2 min read

¿Cuánto tiempo debo usar medias de compresión para mejorar mi circulación?

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Si le han recetado medias de compresión para una afección que afecta su circulación, es posible que deba usarlas durante varios años o, en algunos casos, por el resto de su vida.

¿Para qué sirven las medias de compresión?

Las medias de compresión están especialmente diseñadas para aplicar presión en la parte inferior de las piernas, lo que ayuda a mantener el flujo sanguíneo y reduce la incomodidad y la hinchazón. Su médico de cabecera puede recetarlos si tiene una afección que causa un flujo sanguíneo deficiente en las piernas, como:

  • venas varicosas ( venas hinchadas y agrandadas)
  • linfedema (cuando los tejidos de su cuerpo se inflaman dolorosamente)

Usar medias de compresión

Las medias de compresión vienen en una variedad de tamaños, longitudes y colores. También están disponibles con diferentes fuerzas de compresión.
Se medirán sus piernas para ver qué tamaño de medias necesita y su médico de cabecera o enfermera comprobará que le quedan bien. Es posible que deba usarlos en ambas piernas o solo en una.

Debe usar sus medias de compresión durante el día y quitárselas antes de acostarse. Vuelva a ponerlos a primera hora de la mañana.

Se le debe dar al menos dos medias, o dos pares si las usa en ambas piernas. Esto significa que puede usar una media (o un par) mientras se lava y seca la otra. Lave sus medias a mano a aproximadamente 40 °C / 104 °F (temperatura cómoda para las manos) y séquelas lejos del calor directo.
Un médico controlará su progreso. Debe volver a medirse las piernas y reemplazarse las medias cada tres a seis meses.

Contenido producido pornhs.uk
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud