6 min read

Pierna rota

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

Es posible que haya habido un sonido de "crujido" cuando se rompió la pierna y el impacto y el dolor de la rotura de la pierna pueden hacer que se sienta débil, mareado o con náuseas.

Si cree que usted o alguien con quien está se ha roto una pierna, acuda inmediatamente al servicio de urgencias del hospital más cercano. Llame a una ambulancia si no puede caminar.

Tipos de fractura de pierna

Algunas fracturas de pierna son más graves que otras; depende de la localización de la fractura, de cómo se ha roto el hueso y si hay algún daño en el tejido circundante. Los tipos más frecuentes de fracturas se describen a continuación.

  • Fracturas por estrés: pequeñas grietas en el hueso causadas por el uso excesivo de la pierna; frecuentes en los deportistas.
  • Fractura no desplazada o en forma de grieta: una fractura a través del hueso con poco daño al tejido circundante.
  • Fractura desplazada: las dos partes del hueso roto se han separado (desalineado).
  • Fractura conminuta: el hueso se ha roto (hecho añicos) en varios pedazos.
  • Fractura abierta o compuesta: una fractura complicada en la que el hueso se ha roto a través de la piel o la lesión inicial ha expuesto el hueso roto.

Cómo se trata una pierna rota

Inmovilización

Primero, el médico le administrará analgésicos, y luego le colocará una férula en la pierna para fijarla en su sitio y evitar más daños. Para el dolor intenso, es posible que le administren gas y aire o analgésicos más fuertes a través de un goteo. A menudo es necesaria una radiografía para evaluar la fractura.

Una fractura por estrés, no desplazada o muy fina (en la que el hueso permanece alineado) generalmente se puede tratar aplicando un yeso. El yeso mantiene el hueso en su lugar para que pueda curarse. Es posible que el yeso no se aplique de inmediato si hay mucha hinchazón, pero por lo general se dejará una férula.

El médico le proporcionará analgésicos para que se lleve a casa e información sobre cómo cuidar del yeso. Lea la información sobre [cómo cuidar de su yeso].

Reducción

Si los huesos están desalineados (desplazados), se puede usar una técnica no quirúrgica llamada "reducción cerrada" para volver a colocarlos en su lugar.

A veces se administran sedantes antes del procedimiento y se usa anestesia local o regional para adormecer la pierna. En algunos casos, se necesita anestesia general (lo que significa que estará dormido durante el procedimiento).

Una vez que los huesos están en la posición correcta, se puede aplicar un yeso (ver arriba).

Cirugía

Las fracturas más graves se tratan mejor con cirugía para volver a alinear y reparar los huesos rotos. Los cirujanos pueden reparar huesos con alambres, placas, tornillos o varillas mediante un procedimiento conocido como reducción abierta y fijación interna. Normalmente, los elementos metálicos no se retiran a menos que den problemas.

En casos raros, se une un marco externo (fijador externo) a los huesos rotos con clavijas de metal para ayudar a mantenerlos en su lugar. El marco se elimina una vez que la fractura ha curado.

Después de la cirugía se coloca un yeso para proteger la reparación (ver más arriba).

Revisiones de seguimiento

Se le derivará al servicio de traumatología para que un especialista pueda vigilar los cuidados de la fractura. Generalmente, se programa para una semana o dos después de su tratamiento.

Las fracturas graves generalmente se curan en un plazo de tres a seis meses, pero pueden requerir citas de seguimiento cada pocos meses durante un año después o más. A menudo se necesitan más radiografías para controlar su progreso.

Recuperación

Su médico le dará consejos sobre cuánto debe mover la pierna y cuándo puede apoyar con ella.

Una fractura menor tarda entre seis y ocho semanas en curar, y probablemente necesitará usar muletas o una silla de ruedas durante este tiempo, hasta que sea posible volver a cargar peso sobre la pierna. En el hospital le indicarán cómo utilizar de forma segura cualquier equipo de movilidad que le proporcionen.

Las fracturas más graves pueden tardar entre tres y seis meses en curarse por completo. Algunas fracturas pueden tardar incluso más, especialmente las abiertas o conminutas.

El hospital puede programar citas periódicas de fisioterapia para ayudarle a mantener o recuperar la fuerza muscular, el movimiento y la flexibilidad. Esto incluirá ejercicios específicos para hacer, antes y después de retirar el yeso. Es importante seguir los consejos del fisioterapeuta para no retrasar su recuperación.

El dolor de la lesión generalmente se detiene antes de que el hueso haya cicatrizado por completo, por lo que debe intentar introducir gradualmente las actividades habituales, especialmente los deportes o el trabajo manual.

No debe conducir con un yeso. Pregunte a su médico cuándo podrá volver a conducir

Complicaciones

Existe el riesgo de que se desarrollen complicaciones antes, durante o después de la cirugía de una pierna rota. Entre ellas están:

  • Daños en músculos, nervios o vasos sanguíneos alrededor de la fractura: esto puede producirse durante la lesión inicial (a menudo causada por un fragmento de hueso roto que esté afilado) o durante la cirugía. Esto puede provocar pérdida de movimiento o sensibilidad, o puede afectar al aporte de sangre a la extremidad.
  • Infección ósea: el riesgo aumenta si se realiza una cirugía o si se trata de una fractura abierta. Esto puede retrasar significativamente el proceso de curación. Los antibióticos pueden ayudar a tratar la infección, pero también puede ser necesaria una cirugía adicional.
  • Síndrome compartimental agudo: se trata de una afección dolorosa y potencialmente grave causada por sangrado o hinchazón dentro de un haz de músculos encerrado (un "compartimento" muscular). Esto puede ocurrir poco después de una fractura, después de que se haya aplicado el yeso o después de la cirugía. Se necesita tratamiento de urgencia mediante un procedimiento quirúrgico llamado fasciotomía de emergencia.

En casos raros, es posible que el hueso no se cure correctamente, lo que significa que puede ser necesaria una operación adicional.

Esto podría deberse a que el hueso no se alineó correctamente durante la cirugía, a intentar poner demasiado peso sobre el hueso antes de que se haya curado, a la naturaleza de la lesión o al tabaquismo.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud