4 min read

Dolor de cadera en adultos

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Esta página tiene como objetivo darle una mejor idea de si esto, o algo más inusual, puede ser la causa de su dolor de cadera y qué puede hacer al respecto.

Sin embargo, esta guía no debe usarse como una herramienta de autodiagnóstico. Esto déjeselo siempre a su médico.

Para los niños, verifique la información sobre el dolor de cadera en niños.

Artrosis

Los síntomas de la artrosis pueden variar mucho de una persona a otra, pero si afecta la cadera, generalmente causará:

  • Inflamación leve de los tejidos de la cadera y alrededor de la articulación de la cadera.
  • Daño al cartílago: la superficie fuerte y suave que recubre los huesos.
  • Crecimientos óseos (osteofitos) que se desarrollan alrededor del borde de la articulación de la cadera.

Esto puede provocar dolor, rigidez y dificultad para realizar determinadas actividades.

La artrosis no tiene cura, pero los síntomas se pueden aliviar con varios tratamientos diferentes y, a menudo, no es necesaria la cirugía.

Lea más sobre la artrosis.

Causas menos comunes

Con menos frecuencia, la causa del dolor de cadera puede ser:

  • Los huesos de la cadera se frotan entre sí porque tienen una forma anormal, una afección llamada pinzamiento femoroacetabular.
  • Un desgarro en el anillo de cartílago que rodea la cavidad de la articulación de la cadera, conocido como desgarro del labrum de la cadera.
  • Displasia de cadera: la articulación de la cadera tiene la forma incorrecta o la cavidad de la cadera no está en la posición correcta para cubrir y apoyar completamente la parte superior del hueso de la pierna.
  • Una fractura de cadera: esto causará dolor repentino en la cadera y es más común en personas mayores con huesos más débiles.
  • Una infección en el hueso o la articulación, como artritis séptica u osteomielitis: consulte de inmediato a su médico si tiene dolor de cadera y fiebre.
  • Reducción del flujo sanguíneo a la articulación de la cadera, lo que provoca la rotura del hueso, una afección conocida como osteonecrosis.
  • Inflamación e hinchazón del saco lleno de líquido (bursa) sobre la articulación de la cadera, una afección llamada bursitis.
  • Una lesión en el tendón de la corva.
  • Un ligamento inflamado en el muslo, a menudo causado por correr demasiado, conocido como síndrome de la banda iliotibial. Se trata con reposo (lea más sobre esguinces y distensiones)

¿Cuándo debo buscar ayuda?

Muchos casos de dolor de cadera desaparecerán con el tiempo y se pueden tratar con reposo y analgésicos de venta libre.

Sin embargo, consulte a su médico si:

  • La cadera todavía le sigue doliendo después de una semana de reposo en casa.
  • También tiene fiebre o sarpullido.
  • El dolor de cadera apareció repentinamente y tiene anemia falciforme.
  • Le duelen ambas caderas y también otras articulaciones.

Vaya directamente al hospital si:

  • El dolor de cadera se debe a una caída grave o un accidente.
  • Tiene la pierna deformada, muy magullada o sangrando.
  • No puede mover la cadera ni soportar ningún peso en la pierna.

¿Cómo puedo tratarlo en casa?

Si no necesita acudir de inmediato a un médico, considere tratar y monitorear el problema en casa. Los siguientes consejos pueden resultar útiles:

  • Adelgazar (si tiene sobrepeso) para aliviar parte de la tensión en la cadera.
  • Evitar actividades que empeoren el dolor, como correr cuesta abajo.
  • Use zapatos planos y evite estar de pie por mucho tiempo.
  • Considere consultar a un fisioterapeuta para algunos ejercicios de fortalecimiento muscular.
  • Tome analgésicos de venta libre como paracetamol o ibuprofeno.

Si está relacionado con la hiperactividad:

  • Caliente siempre antes de hacer ejercicio y haga estiramientos después.
  • Pruebe ejercicios de bajo impacto como nadar o andar en bicicleta en lugar de correr.
  • Reduzca la cantidad de ejercicio que hace si es excesivo.
  • Correr sobre una superficie lisa y blanda en lugar de cemento.
  • Pruebe plantillas para zapatos y asegúrese de que sus zapatillas para correr le quedan bien y le sujetan los pies correctamente.
Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud