13th November, 20186 min read

Prevención de la diabetes: Cómo reducir su riesgo

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Los datos recientes sugieren que el número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. Se estima que en 2016, aproximadamente 1.6 millones de muertes fueron causadas directamente por la diabetes y otros 2.2 millones de muertes fueron atribuibles a niveles altos de glucosa en sangre.

A pesar de la creciente prevalencia de la diabetes, se puede reducir el riesgo de padecerla llevando una dieta sana y equilibrada y manteniéndose activo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta al páncreas, un órgano que produce insulina para moderar los niveles de glucosa de nuestro cuerpo.

La insulina permite que las células de los músculos, la grasa y el hígado absorban la glucosa de la sangre. La glucosa se utiliza entonces como energía para estas células o, si no se necesita, puede convertirse en grasa.

La diabetes se produce cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o cuando no puede utilizarla adecuadamente.

Si el cuerpo no produce suficiente insulina o no la utiliza de forma eficiente, los niveles de azúcar en la sangre se acumulan. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden causar graves daños en algunas partes del cuerpo, por lo que es importante tomar medidas para reducir el riesgo de desarrollar diabetes.

Los problemas de salud provocados por la diabetes incluyen:

Los dos tipos principales de diabetes son la diabetes tipo 1 y tipo 2. Existen otros tipos de diabetes, como la diabetes gestacional.

Continúe leyendo para saber más acerca de las causas y los síntomas de los diferentes tipos de diabetes.

Diabetes tipo 1

La Diabetes tipo 1 se produce cuando el páncreas ya no controla suficientemente los niveles de glucosa, por lo que éstos se vuelven demasiado elevados. Como el páncreas no produce suficiente insulina, es importante autoadministrarse inyecciones de insulina con regularidad.

Sin embargo, no se puede prevenir la diabetes tipo 1, y no está claro cuál es su causa.

Diabetes tipo 2

Este tipo de diabetes afecta al páncreas a lo largo del tiempo. O bien el páncreas es incapaz de producir suficiente insulina para mantener los niveles normales de glucosa en sangre, o bien el organismo es resistente a la insulina que sí produce el páncreas, por lo que no puede utilizarla para mantener los niveles de azúcar en la sangre.

El tratamiento de la diabetes tipo 2 puede incluir modificaciones en la dieta y el aumento de la actividad física. También se pueden recetar comprimidos moderadores de la glucosa para controlar los niveles de azúcar.

Sin embargo, si los niveles de glucosa no están bien controlados, este tratamiento puede no ser suficiente y puede requerirse insulina externa.

Diabetes gestacional

Se trata de un tipo de diabetes que afecta a las mujeres durante el embarazo. Durante el embarazo, algunas mujeres tienen niveles de glucosa en sangre más altos de lo normal. Si el cuerpo no puede producir suficiente insulina para regularlo, puede acumularse un exceso de glucosa, lo que hace que aumenten los niveles de azúcar en la sangre.

La diabetes gestacional suele controlarse con dieta y ejercicio, pero algunas mujeres necesitan que el médico les recete medicamentos para controlar sus niveles de glucosa en sangre.

Prevención de la diabetes tipo 2

Aunque no existe una cura para la diabetes, y la diabetes tipo 1 no puede prevenirse, hay cosas que puede hacer para reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2, entre los que se incluyen:

  • La edad: tener más de 40 años (más de 25 en el caso de las personas de origen sudasiático, chino, afrocaribeño o africano negro, incluso si ha nacido en el Reino Unido)
  • Genética - tener un pariente cercano con la enfermedad, como un padre, un hermano o una hermana
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Tener un nivel elevado de azúcar en la sangre (a veces llamado prediabetes)

Aunque no puede cambiar su genética o su edad, hay medidas que puede tomar para controlar su peso y sus niveles de azúcar en la sangre.

No existe una dieta para la diabetes o dieta para la prediabetes específica que deba seguir. En su lugar, concéntrese en llevar una dieta sana, variada y equilibrada.

Esto implica comer una variedad de frutas y verduras, una mezcla de alimentos con almidón, proteínas y fibra, y reducir los niveles de grasa, azúcar y sal. También puede intentar aumentar la cantidad de fibra en su dieta.

Además de la dieta, puede incorporar el ejercicio a su rutina diaria. Si aún no lo hace, lo ideal es que haga 30 minutos de ejercicio al menos cinco días a la semana. Esto puede ser tan sencillo como un paseo a paso ligero hasta el trabajo, e incluye cualquier actividad que aumente su respiración y su ritmo cardíaco. Hay una variedad de ejercicios de bajo impacto y ejercicios sin necesidad de gimnasio que puede probar, como el ciclismo o el yoga.

Si tiene sobrepeso, perder peso puede reducir el riesgo de padecer diabetes. La combinación de actividad física y una dieta más sana y equilibrada puede ayudarle a perder peso.

Sean cuales sean los cambios que realice en su dieta y niveles de actividad, deben ser graduales y pequeños para ayudar a que las modificaciones de su estilo de vida sean más sostenibles.

Síntomas de la diabetes

Es importante reconocer los síntomas de la diabetes para que el médico pueda hacer un diagnóstico lo antes posible. La intervención temprana puede ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud y complicaciones.

Los síntomas de la diabetes en los hombres y los síntomas de la diabetes en las mujeres suelen incluir:

  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Sentirse siempre sediento
  • Sentirse más cansado de lo habitual
  • Pérdida de peso inesperada
  • Picor alrededor del pene o la vagina
  • Cortes o heridas que tardan más en curar
  • Visión borrosa

Si tiene estos síntomas iniciales de diabetes, debe consultar a un médico.

Conclusión

La diabetes es una enfermedad grave que dura toda la vida y que afecta a unos 100 millones de personas en los Estados Unidos. Existen varios tipos de diabetes, como la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional. Cada uno de estos tipos de diabetes puede controlarse con medicación o con cambios en el estilo de vida, pero sus complicaciones pueden ser graves, por lo que es importante contar con un plan de tratamiento adecuado.

En el caso de la diabetes tipo 2, que muchas veces puede prevenirse o retrasarse, es bueno conocer los factores de riesgo. Si tiene un riesgo elevado, puede hacer cambios en su dieta o en su rutina de ejercicios para intentar reducir la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud