7 min read

Hepatitis

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Hay varios tipos diferentes de hepatitis, la mayoría de los cuales se describen a continuación.

Algunos tipos pasarán sin problemas graves, mientras que otros pueden ser duraderos (crónicos) y causar cicatrices en el hígado (cirrosis), pérdida de la función hepática y, en algunos casos, cáncer de hígado.

Síntomas de la hepatitis

La hepatitis de corta duración (aguda) a menudo no presenta síntomas evidentes, por lo que es posible que no se dé cuenta de que la tiene.

Si se desarrollan síntomas, pueden incluir:

  • dolor muscular y articular
  • fiebre alta de 38 ºC o más
  • náuseas y vómitos
  • sensación inusual de cansancio permanente
  • sensación general de malestar
  • pérdida del apetito
  • dolor abdominal (de tripa)
  • orina oscura
  • heces de color gris pálido
  • picor en la piel
  • coloración amarillenta de los ojos y la piel ( ictericia )

Consulte a su médico si tiene algún síntoma persistente o problemático que cree que podría estar causado por la hepatitis.

La hepatitis de larga duración (crónica) también es posible que no tenga ningún síntoma obvio hasta que el hígado deja de funcionar correctamente (insuficiencia hepática) y solo puede detectarse en análisis de sangre.

En las últimas fases puede causar ictericia, hinchazón de las piernas, tobillos y pies, confusión y sangre en las heces o vómitos.

Hepatitis A

La hepatitis A está causada por el virus de la hepatitis A. Por lo general, se contrae al consumir alimentos y bebidas contaminados con las heces de una persona infectada y es más común en países donde las medidas de higienización son deficientes.

La hepatitis A suele curarse en unos cuantos meses, aunque en ocasiones puede ser grave e incluso poner en peligro la vida. No existe un tratamiento específico para ello, aparte de aliviar los síntomas como el dolor, las náuseas y el picor.

Se recomienda la vacunación contra la hepatitis A si:

  • Presenta un alto riesgo de infección o consecuencias graves de la infección.
  • Viaja a una zona donde el virus es común, como el subcontinente indio, África, América Central y del Sur, el Lejano Oriente y Europa del Este.

Lea más sobre la hepatitis A.

Hepatitis B

La hepatitis B está causada por el virus de la hepatitis B, que se transmite en la sangre de una persona infectada.

Es una infección común en todo el mundo y generalmente, se transmite de mujeres embarazadas infectadas a sus bebés o mediante el contacto de un niño con otro. En casos raros, se puede transmitir a través de relaciones sexuales sin protección y drogas inyectables.

La hepatitis B es poco común en Reino Unido y la mayoría de los casos afectan a personas que se infectaron mientras crecían en una parte del mundo donde la infección es más común, como el sudeste asiático y el África subsahariana.

La mayoría de los adultos infectados con el virus de la hepatitis B pueden combatir el virus y recuperarse completamente de la infección en un par de meses.

Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas en la infancia desarrollan una infección de larga duración. Esto se conoce como hepatitis B crónica y puede provocar cirrosis y cáncer de hígado. Se pueden usar medicamentos antivíricos para tratarlo.

En Reino Unido, se recomienda la vacunación contra la hepatitis B para personas de grupos de alto riesgo, como trabajadores sanitarios, personas que se inyectan drogas, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, niños nacidos de madres con hepatitis B y personas que viajan a partes del mundo donde la infección es más común.

En 2017, se agregó la vacuna contra la hepatitis B al programa de inmunización de rutina para que todos los niños puedan beneficiarse de la protección contra este virus.

Lea más sobre la hepatitis B.

Hepatitis C

La hepatitis C está causada por el virus de la hepatitis C y es el tipo más común de hepatitis vírica en Reino Unido. Por lo general, se transmite a través del contacto sanguíneo con una persona infectada.

En Reino Unido, se transmite más comúnmente al compartir agujas que se usan para inyectarse drogas. Las malas prácticas sanitarias y las inyecciones médicas inseguras son la principal forma de contagio fuera de Reino Unido.

La hepatitis C a menudo no causa síntomas evidentes, o solo síntomas similares a los de la gripe, por lo que muchas personas no saben que están infectadas.

Aproximadamente una de cada cuatro personas luchará contra la infección y estará libre del virus. En el resto de los casos, el virus permanecerá en el cuerpo durante muchos años. Esto se conoce como hepatitis C crónica y puede causar cirrosis e insuficiencia hepática.

La hepatitis C crónica se puede tratar con medicamentos antivíricos muy eficaces, pero actualmente no hay ninguna vacuna disponible.

Lea más sobre la hepatitis C.

Hepatitis D

La hepatitis D está causada por el virus de la hepatitis D. Solo afecta a personas que ya están infectadas con el virus de la hepatitis B, ya que necesita el virus de la hepatitis B para poder sobrevivir en el cuerpo.

La hepatitis D generalmente se transmite por contacto sanguíneo o por contacto sexual. Es poco común en Reino Unido, pero está más extendida en otras partes de Europa, Oriente Medio, África y Sudamérica.

La infección prolongada por los virus de la hepatitis D y B puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas graves, como cirrosis y cáncer de hígado.

No existe una vacuna específica para la hepatitis D, pero la vacuna contra la hepatitis B (véase arriba) puede ayudarle a protegerse.

Hepatitis E

La hepatitis E está causada por el virus de la hepatitis E. El número de casos en Europa ha aumentado en los últimos años y ahora es la causa más común de hepatitis de corta duración (aguda) en el Reino Unido.

El virus se ha asociado principalmente al consumo de carne o despojos de cerdo crudos o poco cocidos, pero también a la carne de jabalí, venado y mariscos.

La hepatitis E es generalmente una infección leve y de corta duración que no requiere ningún tratamiento, pero puede ser grave en algunas personas, como aquellas que tienen un sistema inmunológico debilitado.

No existe una vacuna para la hepatitis E. Cuando viaje a partes del mundo con malas condiciones de higienización, en las que la hepatitis E epidémica puede ser común, puede reducir su riesgo si practica buenas medidas de higiene de alimentos y agua.

El British Liver Trust tiene más información sobre la hepatitis E.

Hepatitis alcohólica

La hepatitis alcohólica es un tipo de hepatitis causada por beber cantidades excesivas de alcohol durante muchos años.

La afección es común en Reino Unido y muchas personas no se dan cuenta de que la tienen porque generalmente no causa ningún síntoma, aunque puede causar ictericia repentina e insuficiencia hepática en algunas personas.

Dejar de beber generalmente permitirá que su hígado se recupere, pero si continúa bebiendo alcohol en exceso, existe el riesgo de que eventualmente desarrolle cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

Puede reducir su riesgo de desarrollar hepatitis alcohólica controlando la cantidad que bebe. Se recomienda no beber habitualmente más de 14 unidades de alcohol por semana.

Lea más sobre la enfermedad hepática relacionada con el alcohol y los riesgos para la salud asociados con el alcohol.

Hepatitis autoinmunitaria

La hepatitis autoinmunitaria es una causa poco común de hepatitis de larga duración en la que el sistema inmunitario ataca y daña el hígado.

Con el tiempo, el hígado puede dañarse tanto que deja de funcionar correctamente.

El tratamiento de la hepatitis autoinmunitaria implica medicamentos muy eficaces que inhiben el sistema inmunitario y reducen la inflamación.

No está claro qué causa la hepatitis autoinmunitaria y no se sabe si se puede hacer algo para prevenirla.

El British Liver Trust tiene más información sobre la hepatitis autoinmunitaria.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud