2nd April, 20202 min read

Alimentos que puede congelar (y quizá no lo sepa)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Cuando se trata de distancia social, es importante reducir la frecuencia con la que va al supermercado. Pero si solo debe ir a comprar alimentos una vez cada 1 o 2 semanas, ¿cómo puede asegurarse de tener suficiente leche, frutas y otros alimentos que tienen una vida útil corta?

Puede congelarlos.

¿Sabía que casi todos los alimentos se pueden congelar de forma segura hasta su fecha de caducidad?

Esto incluye:

  • el yogur
  • el queso (excepto los quesos blandos, ya que congelarlos cambia su textura)
  • la leche
  • la carne
  • el pescado
  • los huevos (rompa los huevos crudos en un recipiente de plástico y bátalos antes de congelarlos, o pele y congele los huevos duros)
  • los plátanos: puede pelarlos y envolverlos o colocarlos en un recipiente hermético antes de congelarlos
  • los pasteles, las galletas y otros productos horneados
  • el arroz
  • el pan
  • frutas y verduras
  • tofu

Los alimentos con un alto contenido de agua, como las fresas, los tomates y el tofu, se volverán blandos cuando se descongelen, pero puede utilizarlos para cocinar.

Solo asegúrese de poner todos los alimentos en un recipiente hermético o en bolsas para congelar antes de congelarlos, y descongélelos en la nevera una vez que vaya a utilizarlos.

No debe volver a congelar la carne o el pescado crudos una vez descongelados, pero puede volver a congelarlos si los cocina después de haberlos descongelado.

Esta regla solo cuenta para la carne y el pescado. Todos los demás alimentos crudos congelados deben descongelarse, almacenarse en la nevera hasta un máximo de 24 horas y luego cocinarse o desecharse.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud