24th January, 20204 min read

Cómo librarse del mal olor de pies

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

La mayoría de las personas padecen algún que otro caso de mal olor de pies, pero si ocurre frecuentemente o el olor de los pies le hace sentirse cohibido, ha llegado el momento de hacer algo al respecto.

Hay formas de deshacerse del mal olor de pies sin tener que consultar a un médico, y es posible tratar el olor de pies de forma rápida, fácil y económica.

1. Crear una buena rutina de higiene de los pies

Para prevenir el mal olor de pies, hay que tratar el problema. Esto significa acordarse de lavarse bien los pies con un jabón antibacteriano al menos una vez al día. Puede parecer obvio, pero debido a la prisa que se tiene al prepararse por la mañana, no siempre es fácil encontrar tiempo para lavarse los pies en la ducha.

Asegúrese también de secarse bien los pies, especialmente la zona entre los dedos, que puede ser un caldo de cultivo para las bacterias.

También es importante que mantenga las uñas de los pies cortas, ya que así evitará que se acumule suciedad bajo ellas Debe eliminar cualquier piel dura con una lima para pies, ya que ésta puede empaparse cuando está húmeda, favoreciendo el crecimiento bacteriano.

2. Evite la sudoración de los pies

Los pies tienen más glándulas sudoríparas que cualquier otra parte del cuerpo, por lo que es normal que suden. Intente reducir el sudor en la medida de lo posible en lugar de intentar eliminarlo por completo.

Intente utilizar un desodorante o antitranspirante en los pies si éstos sudan especialmente. Un desodorante estándar para las axilas funcionará igual de bien que un producto para los pies, y puede ahorrarle dinero. Si esto no ayuda, puede probar con talco, que absorbe el sudor.

Poner plantillas medicinales en los zapatos puede ayudar a prevenir el crecimiento de bacterias a causa del sudor, y estas plantillas también tendrán un efecto desodorante.

3. Los calcetines son su mejor amigo

Use siempre un par de calcetines. Los pies suelen oler mal si el sudor impregna los zapatos, y es más probable que esto ocurra si no se usan calcetines. Si no es posible que sus zapatos se sequen antes de ponérselos de nuevo, esto puede hacer que huelan mal.

Asegúrese de usar calcetines con las zapatillas de deporte o cualquier calzado cerrado y opte por zapatos de cuero o lona en lugar de los de plástico, ya que permiten que sus pies respiren.

Si sus pies sudan mucho, puede intentar el uso de calcetines que absorban la humedad y utilizar un spray antibacteriano para evitar que el sudor penetre en el material.

Los calcetines deportivos, diseñados para mantener los pies secos cuando se hace ejercicio, son una gran opción. Elija lana o algodón en lugar de nylon, ya que los materiales naturales son más transpirables. Asegúrese de cambiar de calcetines al menos una vez al día en función de las condiciones meteorológicas y el clima.

4. Compre su calzado con prudencia

Hay un dicho común que dice que nunca se tienen demasiados pares de zapatos, y cuando se trata de prevenir el mal olor de los pies, esto es cierto. Invierta en más de un par para cada temporada, de modo que pueda alternar entre ellos todos los días.

Deje que sus zapatos se sequen al menos 24 horas antes de volver a usarlos, ya que esto puede ayudar a evitar que los zapatos tengan mal olor.
Recuerde que debe elegir bien el calzado: los tacones de aguja de charol pueden parecer estupendos en el escaparate, pero ¿son realmente prácticos?

El cuero y la gamuza permiten que sus pies respiren y toleran mejor la humedad que los tejidos sintéticos.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud