2 min read

La masturbación, ¿es normal?

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

La masturbación es completamente normal y extremadamente común. Las personas de todas las edades se masturban y suele ser la primera experiencia sexual que tienen.

Sin embargo, no todos disfrutan de masturbarse y no hay razón para hacerlo si no quiere.

¿Qué es la masturbación?

La masturbación es cuando se obtiene placer sexual al tocar sus genitales, generalmente con la mano. Puede masturbarte a usted mismo o a su pareja. La masturbación generalmente lleva a un orgasmo.

En general, los hombres y los chicos se masturban al frotar o mover la mano hacia arriba y hacia abajo del pene erecto. Las mujeres y las chicas pueden usar sus dedos o manos para frotar el área alrededor de su clítoris o vagina.

Muchas personas disfrutan de masturbarse con su pareja como parte de una vida sexual saludable y no hay una forma correcta o incorrecta de masturbarse.

La masturbación, ¿puede causar problemas de salud?

La masturbación no causa ningún daño, ni físico ni mental, incluso si lo hace con frecuencia. Sus genitales pueden sentirse adoloridos si se masturba mucho en poco tiempo.

Si se masturba con su pareja, el riesgo de transmitir o contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS) es bajo, siempre y cuando no pase fluidos genitales entre los dedos o de ninguna otra manera.

Aunque las personas pueden avergonzarse de hablar sobre la masturbación, no debe sentirse avergonzado o culpable por hacerlo. Si siente que la necesidad de masturbarse está interfiriendo con su vida cotidiana, hablar con un médico puede ayudar.

Contenido producido pornhs.uk
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud