18 min read

Terapia de sustitución hormonal (TSH)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Introducción

La menopausia, a veces denominada «cambio de vida», es cuando los ovarios de una mujer dejan de producir un óvulo cada cuatro semanas. Esto significa que ya no tendrá la menstruación ni podrá tener hijos. La menopausia generalmente ocurre alrededor de los 50 años (la edad media es 52).

Lea más sobre la menopausia.

El estrógeno y la progesterona (ver más abajo) son hormonas femeninas que desempeñan funciones importantes en el cuerpo de la mujer. Cuando los niveles bajan, esto provoca una variedad de síntomas físicos y emocionales, que incluyen sofocos, cambios de humor y sequedad vaginal.

La TSH ayuda a restaurar los niveles de hormonas femeninas, lo que permite que el cuerpo vuelva a funcionar normalmente.

Estrógeno

El estrógeno ayuda a que los óvulos se separen de los ovarios. También regula los períodos de la mujer y la ayuda a concebir.

El estrógeno también juega un papel en el control de otras funciones, incluida la densidad ósea, la temperatura de la piel y mantiene la lubricación de la vagina. Es precisamente una reducción de los niveles de estrógeno lo que causa la mayoría de los síntomas asociados con la menopausia, que incluyen:

  • sofocos
  • sudores nocturnos
  • sequedad vaginal
  • pérdida del deseo sexual (libido)
  • incontinencia por esfuerzo: pérdida de orina al toser o estornudar
  • pérdida de masa ósea: esto puede provocar huesos frágiles (osteoporosis)

La mayoría de los síntomas desaparecerán en un plazo de dos a cinco años, aunque es probable que la sequedad vaginal empeore si no se trata. La incontinencia por esfuerzo también puede persistir y el riesgo de osteoporosis aumentará con la edad.

Progesterona

La función principal de la progesterona es preparar el útero para [el embarazo]. También ayuda a proteger el revestimiento del útero, que se conoce como endometrio.

Una disminución en el nivel de progesterona no afectará a su cuerpo de la misma manera que una disminución de los niveles de estrógeno, pero aumenta su riesgo de desarrollar cáncer de útero (cáncer de endometrio).

Por tanto, la progesterona se suele utilizar en combinación con estrógenos en la TSH. Sin embargo, si se ha sometido a una histerectomía (una operación para extraer el útero), no necesita progesterona y puede someterse a la TSH solamente con estrógenos.

Infórmese sobre los diferentes tipos de TSH.

Cómo se administra la TSH

Hay varias formas de administrar la TSH, que incluyen:

  • en forma de crema o gel, que se puede aplicar sobre la piel o directamente en la vagina si experimenta sequedad vaginal
  • comprimidos, que pueden tomarse por vía oral o colocarse directamente en la vagina para tratar la sequedad
  • un parche que se pega sobre la piel
  • un implante, bajo anestesia local, se insertan pequeñas bolitas de estrógeno bajo de la piel de su abdomen, glúteos o muslos

Si solo experimenta sequedad vaginal, probablemente se recomiende un tipo de TSH que puede aplicarse directamente en la vagina.

Solo se necesitan comprimidos, parches o implantes si tiene otros síntomas de la menopausia, como sofocos.

Hay muchas combinaciones diferentes de TSH, por lo que decidir qué tipo debe usar puede resultar complicado. Su médico podrá aconsejarle.

Lea más sobre cómo se administra la TSH.

¿Quién puede usar la TSH?

Puede comenzar la TSH tan pronto como comience a experimentar síntomas de la menopausia. Sin embargo, la TSH puede no ser adecuada si está embarazada o tiene:

Obtenga más información sobre quién puede usar TSH.

Si no puede someterse a TSH, se le pueden recetar diferentes medicamentos para ayudar a controlar los síntomas de la menopausia.

Lea más sobre alternativas a la TSH.

Efectos secundarios de la TSH

Las hormonas utilizadas en la TSH pueden tener efectos secundarios asociados que incluyen:

  • retención de líquidos
  • hinchazón
  • sensibilidad o hinchazón de los senos
  • dolores de cabeza
  • indigestión
  • depresión

Lea más sobre los posibles efectos secundarios de la TSH y cómo aliviarlos.

Beneficios y riesgos

A lo largo de los años, se han realizado muchos estudios que analizan los beneficios y riesgos de la TSH.

El principal beneficio es que es un método muy eficaz para controlar los síntomas de la menopausia. Puede marcar una diferencia significativa en la calidad de vida y el bienestar de una mujer.

La TSH también puede reducir el riesgo de que una mujer desarrolle osteoporosis y cáncer de colon y recto. Sin embargo, rara vez se recomienda el uso a largo plazo, y la densidad ósea disminuirá rápidamente después de suspender la TSH.

La TSH aumenta ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de mama, cáncer de endometrio, cáncer de ovario y accidente cerebrovascular. Hay otros medicamentos disponibles para tratar la osteoporosis que no conllevan el mismo nivel de riesgos asociados.

La mayoría de los expertos coinciden en que si la TSH se utiliza a corto plazo (durante un máximo de cinco años), los beneficios superan los riesgos.

Si la TSH se toma durante más tiempo, en particular durante más de 10 años, debe consultar de manera individual los posibles riesgos con su médico y revisarlos anualmente.

Lea más sobre los riesgos de la TSH.

¿Quién puede usar la TSH?

Puede comenzar la terapia de sustitución hormonal (TSH) tan pronto como comience a experimentar síntomas de la menopausia.

La edad media en la que las mujeres experimentan la menopausia es de 52 años. Sin embargo, esto varía según la persona, y algunas mujeres pueden experimentar la menopausia antes o después, durante la década de los 40 o al cumplir 60. No hay forma de predecir exactamente cuándo ocurrirá la menopausia.

Algunas mujeres tienen síntomas de la menopausia, como sofocos y sequedad vaginal, antes de que realmente comience la menopausia. Esto se conoce como perimenopausia.

La perimenopausia ocurre porque los niveles de las hormonas sexuales femeninas, estrógeno y progesterona, caen cuando el número de óvulos restantes desciende por debajo de cierto número. Esto significa que puede experimentar síntomas de la menopausia incluso cuando todavía tiene períodos.

En la mayoría de los casos, la TSH se puede utilizar sin realizar una prueba para confirmar que está comenzando la menopausia. Por lo general, una prueba para la menopausia solo es necesaria si tiene menos de 40 años o tiene patrones de sangrado inusuales durante su período.

Las pruebas pueden ayudar a descartar otras afecciones que pueden causar síntomas similares, como tener una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) o cáncer cervical.

Cuándo no se recomienda

En estas circunstancias, se puede recetar un tipo diferente de medicamento para ayudar a controlar los síntomas de la menopausia.

Lea más sobre las alternativas a la TSH.

Efectos secundarios de la TSH

Ambas hormonas utilizadas en la terapia de reemplazo hormonal (TSH), el estrógeno y el progestágeno, tienen efectos secundarios.

Los efectos secundarios generalmente mejoran con el tiempo, así que pruebe el plan de tratamiento que le han recetado al menos durante tres meses.

Si los efectos secundarios continúan después de este tiempo, consulte a su médico para que se pueda revisar su plan de tratamiento.

Si los efectos secundarios persisten, su médico puede recomendarle:

  • cambiar a una forma diferente de tomar TSH, por ejemplo, cambiar de una tableta a un parche o viceversa
  • cambiar el tipo de TSH que está tomando, por ejemplo, una forma diferente de estrógeno o progestágeno
  • cambiar la dosis de su TSH

Efectos secundarios del estrógeno

Los efectos secundarios relacionados con el estrógeno incluyen:

En algunos casos, pequeños cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios. Por ejemplo:

  • Tomar su dosis de estrógeno con alimentos puede ayudar a reducir las náuseas y la indigestión.
  • comer una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos puede reducir el dolor de senos
  • El ejercicio y el estiramiento regulares pueden ayudar a reducir los calambres en las piernas.

Efectos secundarios del progestágeno

Los efectos secundarios asociados con el progestágeno incluyen:

Cómo funciona la TSH

La terapia de sustitución hormonal (TSH) reemplaza dos hormonas femeninas que el cuerpo de una mujer ya no produce debido a la menopausia. Estas hormonas son:

  • estrógeno: el estrógeno utilizado en la TSH se extrae de las plantas o de la orina de yeguas preñadas.
  • progesterona: La TSH utiliza una versión sintética de progesterona llamada progestágeno porque el cuerpo la absorbe más fácilmente

Si bien hay más de 60 combinaciones diferentes de TSH, a continuación analizamos los tres tipos principales.

TSH solo con estrógenos

La TSH solo con estrógenos generalmente se recomienda para mujeres que han sido sometidas a una extirpación del útero y de los ovarios mediante una histerectomía. No es necesario tomar progestágeno porque no hay riesgo de cáncer de endometrio (cáncer del revestimiento del útero).

TSH cíclica

La TSH cíclica, también conocida como TSH secuencial, a menudo se recomienda para mujeres que tienen síntomas de la menopausia pero aún tienen sus períodos.

Hay dos tipos de TSH cíclica:

  • TSH mensual: con esta terapia tomará estrógeno todos los días y progestágeno al final de su ciclo menstrual durante 14 días
  • TSH trimestral: tomará estrógeno todos los días y progestágeno durante 14 días, cada 13 semanas

Generalmente, la TSH mensual se recomienda a mujeres que tienen períodos regulares. Continuará teniendo períodos menstruales hasta que la menopausia los detenga.

Generalmente la TSH trimestral se recomienda a mujeres que experimentan períodos irregulares. Debe tener un período cada tres meses.

Mantener los periodos regulares puede resultar útil para saber cuándo se detienen naturalmente y cuándo es probable que pase a la última etapa de la menopausia.

En algunos casos, una mujer que usa TSH cíclica puede seguir teniendo períodos después de la menopausia (cuando es posmenopáusica).

TSH combinada continua

La TSH combinada continua se recomienda generalmente para mujeres posmenopáusicas. Por lo general, se dice que una mujer es posmenopáusica si no ha tenido el período durante un año.

Como su nombre indica, la TSH continua implica tomar estrógenos y progestágenos todos los días sin interrupción.

Dosis de TSH

Hay varias formas de administrar la terapia de reemplazo hormonal (TSH).

La TSH se puede tomar como:

  • una crema o gel: se aplica sobre la piel o directamente en la vagina si experimenta sequedad vaginal
  • comprimidos: se toman por vía oral o se colocan directamente en la vagina para tratar la sequedad
  • un parche que se pega en la piel
  • un implante: se colocan pequeños gránulos de estrógeno debajo de la piel de su abdomen, glúteos o muslos

Si solo experimenta sequedad vaginal, probablemente se recomiende un tipo de TSH que puede aplicarse directamente en la vagina.

Por lo general, solo se necesitan comprimidos, parches o implantes si tiene otros síntomas de la menopausia, como sofocos.

Existen diferentes combinaciones de TSH, por lo que decidir cuál es la más adecuada para usted puede resultar complicado. Su médico podrá aconsejarla.

Las hormonas utilizadas en la TSH generalmente se recetarán en la dosis más baja posible para controlar sus síntomas. Puede llevar un tiempo establecer una dosis eficaz para sus síntomas. Informe a su médico si siente que su dosis actual no está funcionando.

Cuándo dejar de tomar TSH

La mayoría de las mujeres pueden dejar de tomar TSH una vez que los síntomas de la menopausia desaparecen. Por lo general, esto ocurre entre dos y cinco años después de su inicio.

Generalmente, se recomienda disminuir gradualmente la dosis de TSH, en lugar de detenerla repentinamente. Es posible que los síntomas de la menopausia vuelvan a aparecer después de suspender la TSH, pero deberían desaparecer a los pocos meses.

Si tiene síntomas que persisten durante varios meses después de suspender la TSH, o si tiene síntomas particularmente graves, contacte con su médico porque puede ser necesario reiniciar el tratamiento, generalmente con una dosis más baja.

Después de suspender la TSH, es posible que necesite un tratamiento adicional para la sequedad vaginal y para prevenir la osteoporosis (huesos frágiles). Hay cremas y lubricantes disponibles para la sequedad vaginal, y los medicamentos llamados bisfosfonatos han demostrado ser eficaces para tratar la osteoporosis.

Desventajas de la TSH

Al decidir si debe someterse a una terapia de reemplazo hormonal (TSH), es importante que comprenda los riesgos y los evalúe.

En los últimos 10 años se han publicado muchos estudios médicos sobre la TSH que han recibido una gran publicidad negativa. Como resultado, muchas mujeres se han mostrado reacias a utilizar TSH.

Sin embargo, se podría argumentar que los datos incluidos en los estudios eran engañosos. Por ejemplo, si lee un artículo que dice que el uso de TSH combinada durante cinco años aumenta su riesgo de desarrollar cáncer de mama en un 60%, puede alarmarse.

Si bien esto es estadísticamente cierto, el riesgo promedio de desarrollar cáncer de mama sin otros factores de riesgo contribuyentes (su riesgo inicial anual) es muy bajo, solo el 1 %. Por lo tanto, el uso de TSH durante cinco años solo aumentaría el riesgo promedio del 1 % al 1,6 %.

Cáncer de mama

La asociación británica de investigación para el cáncer Cancer Research UK resume el riesgo de cáncer de mama asociado con la TSH de la siguiente manera:

  • Las investigaciones han demostrado que la TSH aumentan el riesgo de cáncer de mama.
  • La TSH combinada aumenta el riesgo de cáncer de mama más que la TSH sólo con estrógenos.
  • Las mujeres que toman TSH combinada tienen el doble de riesgo de cáncer de mama que las mujeres que no toman TSH.
  • Cuanto más tiempo tome TSH, mayor será su riesgo de padecer cáncer de mama.

Sin embargo:

  • Dicho riesgo parece volver a la normalidad en un plazo de cinco años tras haber dejado de tomar TSH.

Lea más sobre la TSH y el riesgo de cáncer de mama en la página web de Cancer Research UK.

Debido al riesgo asociado de cáncer de mama, si está tomando TSH, es importante que asista a todas sus citas para la detección precoz del cáncer de mamas.

Cáncer de ovarios

La asociación británica Cancer Research UK resume el riesgo de cáncer de ovario asociado con la TSH de la siguiente manera:

  • Las investigaciones han demostrado que tomar TSH aumenta ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.
  • Cuanto más tiempo tome la TSH, más aumenta el riesgo.

Sin embargo:

  • Cuando se suspende la TSH, el riesgo vuelve a la normalidad en el transcurso de unos años.

Lea más sobre la TSH y el riesgo de cáncer de ovario en el sitio web de Cancer Research UK.

Cáncer endometrial

Si toma progestágeno según las indicaciones, no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio (cáncer de útero).

Es muy importante que tome progestágeno según las indicaciones porque solo tomar estrógeno aumentará significativamente su riesgo de desarrollar cáncer de endometrio.

Angina e infartos

Los resultados preliminares de un estudio estadounidense reciente han sugerido un pequeño aumento del riesgo de sufrir infartos y accidentes cerebrovasculares para las mujeres que toman TSH.

Sin embargo, un grupo de investigadores británicos que actualmente está llevando a cabo un estudio de 10 años, afirma que las pruebas no son concluyentes.

La historia de Barbara

Barbara Hunt, una funcionaria jubilada de Canterbury, Kent, ha pasado por una verdadera montaña rusa con la menopausia y la TSH.

«Tenía 51 años cuando tuve mi primer sofoco. Mis períodos habían sido irregulares durante seis meses, así que me di cuenta de que me acercaba a la menopausia. Entonces los sofocos comenzaron a hacerse más intensos.

«Mi médico sugirió inmediatamente la TSH. Por esta época, se proclamaba como un tratamiento que hacía maravillas. Empecé con parches. Todavía tenía períodos, pero al menos los sofocos desaparecieron.

«Después de cuatro años me enteré de sus posibles efectos secundarios y decidí dejar de tomarla. Los sofocos regresaron y yo también tuve sudores nocturnos. El calor me envolvía de repente y luego desaparecía con la misma rapidez. Los sudores nocturnos eran muy fuertes. Me despertaba cada media hora y dormía tan poco que volver a la TSH parecía mi única opción.

«Empecé a tomarla de nuevo. Para mi alivio, los sofocos y los sudores son cosa del pasado. Ahora estoy tratando de quitarme los parches, reduciendo un tercio cada vez. Habiendo seguido la TSH, creo que se me va a hacer muy duro dejarla. A veces me pregunto si, si nunca hubiera empezado, los sofocos podrían haber desaparecido por sí solos».

Alternativas a la TSH

Si no puede o decide no tomar la terapia de reemplazo hormonal (TSH), hay enfoques y tratamientos alternativos disponibles que pueden ayudar a controlar sus síntomas de la menopausia.

Cambios en el estilo de vida

Hacer cambios en su estilo de vida puede ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia. Por ejemplo, debería:

  • Haga ejercicio con regularidad: se ha demostrado que la actividad regular reduce los síntomas de los sofocos y mejora el sueño; también es una buena forma de mejorar su estado de ánimo si se siente ansiosa, irritable o deprimida.
  • Vigile la temperatura por la noche: usar ropa holgada y dormir en una habitación fresca y bien ventilada puede ayudar a aliviar los sofocos y los sudores nocturnos.
  • Reduzca la cafeína, el alcohol y la comida picante, ya que se sabe que provocan sofocos.
  • Deje de fumar: si fuma, dejar de fumar le ayudará a reducir los sofocos y el riesgo de desarrollar problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y cáncer.

Tibolona

La tibolona es una hormona sintética (artificial) que se puede utilizar como alternativa a la TSH. Contiene una combinación de estrógeno y progestágeno, por lo que solo necesita tomar una tableta.

Si no puede tomar TSH por razones médicas, por ejemplo, si tiene antecedentes de cáncer de mama o enfermedad cardíaca, es probable que no pueda tomar tibolona.

Antidepresivos

Los siguientes antidepresivos han demostrado su eficacia para tratar los sofocos en algunas mujeres menopáusicas:

Los efectos secundarios de estos antidepresivos incluyen:

  • náuseas
  • visión borrosa
  • diarrea o estreñimiento
  • mareos
  • Sequedad de boca
  • pérdida de apetito
  • Sudoración
  • sensación de agitación
  • insomnio (dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido)

Los ISRS también se han asociado con una pérdida de la libido (deseo sexual).

Por lo general, cualquier efecto secundario mejorará con el tiempo, pero visite a su médico si no es así.

Es posible que deba realizarse análisis de sangre o controles de presión arterial con regularidad cuando esté tomando antidepresivos, especialmente si también toma el medicamento anticoagulante, warfarina, o tiene la presión arterial alta (hipertensión).

Clonidina

La clonidina es un medicamento diseñado originalmente para tratar la presión arterial alta, pero las investigaciones muestran que puede reducir los sofocos en algunas mujeres menopáusicas.

Los efectos secundarios de la clonidina incluyen:

  • presión arterial baja
  • mareos
  • somnolencia
  • Sequedad de boca
  • retención de líquidos

No se recomienda el uso de clonidina si tiene depresión o insomnio porque podría empeorar estas afecciones.

Gabapentina

La gabapentina es un medicamento diseñado originalmente para tratar el dolor y las convulsiones epilépticas. Sin embargo, al igual que con la clonidina, se ha demostrado que la gabapentina ayuda a aliviar los sofocos en algunas mujeres menopáusicas.

Los efectos secundarios de la gabapentina pueden incluir:

Pregabalina

En algunas mujeres menopáusicas, se ha demostrado que un medicamento llamado pregabalina reduce la frecuencia y la gravedad de los sofocos.

Los efectos secundarios de la pregabalina pueden incluir:

  • mareos
  • aumento de peso
  • somnolencia
  • problemas de coordinación
  • dificultad para concentrarse
  • visión borrosa o doble

Estos efectos secundarios suelen ser leves.

Terapias complementarias

Algunos productos se venden en tiendas de salud para tratar los síntomas de la menopausia. Estos remedios a base de hierbas incluyen ginseng, cohosh negro, trébol rojo y aceite de onagra.

Estos productos a menudo se comercializan como «naturales», pero esto no significa necesariamente que su uso resulte seguro. Hay quienes se preocupan acerca de la calidad de los «productos naturales», y algunos pueden interferir con otros tratamientos y causar efectos secundarios dañinos.

También hay muy pocas pruebas que demuestren que estos remedios sean efectivos. Por lo tanto, consulte siempre a su médico antes de usar una terapia complementaria para tratar los síntomas de la menopausia.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud