23 min read

Accidentes y primeros auxilios

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Cada año, miles de personas mueren o resultan heridas de gravedad en incidentes. Si se practicasen los primeros auxilios antes de que lleguen los servicios de urgencias se podrían evitar muchas muertes.

Qué hacer

Si hay alguien herido, usted debe:

  • En primer lugar comprobar que tanto usted como la víctima no corren peligro y, si es posible, hacer que la situación sea segura
  • si es necesario, llame a una ambulancia cuando no haya riesgo
  • practique los primeros auxilios básicos

Obtenga más información sobre qué hacer después de un accidente.

Si alguien está inconsciente y respira

Si una persona está inconsciente pero respira y no tiene otras lesiones que le impidan moverse, colóquela en la postura lateral de seguridad hasta que llegue la ayuda.

Manténgala en observación para asegurarse de que continúa respirando sin problemas y de que las vías respiratorias no se obstruyan.

Si alguien está inconsciente y no respira

Si una persona tiene dificultades para respirar después de un accidente, llame a una ambulancia y comience la RCP de inmediato. Emplee únicamente las manos en la RCP si no está capacitado para practicar la respiración artificial.

Obtenga más información sobre la RCP, incluidas las instrucciones y un video sobre la maniobra de RCP practicada solo con las manos.

Accidentes y urgencias habituales

A continuación se encuentran algunas de las lesiones más comunes que necesitan tratamiento urgente e información sobre cómo tratarlas:

Anafilaxia

La anafilaxia (o shock anafiláctico) es una reacción alérgica grave que puede ocurrir después de la picadura de un insecto o después de ingerir ciertos alimentos. La reacción adversa puede ser muy rápida, ocurriendo segundos o minutos después de que la persona entre en contacto con la sustancia a la que es alérgica (alérgeno).

Durante el choque anafiláctico, la persona puede tener dificultades para respirar, ya que la lengua y la garganta pueden inflamarse y obstruir las vías respiratorias.

Llame a una ambulancia de inmediato si cree que alguien está experimentando un shock anafiláctico.

Compruebe si la persona lleva algún medicamento. A veces las personas que saben que tienen alergias graves llevan un autoinyector de adrenalina, que es un tipo de jeringa precargada. Puede ayudar a la persona para que se administre el medicamento o, si está capacitado para hacerlo, inyectárselo usted mismo.

Después de la inyección, continúe haciéndose cargo de la persona hasta que llegue la ayuda médica. Un profesional sanitario debe atender y examinar lo antes posible tras la inyección a cualquier víctima a la que se le haya administrado adrenalina intramuscular o subcutánea (debajo de la piel).

Asegúrese de que esté cómoda y de que respire lo mejor que pueda mientras esperan a que llegue la ayuda médica. Si está conscientes, la mejor posición para ellos es, normalmente, sentarse erguidos.

Infórmese más sobre el tratamiento de la anafilaxia.

Hemorragia

Si alguien tiene una hemorragia abundante, hay que priorizar que siga perdiendo sangre y minimizar los efectos de la conmoción (ver más adelante).

Primero, llame a una ambulancia lo más rápido posible.

Si tiene guantes desechables, utilízalos para reducir el riesgo de transmisión de alguna infección.

Compruebe que no haya nada clavado en la herida. Si lo hay, procure no presionar el objeto.

En cambio, rodee el objeto con elementos absorbentes para evitar presionarlo y venda la herida mientras presiona a ambos lados con firmeza.

Si no hay nada clavado:

  • presione la herida de manera continuada con la mano enguantada y con una gasa o apósito limpio, si es posible; continúe presionando hasta que el sangrado se detenga
  • use un apósito limpio para vendar firmemente la herida
  • si el sangrado traspasa el absorbente, aplique presión sobre la herida hasta que deje de sangrar y luego añada otro por encima y asegúrelo con una venda; no retire la compresa o el apósito original, pero continúe comprobando si el sangrado se detiene

Si se ha seccionado una parte del cuerpo, como un dedo, colóquela en una bolsa de plástico o envuélvala en una película adhesiva y asegúrese de que vaya con la víctima al hospital.

Busque siempre ayuda médica para las hemorragias, a menos que sean leves.

Si alguien tiene una hemorragia nasal de 20 más de minutos de duración, vaya al servicio de urgencias más cercano.

Infórmese más sobre cómo tratar las hemorragias leves por cortes y raspaduras y cómo tratar las hemorragias nasales.

Vendas y torniquetes hemostáticos

En determinadas situaciones, cuando la hemorragia es muy intensa y está localizada en las extremidades, en la cabeza, el cuello y el torso, puede resultar adecuado utilizar vendajes hemostáticos o un torniquete.

Las propiedades de los vendajes hemostáticos ayudan a que la sangre se coagule (espese) más rápido. Un torniquete es una banda con la que se rodea firmemente una extremidad para detener la pérdida de sangre. Los vendajes hemostáticos y los torniquetes solo los deben utilizar personas con la capacitación necesaria.

Quemaduras y escaldaduras

Si alguien tiene una quemadura o una escaldadura:

  • deje correr agua fría sobre la quemadura para enfriarla lo más rápido posible y manténgala así al menos 20 minutos o hasta que el dolor remita
  • llame a una ambulancia o pida ayuda médica, si es necesario
  • mientras la quemadura se enfría, retire con cuidado la ropa o las joyas, a menos que estén adheridas a la piel
  • si el área quemada que está enfriando es grande, sobre todo en bebés, niños y personas mayores, tenga en cuenta que se puede producir una hipotermia (podría ser necesario dejar de enfriar la quemadura para evitarla)
  • cubra la quemadura sin apretarla con una película adhesiva; si no tiene a su disposición, utilice un apósito limpio y seco o un material que no sea esponjoso; no envuelva la quemadura con fuerza, porque la hinchazón puede provocar más lesiones
  • no aplique cremas, lociones o aerosoles sobre la quemadura

Para quemaduras químicas, use guantes protectores, retire la ropa afectada y enjuague la quemadura con agua corriente fría durante al menos 20 minutos para eliminar la sustancia química. Si es posible, determine el agente que ha causado la lesión.

En algunas situaciones en las que es habitual manipular una sustancia química, es posible que esté disponible un antídoto químico específico.

Tenga cuidado para que el químico no le contamine ni le dañe y use ropa protectora si es necesario.

Llame a una ambulancia o solicite ayuda médica inmediata.

Infórmese más sobre cómo tratar quemaduras y escaldaduras.

Asfixia

La siguiente información es para episodios de asfixia en adultos y niños mayores de un año. Infórmese sobre qué hacer si se asfixia un bebé de menos de un año.

Asfixia leve

Si las vías respiratorias están bloqueadas solo parcialmente, la persona, en principio, podrá hablar, llorar, toser o respirar. En este tipo de situaciones, lo normal es que pueda eliminar el bloqueo por sí misma.

Si la asfixia es leve:

  • Intente que la persona tosa para que se despeje el bloqueo
  • pídalepídala que intente escupir el objeto si lo tiene en la boca
  • no le meta los dedos en la boca para ayudarlos porque podría morderle accidentalmente

Si con la tos no mejora, comience a dar golpecitos en la espalda (ver más abajo).

Asfixia intensa

Una persona con asfixia intensa no podrá hablar, llorar, toser o respirar y, si no recibe ayuda, llegará a perder el conocimiento.

Para ayudar a un adulto o niño de más de un año:

  • Sitúese de pie detrás de la persona y desplácese un poco hacia un lado. Sujétela el pecho con una mano. Inclínela hacia adelante para facilitar la salida por la boca del objeto que le bloquea las vías respiratorias y no continúe descendiendo por ellas.
  • Dé hasta cinco golpes fuertes entre los omóplatos de la persona con el talón de la mano (que está entre la palma y la muñeca).
  • Compruebe si la obstrucción ha desaparecido.
  • Si no es así, practique hasta cinco maniobras de comprensión abdominal (ver más abajo).

No se deben practicar maniobras de compresión abdominal en bebés de menos de un año ni en personas embarazadas u obesas.

Para practicar maniobras de compresión abdominal en una persona con un episodio fuerte de asfixia y no que no pertenece a ninguno de los grupos anteriores:

  • Sitúese de pie detrás de la persona que se está asfixiando.
  • Coloque los brazos alrededor de su cintura y dóblelos bien hacia adelante.
  • Apriete un puño y colóqueselo a la otra persona justo por encima del ombligo.
  • Sitúe su otra mano sobre el puño y tire bruscamente hacia adentro y hacia arriba.
  • Repita la maniobra hasta cinco veces.

Se trata de eliminar la obstrucción con cada empujón hacia pecho, no de llegar hasta las cinco repeticiones.

Si la obstrucción no desaparece después de llevar a cabo tres ciclos de golpes en la espalda y de maniobras de compresión, llame a una ambulancia y continúe hasta que llegue la ayuda.

Un profesional sanitario de reconocer siempre a la persona que se asfixiaba para comprobar si hay lesiones o pequeños trozos de obstrucción que permanezcan.

Ahogamiento

Si alguien está en peligro en el agua, no se meta para ayudarle a menos que sea absolutamente esencial.

Cuando la persona ya esté en tierra, si no respira, despeje las vías respiratorias y practique cinco respiraciones artificiales antes de comenzar la RCP. Si no hay nadie más, realice la RCP durante un minuto antes de llamar para pedir ayuda de urgencia.

Aprenda cómo practicar una RCP, respiración artificial incluida.

Si la persona está inconsciente pero aún respira, colóquela en la postura  lateral de seguridad con la cabeza más baja que el cuerpo y llame a una ambulancia de inmediato.

Mantenga a la víctima en observación para asegurarse de que no deje de respirar ni sus vías respiratorias se obstruyen.

Electrocución (doméstica)

Si alguien se ha electrocutado, desconecte la corriente de la red eléctrica para romper el contacto entre la persona y la electricidad.

Si no puede acceder a la red eléctrica:

  • no se acerque ni toque a la persona hasta que esté seguro de que se ha desconectado el suministro eléctrico
  • Cuando que se haya cortado la electricidad, y si la persona no respira, llame a una ambulancia

Después, busca ayuda médica, a menos que la electrocución haya sido muy leve.

Fracturas

Puede ser difícil diferenciar si una persona tiene un hueso o una articulación rotos o una simple lesión muscular. Ante la duda, trate la lesión como si el hueso estuviera roto.

Si la persona está inconsciente, la dificultad para respirar o las hemorragias intensas se deben atender primero, deteniendo el sangrado con presión directa y realizando una RCP.

Si la persona está consciente, evite que sufra más daños o le duela más manteniendo la fractura lo más quieta posible hasta que la lleve de manera segura al hospital.

Evalúe la lesión y decida si la mejor manera de llevarla al hospital es en ambulancia o en coche. Por ejemplo, si el dolor no es demasiado intenso, se la puede llevar al hospital en coche. Siempre es mejor que otra persona conduzca para poder ocuparse de la víctima si su estado empeora, por ejemplo, si pierde el conocimiento por culpa del dolor o comienza a vomitar.

Sin embargo, si:

  • tiene tanto dolor que necesita un analgésico fuerte, no la mueva y llame a una ambulancia
  • es evidente que tiene una pierna rota, no la mueva, pero manténgala en la postura en la que la encontró y llame a una ambulancia
  • sospecha que se ha lesionado o roto la columna, no la mueva y llame a una ambulancia

Que la víctima no coma ni beba nada, ya que puede necesitar anestesia (medicamento para adormecer) cuando llegue al hospital.

Puede informarse más sobre huesos rotos específicos en las siguientes páginas:

Infarto de miocardio

Un infarto de miocardio es una de las afecciones cardíacas que pueden ser mortales más comunes.

Si cree que una persona está sufriendo o ha tenido un infarto de miocardio, siéntela, póngala lo más cómoda posible y llame a una ambulancia.

Los síntomas de un infarto de miocardio incluyen:

  • dolor de pecho: el dolor generalmente se encuentra en el centro o en el lado izquierdo del pecho y la sensación puede ser de presión, tensión u opresión
  • dolor en otras partes del cuerpo: se puede sentir como si el dolor viajara desde el pecho hacia uno o ambos brazos, o hacia la mandíbula, el cuello, la espalda o el abdomen (tripa)

Siente a la persona y póngala cómoda.

Si está consciente, tranquilícela y pídala que mastique lentamente una aspirina de 300 mg (a menos que sepa que no debe tomar aspirina, por ejemplo, si es menor de 16 años o es alérgica).

Si la persona tiene algún medicamento para la angina de pecho, ya sea en aerosol o en pastilla, ayúdela a tomárselo. Supervise sus constantes vitales, como la respiración, hasta que llegue la ayuda.

Si la persona empeora y pierde el conocimiento, ábrele las vías respiratorias, vigile su respiración y, si es necesario, inicie una RCP. Vuelva a dar el aviso a los servicios de urgencias para alertar de que la víctima se encuentra en un paro cardíaco.

Intoxicación

El envenenamiento puede ser mortal. La mayoría de los casos de intoxicación tienen lugar cuando una persona ingiere una sustancia tóxica, como lejía, toma una sobredosis de un medicamento recetado o ingiere plantas y hongos silvestres. La intoxicación etílica puede presentar síntomas similares.

Si cree que alguien ha ingerido una sustancia tóxica, llame a una ambulancia para que le ayuden y le den asesoramiento médico de inmediato.

Los efectos de la intoxicación dependen de la sustancia ingerida, pero pueden ser vómitos, pérdida del conocimiento, dolor y sensación de ardor, entre otros. Las siguientes recomendaciones son importantes:

  • Averigüe qué se ha ingerido, para informar al médico o al auxiliar.
  • Que la persona no coma ni beba nada, a menos que se lo indique un profesional sanitario.
  • No intente provocar el vómito.
  • Quédese con la persona, porque su estado puede empeorar y podría perder el conocimiento.

Si la persona pierde el conocimiento mientras espera a que llegue la ayuda, compruebe que respira y, si es necesario, realice una RCP.

No realice la respiración boca a boca si la boca o las vías respiratorias de la víctima están contaminadas con el tóxico.

Si está inconsciente no la deje sin vigilancia porque se podría poner de espaldas lo que, a su vez, podría hacerla vomitar. El vómito podría entrar en sus pulmones y hacer que se ahogase.

Si la víctima está consciente y respira bien, colóquela en la postura de lateral de seguridady siga vigilando su estado de consciencia y su respiración.

Infórmese más sobre cómo tratar a alguien que ha sufrido una intoxicación y cómo tratar la intoxicación etílica.

Conmoción

En el caso de lesiones o enfermedades graves, es importante estar atento a los signos de conmoción (ver más abajo).

La conmoción es un estado que puede llegar a ser mortal y ocurre cuando el sistema circulatorio no puede proporcionar suficiente sangre oxigenada al organismo y, en consecuencia, los órganos vitales quedan privados de oxígeno.

Por lo general, esto se debe a una gran pérdida de sangre, pero también puede ocurrir después de quemaduras extensas, vómitos fuertes, un infarto de miocardio, una infección bacteriana o una reacción alérgica grave (anafilaxia).

La conmoción que se describe aquí no es del mismo tipo que la respuesta emocional de sentirse conmocionado, que también puede ocurrir después de un accidente.

Los signos de conmoción pueden ser:

  • piel pálida, fría y húmeda
  • sudoración
  • respiración rápida y superficial
  • debilidad y mareos
  • nauseas y posibles vómitos
  • sed
  • bostezos
  • suspiros

Pida ayuda médica de inmediato si nota que alguien tiene alguno de los signos de conmoción descritos. Si es así, usted debería:

  • llamar a una ambulancia
  • tratar cualquier lesión evidente
  • tumbar a la persona si sus lesiones lo permiten y, si es posible, apoyarle las piernas para que las tenga en alto
  • use un abrigo o manta para mantenerla caliente
  • que no coma ni beba nada
  • que esté lo más cómoda y tranquila que sea posible
  • supervisar a la persona: si deja de respirar, inicie una RCP y vuelva a avisar a los servicios de urgencias

Accidente cerebro-cardiovascular

Hay algunas claves que es vital recordar cuando se trata de personas que han sufrido un accidente cerebrocardiovascular. Cuanto antes reciban tratamiento, mejor. Llame a urgencias de inmediato.

Si cree que una persona ha sufrido un derrame cerebral, compruebe lo siguiente:

  • Debilidad facial: ¿la persona puede sonreír de manera uniforme o tiene los ojos o la boca caídos?
  • Debilidad de brazos: ¿la persona solo puede levantar un brazo?
  • Problemas de habla: ¿la persona puede hablar con claridad o es difícil entenderla?
  • Llame rápido a una ambulancia: si una persona tiene alguno de estos síntomas necesita ayuda médica urgente

Infórmese más sobre los síntomas de un accidente cerebrovascular.

Qué hacer

Si alguien resulta herido en un incidente, primero compruebe que tanto usted como la víctima no se encuentren en peligro. Si es así, pónganse a salvo.

Cuando sea seguro hacerlo, valore a la víctima y, si es necesario, llame a una ambulancia. Después, practique los primeros auxilios básicos.

Valoración del estado de una víctima

Es importante que priorice tres cosas a todas las demás cuando se haga cargo de las víctimas de un accidente:

  • Que las vías respiratorias no estén obstruidas
  • Que la persona respire
  • Que no se haya interrumpido la circulación sanguínea

Vías respiratorias

Si parece que la víctima no responde, pregúntele en voz alta si está bien y si puede abrir los ojos. Si responde, déjela en la posición en la que están hasta que llegue la ayuda. Mientras espera, no deje de comprobar su respiración, su pulso y su nivel de respuesta:

  • ¿Está alerta?
  • ¿Responde cuando le habla?
  • ¿Responde al dolor?
  • ¿No hay respuesta a ningún estímulo (está inconsciente)?

Si no hay respuesta, deje a la víctima en la posición en la que se encuentre y despeje sus vías respiratorias. Si en esa posición no es posible, recuéstela de espaldas con cuidado y despeje sus vías respiratorias.

Para despejar las vías respiratorias, coloque una mano en la frente de la víctima e incline suavemente la cabeza hacia atrás, levantando la barbilla con dos dedos. De esta manera se separa la lengua de la parte posterior de la garganta. No presione la parte inferior de la boca, ya que esto empujará la lengua hacia arriba y obstruirá las vías respiratorias.

Si cree que la persona puede tener una lesión en la columna, para despejar las vías respiratorias coloque las manos a ambos lados de la cabeza y use las yemas de los dedos para adelantar y elevar suavemente el ángulo de la mandíbula, sin mover la cabeza. Tenga cuidado para que el cuello de la víctima no se mueva. Sin embargo, despejar las vías respiratorias tiene prioridad sobre una lesión en el cuello. Esto se conoce como maniobra de tracción mandibular.

Respiración

Para comprobar si una persona todavía respira:

  • observe si su pecho sube y baja
  • escuche los sonidos respiratorios de su boca y de su nariz
  • acerque la mejilla a su cara durante 10 segundos para sentir el aliento

Si respira bien, colóquela en la postura lateral de seguridad para que sus vías respiratorias sigan sin obstrucciones y no pare de supervisar que la respirando sea normal. La respiración no es normal si está entrecortada o es irregular.

Si la víctima no respira, llame a una ambulancia y luego comience la RCP.

Circulación

Si la víctima no respira bien, debe iniciar las compresiones torácicas de inmediato.

La respiración agónica es frecuente en los primeros minutos después de un paro cardíaco repentino (cuando el corazón deja de latir). La respiración agónica son movimientos respiratorios bruscos e irregulares. No se debe confundir con la respiración normal y hay que iniciar la RCP de inmediato.

La postura lateral de seguridad o de recuperación

Si una persona está inconsciente pero respira y no hay otras alteraciones que pongan en peligro su vida, debe colocarse en la postura lateral de seguridad..

Poner a alguien en la postura lateral de seguridad mantendrá sus vías respiratorias despejadas y abiertas. También garantiza que no se ahogue con posibles vómitos o líquidos.

El video de esta página muestra paso a paso cómo poner a alguien en la postura lateral de seguridad o de recuperación.

También puede seguir estos pasos:

  • arrodíllese al lado de la persona que debe estar tumbada de espaldas
  • colóquele el brazo más cercano a usted en ángulo recto con su cuerpo y con la mano hacia arriba, en dirección a la cabeza
  • colóquele la otra mano debajo de la cara, de modo que el dorso de la mano toque su mejilla
  • doble la rodilla que se encuentre más alejada de usted en ángulo recto
  • gire a la persona con cuidado, tirando de la rodilla doblada
  • el brazo superior sostendrá la cabeza y el brazo inferior evitará que ruede demasiado
  • abra sus vías respiratorias inclinando suavemente la cabeza hacia atrás y levantando la barbilla y compruebe que no están obstruidas
  • permanezca con la persona y supervise su estado hasta que llegue la ayuda

Lesión de columna vertebral

Si cree que una persona puede tener una lesión en la columna, no intente moverla hasta que los servicios de urgencia se comuniquen con usted.

Si es necesario abrir las vías respiratorias, coloque las manos a ambos lados de la cabeza y levante suavemente la mandíbula con las yemas de los dedos para que queden abiertas. Tenga cuidado para que no se le mueva el cuello.

Debe sospechar que hay una lesión en la columna vertebral si la persona:

  • el incidente que ha sufrido afecta directamente a la columna vertebral, como una caída desde un lugar alto o un golpe directo en la espalda
  • se queja de dolor intenso en el cuello o la espalda
  • no puede mover el cuello
  • siente debilidad, entumecimiento o está paralizada
  • no controla las extremidades o tiene incontinencia urinaria o fecal

RCP

Esta página proporciona información y orientación sobre la reanimación cardiopulmonar (RCP) tanto si se practica únicamente con las manos como si se lleva a cabo con respiración artificial.

RCP solo con las manos

Para realizar una compresión torácica:

  1. Coloque la base de su mano sobre el esternón, en el centro del pecho de la persona. Ponga su otra mano sobre la primera y entrelace los dedos.
  2. Colóquese de manera que los hombros queden alineados con las manos.
  3. Utilice su peso corporal (no solo los brazos) para presionarle el pecho hacia abajo 5-6 cm (2-2,5 pulgadas).
  4. Sin quitar las manos del pecho, afloje la compresión y permita que este vuelva a su posición original.
  5. Mientras tenga fuerzas para ello, repita estas compresiones a un ritmo de 100 a 120 veces por minuto hasta que llegue una ambulancia.

Cuando llama a una ambulancia, le podrán indicar instrucciones básicas incluyendo las de la RCP.  Estas instrucciones se encuentran fácilmente en las aplicaciones de los móviles..

RCP con respiración artificial

Si ha recibido formación para practicar RCP con respiración artificial y se siente seguro, debe realizar las compresiones torácicas con la respiración artificial. Si no está completamente seguro, realice la reanimación únicamente con las manos (consulte más arriba).

Adultos

  1. Coloque la base de la mano en el centro del pecho de la persona, luego ponga la otra mano encima y presione hacia abajo de 5 a 6 cm (2 a 2,5 pulgadas) a un ritmo constante de 100 a 120 compresiones por minuto.
  2. Cada 30 compresiones torácicas, practique dos respiraciones artificiales.
  3. Recline la cabeza de la víctima suavemente y levántele la barbilla con dos dedos. Tápele la nariz. Coloque su boca en la boca de la persona sin que queden huecos y sople de manera constante y firme durante un segundo aproximadamente. Compruebe que se le eleva el pecho. Haga dos respiraciones artificiales.
  4. Continúe con ciclos de 30 compresiones torácicas y dos respiraciones artificiales hasta que comience a recuperarse o llegue el servicio de urgencias.

Niños de más de un año

  1. Despeje las vías respiratorias del niño colocándole una mano en la frente, inclínele suavemente la cabeza hacia atrás y levántele la barbilla. Elimine todas las obstrucciones que se puedan ver de la boca y la nariz.
  2. Tápele la nariz. Coloque su boca en la boca del niño sin que queden huecos y sople de manera constante y firme, comprobando que el pecho se eleva. Realice cinco respiraciones artificiales al empezar.
  3. Colóquele la base de una mano en el centro del pecho y empuje hacia abajo 5 cm (aproximadamente dos pulgadas), que es aproximadamente un tercio del diámetro del pecho. La calidad (profundidad) de las compresiones torácicas es muy importante. Use las dos manos si no puede alcanzar una profundidad de 5 cm con una.
  4. Cada 30 compresiones en el pecho a un ritmo de 100 a 120 por minuto, haga dos respiraciones.
  5. Continúe con ciclos de 30 compresiones torácicas y dos respiraciones artificiales hasta que comience a recuperarse o llegue el servicio de urgencias.

Bebés de menos de un año

  1. Despeje las vías respiratorias del bebé colocándole una mano en la frente, inclínele suavemente la cabeza hacia atrás y levántele la barbilla. Elimine todas las obstrucciones que se puedan ver de la boca y la nariz.
  2. Coloque su boca sobre la boca y la nariz del bebé y sople de manera constante y firme, compruebe que su pecho se eleva. Realice cinco respiraciones artificiales al empezar.
  3. Colóquele dos dedos en el medio del pecho y empuje hacia abajo 4 cm (aproximadamente 1,5 pulgadas), que es aproximadamente un tercio del diámetro del pecho. La calidad (profundidad) de las compresiones torácicas es muy importante. Si no puede alcanzar una profundidad de 4 cm con dos dedos utilice la base de la mano.
  4. Cada 30 compresiones torácicas a un ritmo de 100 a 120 por minuto, realice dos respiraciones de rescate.
  5. Continúe con ciclos de 30 compresiones torácicas y dos respiraciones artificiales hasta que comience a recuperarse o llegue el servicio de urgencias.
Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud