilizar el brazo con un cabestrillo (colocado debajo del brazo y luego alrededor del cuello). No trate de estirar el brazo.

Aplicar una compresa de hielo a la zona lesionada (pruebe con una bolsa de guisantes congelados envuelta en un paño de cocina) puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

Si su hijo se ha lesionado el brazo o la muñeca, trate de que otra persona conduzca para que usted pueda apoyarlo y consolarlo.

Cómo se trata una fractura de brazo o muñeca

Una fractura de brazo o muñeca suele tratarse en el servicio de urgencias o traumatología de un hospital. El tratamiento varía en función de la gravedad de la lesión.

Primero, el médico le administrará analgésicos, y luego colocará una férula en el brazo para fijarlo en su sitio y evitar daños mayores.

Se hará una radiografía del brazo para ver qué tipo de fractura es. Incluso una fisura delgada debería verse en las radiografías, aunque sea débilmente.

Una fractura simple en la que el hueso permanece alineado se puede tratar aplicando una escayola. Esto mantiene unidos los extremos rotos para que puedan sanar. El médico le proporcionará analgésicos e información sobre cómo cuidar la escayola. Se le derivará al servicio de traumatología para que un especialista pueda continuar con el tratamiento de la fractura.

En las fracturas más graves del brazo o la muñeca, los huesos pueden desplazarse (perder la alineación). Si el hueso no se vuelve a alinear (reducción de la fractura), no sanará correctamente. Los médicos pueden utilizar una técnica llamada «reducción cerrada» para volver a colocar los huesos en su sitio.

Se utilizará anestesia local o regional para adormecer el brazo (esto rara vez se usa en niños) o se le administrará anestesia general. Una vez que el médico esté satisfecho con la nueva posición del hueso, es posible que le aplique una escayola, y que programe visitas de seguimiento y radiografías periódicas.

Ciertas fracturas se tratan mejor con cirugía para volver a alinear y reparar los huesos rotos. Esto incluye las fracturas desplazadas, las fracturas que afectan a una articulación y las fracturas abiertas. Los cirujanos pueden reparar los huesos con alambres, placas, tornillos o varillas. Esto se denomina reducción abierta y fijación interna (ORIF). Normalmente, los elementos metálicos no se retiran a menos que den problemas.

En casos raros, se utiliza una estructura externa para sujetar los huesos rotos, conocida como fijador externo.

En la mayoría de los casos, después de la cirugía se coloca una escayola para proteger la reparación. También se puede utilizar un cabestrillo para mayor comodidad. Si se ha realizado una intervención quirúrgica, generalmente podrá irse a casa al cabo de uno o dos días.

Recuperación de una fractura de brazo o muñeca

La escayola se mantendrá hasta que el hueso haya sanado. La duración exacta de la curación depende del tipo de fractura, de si ha dañado los tejidos circundantes y de la edad del paciente. Por ejemplo, un niño pequeño que se ha roto la muñeca necesitará usar una escayola o una férula removible durante dos o tres semanas únicamente. Pero en las personas mayores, una lesión en la muñeca puede tardar mucho más tiempo en recuperar la normalidad y la rigidez es muy común. Es importante no mojar la escayola.

El traumatólogo decidirá cuándo puede quitarse la escayola, y volver a sus actividades normales o al trabajo.

Normalmente, el brazo estará rígido y débil tras haber estado escayolado. La fisioterapia puede ayudar a fortalecer los músculos del brazo y restablecer el movimiento completo. No obstante, esto rara vez es necesario en los niños.

El riesgo de que el hueso se vuelva a romper o a abrir una vez que se retira la escayola es mayor, especialmente en los niños. Para reducir este riesgo, es conveniente que los niños eviten las camas elásticas, los castillos hinchables, las zonas de juego suaves y los deportes de contacto durante dos o tres semanas más.

No debe conducir con una escayola. Pregunte a su médico cuándo podrá volver a conducir

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud