1st March, 20203 min read

¿Debería hacer ejercicio aun cuando esté enfermo?

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Todos nos enfermamos de vez en cuando. Los resfriados, la gripe y otras enfermedades pueden hacer que se sienta agotado o sin motivación. Pero, ¿debería dejar de hacer ejercicio cuando esté enfermo o el ejercicio realmente le ayudará a mejorarse?

Según el Royal College of Physicians, la respuesta a esta pregunta depende de sus síntomas y de la gravedad de su enfermedad.

Cuándo evitar el ejercicio

Es mejor evitar el ejercicio si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor en el pecho
  • Dolor en los músculos o articulaciones
  • Náuseas
  • Calambres estomacales
  • Diarrea

Estos síntomas a veces pueden ser signo de una enfermedad que puede empeorar con el ejercicio. Por ejemplo, hacer ejercicio cuando tiene fiebre o síntomas similares a los de la gripe puede hacer que se sienta peor y aumentar la temperatura de su cuerpo a niveles peligrosos.

Debe evitar el ejercicio si tiene una enfermedad cardíaca o pulmonar existente y contrae una enfermedad viral.

También es mejor no hacer ejercicio si un esfuerzo menor le deja sin aliento, mareado o aturdido. Preste atención si se siente mareado o tiene dolor en el pecho mientras hace ejercicio. Estos síntomas pueden ser a causa de ​​patologías graves, como enfermedades cardíacas o enfisema.

Hacer ejercicio con tales patologías puede ser peligroso, así que consulte con su médico para averiguar si es seguro hacer ejercicio.

Cuándo es seguro hacer ejercicio con una enfermedad

Normalmente, es seguro hacer ejercicio si tiene síntomas que están "por encima del cuello". Esto incluye síntomas como:

  • Tos
  • Estornudos
  • Nariz tapada
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de oído

Si usted decide hacer ejercicio con un resfriado, asegúrese de escuchar a su cuerpo. Si se siente demasiado cansado o dolorido para seguir con su rutina normal, intente caminar o realizar una actividad de bajo impacto como el yoga.

Aunque las evidencias sugieren que el ejercicio regular mejora su sistema inmunitario a largo plazo, el ejercicio físico intenso en realidad debilita su sistema inmunitario a corto plazo. Esto podría ralentizar su tiempo de recuperación y empeorar sus síntomas, por lo que es mejor tener cuidado.

¿Qué hay de las enfermedades crónicas o de larga duración?

Los estudios demuestran que el ejercicio cuidadoso puede ayudar a aliviar los síntomas de algunas enfermedades crónicas o a largo plazo, que incluyen:

  • Enfermedades cardíacas
  • Problemas de salud mental, como ansiedad y depresión
  • Esclerosis múltiple
  • Diabetes
  • Cáncer
  • Osteoporosis
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Fibromialgia

Si tiene una enfermedad crónica como enfermedad cardíaca, diabetes u osteoporosis, siempre debe consultar con su médico antes de comenzar a hacer ejercicio.

Podrá recomendarle actividades que sean seguras para usted. También es posible que pueda controlar su enfermedad para asegurarse de que no pone en riesgo su salud.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud