13 min read

Piercings corporales

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

La perforación de las orejas, la nariz, el ombligo y la lengua son muy frecuentes entre los adolescentes y los adultos jóvenes. Se trata de procedimientos bastante seguros, siempre que los realice un especialista autorizado y se tenga cuidado para evitar infecciones.

Búsqueda de un establecimiento autorizado

La mayoría de los ayuntamientos mantienen registros de establecimientos de piercing autorizados, que cumplen las normas de higiene y seguridad, y que son inspeccionados periódicamente por las autoridades sanitarias.

Póngase en contacto con el ayuntamiento o concejalía correspondiente de su localidad para obtener más información.

No intente realizarse un piercing usted mismo. Esto podría ser muy peligroso, ya que conlleva un alto riesgo de infección o cicatrices.

Si ya conoce algún centro de piercings, eche un vistazo antes de realizarse el piercing. Observe si podría haber algún riesgo para su salud. Todas las preguntas de nuestra lista de verificación de seguridad deberían responderse con un «sí».

Posibles riesgos

Hoy en día, el principal riesgo asociado a un piercing es una infección bacteriana. En ocasiones se forma un absceso (acumulación de pus) alrededor del piercing y, si no se trata, puede convertirse en un problema muy grave.

En todos los establecimientos de piercing profesionales se utilizan instrumentos esterilizados, por lo que es muy raro que se transmitan enfermedades como la hepatitis o el VIH/SIDA a través de un piercing.

Lea más sobre los riesgos de los piercings.

Cómo se realiza un piercing

Primero se desinfecta la piel con una solución de alcohol y se deja secar antes de perforarla con un equipo estéril.

Los piercings en el lóbulo y el cartílago de la oreja son los únicos que pueden realizarse con una pistola de piercing, ya sea por un joyero o por un profesional. No permita que se utilice una pistola de piercing en ninguna otra parte de su cuerpo.

Todos los demás tipos de piercings deben realizarse con una aguja hueca, que se pasa a través de la piel y el tejido de la parte del cuerpo. Normalmente, sentirá un pinchazo rápido y agudo mientras se perfora la piel.

Después de la perforación, puede haber un ligero sangrado, y la zona puede quedar sensible y adolorida, picar o presentar moretones durante algunas semanas.

Lea más sobre cómo se realiza un piercing.

Prevención de infecciones

Siga los consejos del especialista después de haberse realizado el piercing. Por lo general, esto consiste en mantener la zona limpia y seca, e identificar los signos de infección.

Es especialmente importante que mantenga la zona seca: no use líquidos ni cremas antisépticas, alcohol o agua salada durante al menos tres días. Si el piercing se realizó correctamente, no debería ser necesario utilizar estos productos en ningún momento.

No toque ni manipule la zona, y no gire el piercing. Si se forma una corteza sobre el piercing, no la quite; el cuerpo forma una corteza naturalmente para proteger el lugar de la perforación.

Lea más sobre el cuidado de un piercing corporal.

Tiempo de cicatrización

Los tiempos de cicatrización de los piercings corporales más frecuentes son:

  • lóbulo de la oreja - seis semanas
  • parte superior de la oreja - al menos de tres a cuatro meses
  • ombligo - hasta un año
  • lengua - uno a dos meses
  • nariz - dos a tres meses

Riesgos de los piercings

El principal riesgo asociado a un piercing es una infección bacteriana.

Se puede formar un absceso (acumulación de pus) alrededor del sitio de la perforación. Si no se trata, se puede formar una cicatriz y es posible que deba drenarse quirúrgicamente. En algunos casos, puede derivar en una intoxicación de la sangre (septicemia) o síndrome de choque tóxico, que puede ser muy grave. La intoxicación de la sangre también puede producirse sin un absceso.

El riesgo de infección bacteriana es pequeño con los piercings en la lengua, a pesar de la gran cantidad de bacterias presentes en la boca. No obstante, se recomienda cepillarse los dientes o enjuagarse la boca con un colutorio antes de realizarse un piercing en la lengua. Si el piercing se realiza demasiado cerca de la vena situada debajo de la parte frontal de la lengua, también puede producirse una hemorragia.

Los piercings en el lóbulo de la oreja suelen ser seguros, pero hay que tener cuidado de mantener la perforación limpia y seca.

Mantener la perforación seca puede reducir el riesgo de que se produzca una infección. Asegúrese de lavarse bien las manos con agua y jabón, y secarse con una toalla desechable antes de tocarse el piercing. No obstante, trate de no tocarlo si es posible; no es necesario girarlo.

Consulte Cuidado de un piercing corporal para obtener más información.

La transmisión de los virus que causan la hepatitis o el SIDA solía ser el principal riesgo de los piercings, pero en la actualidad todos los establecimientos registrados utilizan equipos y agujas estériles desechables, por lo que el riesgo actual de transmisión de estas infecciones debería ser casi nulo.

Otros riesgos generales

Otros problemas posibles asociados a los piercings corporales son:

  • hemorragia y pérdida de sangre, en particular en zonas del cuerpo muy vascularizadas, como la lengua
  • inflamación de la piel alrededor de la perforación
  • cicatrices y formación de queloides (un tipo de cicatriz abultada); si sabe que su piel tiene tendencia a formar cicatrices queloides, dígaselo al profesional que le va a realizar el piercing

Riesgos específicos

Cualquier perforación que interfiera con el funcionamiento normal del cuerpo tiene un mayor riesgo de causar problemas. Cada tipo de piercing tiene sus propios riesgos, por ejemplo:

  • Los piercings en la boca (lengua) pueden interferir con el habla y favorecer las fracturas en los dientes por el desgaste del esmalte dental provocado por el piercing. También existe un mayor riesgo de hemorragia y obstrucción de las vías respiratorias.
  • Los piercings genitales pueden interferir con las funciones de los genitales, y en ocasiones, hacer que las relaciones sexuales y la micción sean difíciles y dolorosas. Esto es especialmente frecuente con las perforaciones en el pene y alrededor de este.
  • Los piercings en la parte superior (el cartílago) de la oreja tienen más riesgo que en el lóbulo de la oreja. Si el sitio se infecta, se puede desarrollar un absceso doloroso. Esto se debe a que la piel está cerca del cartílago subyacente y el pus puede quedar atrapado. Los antibióticos no tratan con éxito este problema. Por lo general, se requiere cirugía para extirpar el cartílago afectado. Esto puede provocar deformaciones en la oreja.
  • Los piercings en la nariz son más peligrosos que en el lóbulo de la oreja, ya que la superficie interna de la nariz (que no se puede desinfectar) tiene bacterias que pueden causar infecciones.

Qué hacer después de un piercing corporal

Después de realizar un piercing, es importante mantener la zona limpia y seca.

Le pueden recomendar que limpie la zona suavemente con una solución salina. No obstante , no debe limpiar más de lo necesario, ya que una limpieza excesiva podría irritar la piel y retrasar la cicatrización.

El uso de una solución salina o cualquier otra solución acuosa (como las soluciones de alcohol) conlleva la manipulación del piercing y humedece la zona, por lo que generalmente es preferible evitar su uso al menos durante los primeros tres días después de realizar el piercing. Es más importante mantener el piercing seco.

Si el piercing está en la oreja o en la cara, puede ser mejor bañarse que ducharse para mantenerlo seco. Los piercings en la parte inferior del cuerpo son más difíciles de mantener secos, por lo que puede ser preferible limpiar el cuerpo con una esponja en lugar de ducharse, evitando el área perforada, durante los primeros tres días.

Lávese bien las manos con agua tibia y jabón antibacteriano, y séquelas con una toalla desechable antes de tocar o lavar el piercing.

Asegúrese de que toda la ropa y ropa de cama que pueda entrar en contacto con la zona que rodea al piercing esté limpia.

Si contrae una infección

Si el piercing se infecta, la piel circundante puede aparecer enrojecida e inflamada. Probablemente le dolerá cuando la toque y puede producir secreciones de color amarilla o verdoso.

Si tiene fiebre o cualquiera de los síntomas anteriores, consulte a su médico de inmediato. Un retraso en el tratamiento puede dar lugar a una infección grave.

Déjese el piercing puesto a menos que el médico le indique que se lo quite. Esto asegurará un drenaje adecuado y puede evitar que se forme una acumulación dolorosa de pus ( absceso ).

En muchos casos, se puede tratar la infección sin perder el piercing. Las infecciones menores pueden tratarse con una crema antibiótica, pero una infección más grave puede requerir antibióticos por vía oral. El médico le explicará qué tratamiento es mejor para usted.

Qué hacer antes de realizarse un piercing

Unos días antes de realizarse un piercing, visite el establecimiento para asegurarse de que no observa ningún posible riesgo para su salud.

Antes de continuar, asegúrese de que poder responder «sí» a las siguientes preguntas:

  • ¿Usan un par de guantes quirúrgicos desechables limpios para cada cliente?
  • ¿Se lavan las manos con regularidad y usan toallas de papel desechables para secarlas?
  • ¿Está limpio el establecimiento, así como todas las superficies (incluido el suelo)?
  • ¿Utilizan agujas de un solo uso y las desechan después de cada perforación?
  • ¿Los instrumentos se guardan en envases sellados listos para su uso o en una autoclave (esterilizador) hasta el momento de utilizarlos?
  • ¿Se han esterilizado previamente los pendientes?
  • Si se está haciendo un piercing solo en una oreja, ¿se utiliza un pendiente de un par  preesterilizado sin abrir (y no un pendiente suelto que haya sobrado de un piercing anterior)?
  • ¿La persona que realiza el piercing lleva ropa limpia y práctica, y el pelo recogido si lo tiene largo?
  • Si tienen algún corte o herida en las manos ¿lo llevan cubierto con un apósito impermeable?
  • ¿La joyería utilizada es adecuada para el tipo de piercing?
  • ¿Está hecha de metal sin níquel?
  • ¿El establecimiento aplica normas claras respecto a las restricciones de edad y el consentimiento de los padres?
  • ¿Está prohibido fumar en la zona donde se realizan los piercings?
  • ¿Están prohibidos los alimentos y bebidas en la zona donde se realizan los piercings?
  • ¿Se prohíbe la entrada de animales al establecimiento?

Si toma medicamentos, tiene una enfermedad cardíaca, diabetes o cualquier otra afección médica, y tiene dudas sobre los riesgos de la perforación, hable con su médico.

Cómo se lleva a cabo un piercing corporal

Antes de realizarse un piercing corporal, asegúrese de que le expliquen todas las complicaciones que pueden surgir.

Por lo general, deberá firmar un impreso de consentimiento para confirmar que desea continuar. Es posible que los menores de 16 años deban ir acompañados por un padre o tutor.

La piel se desinfecta con una solución de alcohol y se deja secar antes de la perforación. El equipo de perforación debe estar esterilizado.

Piercing en el lóbulo y el cartílago de la oreja

Para un piercing en la oreja, se perfora un orificio a través del tejido graso del lóbulo de la oreja o del cartílago de la parte superior de la oreja, y se inserta un pendiente.

Esto suele hacerlo un joyero o un profesional, generalmente con una pistola de piercing desechable. Las pistolas de piercing solo deben utilizarse en las orejas y nunca en otras partes del cuerpo (salvo en casos aislados, en la nariz).

La mayoría de las pistolas de piercing utilizan cartuchos estériles desechables que ayudan a garantizar que el piercing esté limpio y estéril. Si no desea que se utilice una pistola de piercing desechable en la oreja, puede acudir a un profesional que le perfore la oreja con una aguja hueca esterilizada.

Independientemente del método de perforación elegido, asegúrese de que se haga en un entorno limpio y sin humo. La persona que realiza la perforación debe lavarse las manos primero, desinfectar la zona de la piel, usar guantes quirúrgicos durante el proceso y desecharlos inmediatamente después de su uso.

Si tiene dudas sobre la persona que realiza la perforación o sobre el establecimiento, acuda a otro lugar.

Otros tipos de piercing

Todos los demás tipos de piercings deben realizarse con una aguja hueca, que se pasa a través de la piel y el tejido de la parte del cuerpo que se desea perforar. Esto asegura que haya orificios de entrada y salida claros. A continuación, se inserta en el orificio una joya, por lo general una barra o una argolla decorativa.

A continuación se comentan con más detalle otros tipos de piercing.

Ombligo

Los piercings en el ombligo suelen hacerse justo encima del ombligo. Se introduce una barra curva a través del orificio y se enrosca una esfera metálica en cada extremo. También se puede utilizar un pequeño aro metálico sujeto con una esfera encajable.

Se debe tener especial cuidado con un piercing en el ombligo, ya que es difícil mantener limpia y seca esta zona. Deberá lavarse el ombligo con agua y jabón antes de realizar el piercing. Asegúrese de que el profesional limpie correctamente la zona con una solución de alcohol en primer lugar.

Una vez colocado el piercing, cuando utilice un cinturón, deberá llevarlo muy por debajo del piercing hasta que este esté completamente cicatrizado. Es conveniente que lleve el piercing al aire tanto como sea posible.

Nariz

Se perfora un orificio a través de la piel o el cartílago de la fosa nasal. Luego se inserta un pendiente nasal a través del orificio.

Algunas pistolas de piercing están diseñadas especialmente para la zona blanda exterior de la nariz (no para la parte del cartílago [tabique nasal]).

Lengua

La lengua se sujeta para mantenerla quieta mientras se perfora. Se introduce una barra a través del orificio y se le enrosca una esfera metálica en cada extremo.

Pezón

Generalmente, se perfora a través del extremo del pezón. Luego se inserta un anillo metálico fino o una barra recta.

Después de un piercing

Después de un piercing, puede haber un sangrado leve en la zona. Este sangrado debería detenerse en pocos minutos, aunque puede repetirse brevemente en los siguientes días.

También puede haber cierta supuración inodora transparente o de color amarillo blanquecino que forma una corteza sobre el piercing durante los primeros días. Esto es normal y no suele ser un signo de infección. No toque la corteza que se forma, ya que puede servir de protección frente a las infecciones.

Un piercing nuevo puede provocar dolor, picor y moretones durante varias semanas después de la realización.

Es importante cuidar bien del piercing para reducir las posibilidades de que aparezcan problemas. Esto implica mantener la zona seca e identificar los signos de infección. Consulte Cuidado de un piercing corporal para obtener más información.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud