4 min read

¿Qué son los superalimentos?

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

No existe una definición oficial de «superalimento» y la UE ha prohibido las declaraciones de propiedades saludables en los envases a menos que estén respaldadas por la evidencia científica.

Pero eso no ha impedido que muchas marcas de alimentos paguen a investigadores para que examinen los supuestos beneficios para la salud de su producto.

La tendencia de los superalimentos se aprovecha del hecho de que los estilos de vida saludables, incluida una dieta adecuada, pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer.

La industria alimentaria pretende convencernos de que consumir determinados alimentos puede ralentizar el proceso de envejecimiento, aliviar la depresión, mejorar nuestra forma física e incluso nuestra inteligencia.

Muchos queremos creer que comer una sola fruta o verdura que contenga un determinado antioxidante destruirá las células enfermas.

El problema es que la mayoría de los ensayos sobre superalimentos examinan sustancias químicas y extractos en concentraciones que no se dan en los alimentos en su estado natural.

Por ejemplo, el ajo contiene un nutriente que supuestamente ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial. Pero tendría que comer hasta 28 dientes de ajo al día para igualar las dosis utilizadas en el laboratorio, algo que ningún investigador ha tenido el valor suficiente para probar.

Los alimentos que se han elevado a la categoría de superalimentos en los últimos años incluyen los alimentos ricos en antioxidantes (como betacaroteno, vitaminas A, C, E, flavonoides y selenio) y los ácidos grasos omega-3.

Los antioxidantes son sustancias químicas que se cree protegen contra los efectos dañinos de los radicales libres, que son sustancias químicas que producen todas las células vivas de manera natural y de los que se sabe que causan daño celular.

Sin embargo, la evidencia sobre este y otros supuestos beneficios para la salud de los antioxidantes no es concluyente. En una revisión de la evidencia científica publicada en 2011 (PDF, 188kb), la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no halló pruebas de que el efecto de los antioxidantes sobre los radicales libres observado en el laboratorio tuviera algún beneficio para la salud humana.

Por otro lado, algunas investigaciones sugieren que determinados suplementos antioxidantes pueden ser dañinos (PDF, 2.72Mb).

Si bien el concepto de un «alimento milagroso» sigue siendo una fantasía, se sabe con bastante seguridad que la obesidad y el alcohol son las dos causas más habituales de enfermedades importantes a largo plazo y que conllevan mayor riesgo de muerte prematura.

La importancia de una dieta equilibrada

La dieta juega un papel importante en nuestra salud, pero existe la preocupación de que una atención excesiva por cada uno de los alimentos que se consumen pueda fomentar una alimentación poco saludable.

«Ningún alimento, incluidos los etiquetados como 'superalimentos', puede compensar una alimentación poco saludable», explica Alison Hornby, dietista y portavoz de la Asociación de Dietética Británica (BDA).

«Si la gente cree erróneamente que puede 'deshacer' el daño causado por los alimentos poco saludables consumiendo un superalimento, puede que sigan tomando decisiones habituales que no son saludables y aumentan el riesgo de enfermedades a largo plazo».

Los dietistas evitan el término «superalimento» y prefieren hablar de «superdietas», haciendo hincapié en una alimentación sana, equilibrada, rica en frutas y verduras y alimentos integrales.

Existen evidencias firmes de que la dieta mediterránea puede reducir el riesgo de algunas enfermedades crónicas y aumentar la esperanza de vida.

Esta dieta incluye muchas frutas y verduras, aceite de oliva y legumbres, y menos carne y productos lácteos que la dieta occidental típica.

Según Hornby: «A la hora de cuidar de nuestra salud, es mejor no concentrarse en ningún alimento con la esperanza de que haga milagros.

Todos los alimentos no procesados de los principales grupos de alimentos podrían considerarse 'super'». Todos estos alimentos tienen su utilidad como parte de una dieta equilibrada.

«Se recomienda consumir gran variedad de alimentos, como se describe en la Guía Eatwell, para asegurarse de que obtiene todos los nutrientes que su cuerpo necesita. Centrarse en comer cinco raciones de frutas y verduras al día es una buena forma de empezar».

Hemos colaborado con la BDA para analizar los mejores estudios disponibles y comprobar si las declaraciones de propiedades saludables de 10 «superalimentos» populares son creíbles. Haga clic en los alimentos que se enumeran a continuación para consultar la evidencia científica:

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud