5 min read

Chicas adolescentes con peso insuficiente

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Puedes comprobarlo utilizando nuestra calculadora de peso saludable. Si tienes peso insuficiente, tu médico, la enfermera de tu centro médico o el responsable de salud escolar pueden ofrecerte ayuda y consejo.

Podría haber una causa médica subyacente que deba revisarse. O quizás no hayas llevado una dieta sana y equilibrada. Puede ser debido al estrés u otros problemas emocionales.

Durante la adolescencia, tu cuerpo cambia. A veces, las adolescentes pueden sentirse descontentas con estos cambios, pero son la forma en que tu cuerpo te prepara para un futuro embarazo.

Sea cual sea la situación, si te preocupa tu peso o tu dieta, lo mejor que puedes hacer es decírselo a alguien. Se pueden hacer muchas cosas para ayudarte.

¿Por qué tienes peso insuficiente?

Si nuestra calculadora de peso saludable te indica que puedes tener peso insuficiente, piensa cuál podría ser la causa.

  • ¿Te has sentido mal?
  • ¿Has estado comiendo sano o te has saltado el desayuno o el almuerzo y has comido bocadillos sobre la marcha?
  • ¿Has perdido el apetito porque estás estresada o preocupada?
  • ¿Has estado intentando bajar de peso? ¿Te centras más en estar delgada que en tener un peso sano?
  • ¿No comes porque eso te da una sensación de control?

Por qué importa tener peso insuficiente

Tener peso insuficiente no te beneficia. Podría causar:

  • Falta de energía : tener peso insuficiente puede hacer que te sientas agotada y cansada. Te puede resultar difícil repasar para los exámenes, hacer deporte o salir con tus amigos.
  • Carencias nutricionales : si tienes peso insuficiente, es posible que te estés perdiendo nutrientes vitales que tu cuerpo necesita para crecer y funcionar correctamente. El calcio, por ejemplo, es muy importante para las mujeres jóvenes porque ayuda a desarrollar huesos fuertes y saludables. Si no obtienes el calcio suficiente, corres el riesgo de sufrir osteoporosis (enfermedad de los huesos frágiles) en el futuro. El hierro también es fundamental para la salud. Una vez que comienzan tus ciclos menstruales, pierdes hierro a través de la sangre menstrual. Otras carencias nutricionales podrían acarrearte una piel enfermiza y un cabello fino o quebradizo.
  • Sistema inmunitario debilitado : tu sistema inmunitario no está al 100% con peso insuficiente, por lo que es más probable que te resfríes o contraigas la gripe y otras infecciones.
  • Menstruaciones retrasadas o interrumpidas : si aún no has iniciado los ciclos menstruales, es posible que se retrasen debido a tu peso insuficiente. O, si ya estás menstruando, pueden detenerse por el peso insuficiente. Eso es porque tener peso insuficiente puede alterar tus hormonas e impedir que funcionen correctamente.

Que hacer si tienes peso insuficiente

Si tienes peso insuficiente, intenta ganar kilos gradualmente hasta alcanzar un peso sano para tu altura y edad.

Pero es importante que aumentes de peso de la manera correcta. El chocolate, los pasteles, las bebidas gaseosas y otros alimentos ricos en calorías, llenos de grasas saturadas y de azúcar, aumentarán con mayor probabilidad la grasa corporal en lugar de la masa corporal magra.

En su lugar, prueba con:

  • Comidas a base de carbohidratos/almidón, como pasta integral, arroz integral, patatas o lentejas
  • Al menos cinco porciones de fruta y verdura al día
  • Proteína magra (de carne, pescado, judías y otras legumbres)
  • Tres porciones de calcio al día - una porción puede ser un vaso de leche, un yogur o un trozo de queso del tamaño de una cajita de cerillas
  • Reducir las grasas saturadas que se encuentran en las carnes procesadas, las tartas, los pasteles y las galletas
  • Reducir el consumo de alimentos y bebidas azucarados, como el chocolate, los pasteles, las galletas y los refrescos ricos en azúcar

Si estás intentando ganar peso ...

Si deseas aumentar de peso, come alimentos saludables y llenos de energía:

  • Tómate un tiempo para el desayuno: prueba los copos de avena con fruta picada o con pasas, o huevos sobre una tostada.
  • Los batidos de frutas o de leche son un excelente refrigerio; puedes prepararlos en casa y llevarlos al insti
  • Una patata asada con judías al horno o cubierta con atún es un almuerzo saludable y contiene carbohidratos y proteínas que aportan energía
  • La tostada con crema de cacahuete es un bocadillo rápido y muy energético
  • Prueba con yogures y postres que contienen leche, como el arroz con leche

Lee más sobre la alimentación saludable en Alimentos y dieta.

¿Es un trastorno alimentario?

Incluso si ya lo sabes todo sobre la alimentación saludable, puede haber otros problemas que te impidan llevar una dieta saludable.

Si te agobia pensar en la comida, o sientes que puedes usar el control sobre la comida para ayudarte a sobrellevar el estrés, la baja autoestima o un momento difícil en casa o en la escuela, es posible que tengas un trastorno alimentario.

Las personas con trastornos alimentarios a menudo dicen que sienten el trastorno como una forma de mantener el control sobre sus vidas. Pero eso es una ilusión: no son ellas las que tienen el control, sino el trastorno alimentario.

Si crees que puedes tener un trastorno alimentario, dispones de ayuda. Cuéntaselo a alguien, lo ideal serían tus padres o cuidadores, u otro adulto en quien confíes.

Ten en cuenta que, si tienes peso insuficiente debido a un trastorno alimentario, tu tratamiento puede incluir comer una dieta aumentada en azúcar, grasas y calorías durante un tiempo.

Infórmate sobre las pastillas dietéticas poco fiables que se venden en línea.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud