5 min read

Infecciones oculares por herpes simple

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Introducción

La infección puede provocar enrojecimiento, inflamación y dolor en el ojo o alrededor de él, así como sensibilidad a la luz (para obtener más información, consulte Infecciones oculares por herpes simple: síntomas).

En ocasiones, puede haber una infección ocular activa por herpes simple sin síntomas perceptibles.

¿A quiénes afecta?

Las infecciones oculares por herpes simple son bastante comunes y generalmente afectan a personas de mediana edad.

Excepción

Una infección ocular por herpes simple puede poner en peligro la vista, pero no suele ser grave si se trata de inmediato. Consulte a su médico de inmediato si tiene síntomas. Es posible que deba usar ungüento o gotas para los ojos para eliminar la infección (consulte Infecciones oculares por herpes simple: tratamiento).

En algunos casos, una infección ocular por herpes simple puede dañar permanentemente la vista si no se trata de inmediato.

Síntomas

En otros casos, los síntomas incluyen:

  • enrojecimiento ocular
  • dolor moderado a intenso en el ojo o alrededor del mismo
  • sensibilidad a la luz (fotofobia)
  • ojos llorosos
  • problemas de visión (por ejemplo, visión borrosa)

También puede sentir malestar general o tener fiebre (una temperatura superior a 38 ºC).

Causas

El virus generalmente se contrae en la infancia, por ejemplo, al ser besado por una persona con herpes labial, y puede permanecer inactivo durante muchos años hasta que se activa con un desencadenante.

Una infección ocular por herpes simple también puede ser causada por el virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2). El VHS-2 es la causa habitual de herpes genital.

Desencadenantes de una infección ocular por herpes simple

El virus puede reactivarse de forma espontánea o por ciertos factores, y posteriormente provocar síntomas.

Estos factores desencadenantes incluyen:

  • otra enfermedad o lesión
  • exposición a la luz solar intensa
  • fiebre (temperatura alta por encima de 38 ° C)
  • exposición al viento frío
  • el estrés
  • (en mujeres) la menstruación

Un sistema inmunitario debilitado también puede permitir la aparición de herpes labial o infecciones oculares por herpes simple; por ejemplo, personas con VIH o que estén recibiendo quimioterapia.

Diagnóstico

El médico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y examinará sus ojos para descartar cualquier otra afección.

Es posible que le aplique un colorante inocuo en el ojo para resaltar cualquier irregularidad o lesión. Esto se conoce como tinción con fluoresceína.

Su médico también puede evaluar su visión mediante una tabla de Snellen (un cartel con bloques de letras cada vez más pequeñas).

Si el médico cree que puede tener una infección ocular por herpes simple, lo remitirá a un especialista (oftalmólogo) al que deberá acudir lo antes posible.

Esto se debe a que la infección por herpes simple es difícil de diagnosticar sin el conocimiento y el equipo especializados. También puede afectar permanentemente a su vista si no se trata rápidamente.

Además de las pruebas anteriores, su oftalmólogo puede tomar una muestra de las secreciones oculares (lágrimas) para realizar pruebas de laboratorio.

Tratamiento

En ocasiones, es posible que el oftalmólogo no prescriba ningún tratamiento. En este caso, es posible que le pidan que acuda a revisiones periódicas para asegurarse de que la infección desaparece naturalmente y no empeora.

Gotas oftálmicas y ungüentos

El oftalmólogo puede recetarle gotas oftálmicas o ungüentos que contengan:

  • un antiviral o
  • un corticosteroide (medicamento esteroide que reduce la inflamación)

En ocasiones, el oftalmólogo puede recetarle gotas oftálmicas o ungüentos que contengan tanto esteroides como antivirales. Esto se debe a que algunos estudios sugieren que esta combinación puede eliminar la infección más rápidamente.

Limpieza ocular

Antes de comenzar el tratamiento con gotas oftálmicas o ungüento, el oftalmólogo puede "limpiar" el ojo, raspando suavemente las células infectadas de la superficie. Esto también se conoce como "desbridamiento".

El desbridamiento se lleva a cabo con anestesia local (se insensibiliza el ojo) para que no sienta ningún dolor durante el procedimiento.

Comprimidos

No suelen utilizarse comprimidos para tratar una infección ocular por herpes simple.

No obstante, pueden recetarle antivirales orales después del tratamiento para impedir la reaparición de la infección. Es posible que deba seguir tomándolos hasta un año después de que haya desaparecido la infección.

Uso de lentes de contacto

Es preferible no utilizar lentes de contacto hasta que haya terminado el tratamiento y los síntomas hayan desaparecido por completo.

Complicaciones

Una infección ocular por herpes simple no suele ser grave. En algunos casos, sin embargo, puede afectar permanentemente a la vista si no lo trata rápidamente.

Si tiene síntomas, acuda al médico lo antes posible.

Las complicaciones de las infecciones oculares por herpes simple incluyen:

  • úlceras en la córnea (la parte frontal del ojo)
  • cicatrices en la córnea, que pueden causar problemas de visión y requerir un trasplante de córnea (una operación para reemplazar la córnea del ojo)
  • otras infecciones causadas, por ejemplo, por bacterias u hongos
  • glaucoma (una afección ocular que puede afectar a la visión)
  • necrosis retiniana aguda (NRA), una afección sumamente rara que puede causar pérdida de visión en pacientes con un sistema inmunitario gravemente afectado, como las personas con VIH

La aparición de problemas de visión puede afectar a su capacidad para conducir.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud