12 min read

Accidentes infantiles en el hogar

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Los niños menores de cinco años tienen mayor riesgo de sufrir lesiones en el hogar, y los niños son más propensos a sufrir lesiones que las niñas.

Las quemaduras y escaldaduras son lesiones habituales en los niños pequeños. Muchos niños pequeños también acuden al hospital por atragantamiento con objetos o por sospecha de intoxicación.

Los niños mayores tienen más probabilidades de sufrir fracturas, como una fractura de brazo o muñeca.

Muchos accidentes y muertes en el hogar podrían evitarse. Al identificar y comprender los posibles riesgos potenciales y tomar algunas medidas de seguridad básicas, es posible mantener seguros a sus hijos.

Más información sobre cómo prevenir accidentes y lesiones en el hogar.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al hospital?

Llame a una ambulancia si su hijo:

  • deja de respirar
  • tiene dificultades para respirar, por ejemplo, si la zona situada debajo de la caja torácica parece «hundida»
  • está inconsciente o parece no darse cuenta de lo que está pasando
  • no se despierta
  • tiene una crisis epiléptica por primera vez, incluso si parece recuperarse

Lleve a su hijo al servicio de urgencias más cercano si:

  • tiene fiebre y está letárgico (le falta energía), a pesar de haberle administrado paracetamol o ibuprofeno
  • tiene dificultad para respirar (respiración rápida, jadeo o muchas sibilancias)
  • tiene fuerte dolor abdominal
  • tiene un corte que no deja de sangrar o está abierto
  • tiene una lesión en la pierna o en el brazo, y no puede usar la extremidad
  • ha ingerido veneno o pastillas

Después de un accidente, como una caída desde cierta altura, si no está seguro de si debe mover a su hijo, asegúrese de mantenerlo caliente y luego pida una ambulancia.

¿Cuál es la causa de las lesiones en el hogar?

La mayoría de los accidentes no mortales se deben a caídas desde cierta altura y la mayoría de las muertes ocurren como resultado de incendios.

Un niño puede lesionarse en cualquier lugar de la casa o sus alrededores, pero los lugares donde más accidentes ocurren son la sala de estar o el comedor. Los accidentes más graves se producen en la cocina y en las escaleras.

En todos los hogares hay peligros potenciales, como agua caliente, productos químicos de uso doméstico, chimeneas, y objetos afilados y cortantes. El diseño de algunas viviendas, como las que tienen balcones y escaleras abiertas, también puede facilitar los accidentes.

Los niños pequeños no pueden evaluar los riesgos de estas cosas. Su percepción del entorno que los rodea a menudo es limitada, y su falta de experiencia y desarrollo, así como una mala coordinación y equilibrio, pueden dar lugar a lesiones.

¿Cuándo ocurren los accidentes?

Los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento del día, pero es más probable que ocurran hacia el final de la tarde y las primeras horas de la noche. La mayoría de los niños sufren accidentes durante el verano, los fines de semana y las vacaciones escolares.

Hay una serie de factores que pueden contribuir a las lesiones en el hogar; por ejemplo:

  • distracciones y falta de supervisión
  • cambios en la rutina habitual del niño o ir con prisa
  • vivienda precaria y condiciones de hacinamiento (los accidentes infantiles están estrechamente relacionados con las carencias sociales)
  • no estar familiarizado con el entorno, como cuando está de vacaciones o visitando a amigos o familiares

Prevenir accidentes infantiles en el hogar

Hay varias formas que ayudan a evitar las lesiones infantiles en el hogar, como la supervisión del niño, ser consciente de los riesgos, crear un entorno seguro y utilizar equipos de seguridad.

El desarrollo de su hijo

Los tipos de lesiones infantiles que se producen en el hogar suelen están relacionados con la edad y el nivel de desarrollo del niño. A veces puede resultar difícil para los padres mantenerse al día con las capacidades de sus hijos.

Desde corta edad, los bebés pueden retorcerse, sujetar cosas y rodar. Entre los 6 y 12 meses de edad, es posible que puedan ponerse de pie, sentarse, gatear y llevarse cosas a la boca.

A medida que los niños crecen, pueden caminar y desplazarse, alcanzar cosas que están más arriba, trepar y encontrar objetos ocultos. Con su nueva sensación de libertad y movimiento, los niños pequeños pueden moverse rápidamente y los accidentes pueden ocurrir en cuestión de segundos.

A continuación se describen algunos de los tipos de lesiones que sufren con más frecuencia los bebés y los niños pequeños, y consejos sobre cómo prevenirlos.

Caídas

Las caídas son el tipo de accidente más común en el hogar y representan el 44 % de todas las lesiones infantiles.

Para los bebés, el mayor peligro es rodar hasta caerse por el borde de una mesa, cama o sofá. Los niños pequeños aprenden rápidamente a escalar y explorar, y es muy fácil que se caigan de un mueble, por las escaleras, o por una ventana o balcón.

Es probable que los niños pequeños se caigan y sufran golpes y moretones mientras aprenden a caminar, pero se pueden evitar lesiones graves. A continuación se presentan algunos consejos para evitar las caídas en el hogar.

  • Asegúrese de que su bebé no pueda rodar fuera del cambiador.
  • No coloque una hamaquita o similar sobre una mesa o encimera, ya que podría caerse fácilmente por el borde.
  • Coloque limitadores en las ventanas de las plantas superiores para que no se puedan abrir más de 10 cm.
  • Mantenga las sillas y otros objetos a los que el bebé pueda trepar alejados de ventanas y balcones.
  • Instale puertas de seguridad homologadas según las normas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  • No deje en las escaleras ningún objeto con el que alguien pueda tropezar, y asegúrese de que las escaleras estén suficientemente iluminadas.
  • Asegúrese de que no haya huecos por los que pueda pasar un niño a través de las barandillas en la parte superior de las escaleras. Si los hay y existe el riesgo de que su hijo se caiga o se quede atascado en ellos, cúbralos con tableros.
  • Mantenga las puertas del balcón cerradas con llave para evitar que su hijo salga solo; si tiene barandillas a las que su hijo pueda trepar, cubra los huecos con tableros o coloque una malla de alambre como protección.
  • Fije los muebles y electrodomésticos de cocina a la pared si existe el riesgo de que puedan volcar.

Asfixia y atragantamientos

Los bebés y los niños pequeños pueden tragar, inhalar o atragantarse fácilmente con objetos pequeños como canicas, botones, cacahuetes y juguetes pequeños. Los siguientes pasos pueden ayudar a evitar que esto suceda.

  • Mantenga los objetos pequeños fuera del alcance de los niños pequeños.
  • Elija juguetes diseñados para la edad de su hijo; anime a los niños mayores a que mantengan sus juguetes alejados de su bebé.
  • Tenga cuidado con la ropa con cordones, los colgantes de los collares y las correas de las bolsas; pueden engancharse fácilmente y apretar fuertemente el cuello.
  • Ponga a dormir a su bebé boca arriba en la cuna; no permita que los bebés duerman en una cama de adultos ni en un sofá, y no use almohadas, ya que el bebé podría asfixiarse.
  • Mantenga las bolsas de plástico alejadas de los niños pequeños, ya que podrían cubrirse con ellas la cabeza y asfixiarse.
  • Las bolsas que se utilizan para desechar los pañales sucios también pueden suponer un riesgo: manténgalas fuera del alcance de los bebés y los niños pequeños.
  • Los cordones de las cortinas y de las persianas deben mantenerse cortos y fuera del alcance de los niños.
  • Mantenga a los animales, especialmente a los gatos, fuera de los dormitorios; si se suben a la cuna o a la cama, podrían asfixiar al bebé. Coloque una red sobre el cochecito si es necesario.

Incendios

Los incendios domésticos representan un riesgo importante para los niños. Los niños que juegan con cerillas y mecheros con frecuencia provocan incendios en las casas. Los niños más pequeños a menudo se esconden del peligro y es posible que no los encuentren hasta que sea demasiado tarde.

Los siguientes puntos son precauciones de seguridad importantes para evitar que se inicie un incendio mientras duerme, y asegurarse de que usted y su hijo no inhalen el humo tóxico.

  • Instale detectores de humo en todas las plantas de su hogar.
  • Pruebe las alarmas de humo con regularidad y cambie las baterías cada año. Aún mejor, use alarmas que tengan baterías de 10 años de duración, o que estén conectadas a la red eléctrica directamente o mediante un enchufe.
  • Por la noche, apague todos los artículos eléctricos antes de irse a dormir y cierre todas las puertas para contener un posible incendio.
  • Elabore un plan de escape para su familia y explique a sus hijos lo que deben hacer en caso de incendio. Practique el plan periódicamente.
  • Use siempre un protector contra incendios en una chimenea abierta y asegúrese de que esté fijo a la pared. No se apoye ni cuelgue nada de él.
  • Mantenga las cerillas y mecheros fuera del alcance de los niños.
  • Apague y deseche los cigarrillos con cuidado, especialmente por la noche.

Quemaduras y escaldaduras

Las bebidas calientes causan la mayoría de las quemaduras y escaldaduras en los niños menores de cinco años. La piel de un niño es mucho más sensible que la de un adulto y el agua caliente puede escaldar hasta 15 minutos después de que haya hervido. El agua caliente del baño es la principal causa de quemaduras graves y mortales en los niños pequeños.

Los niños también pueden sufrir quemaduras por hogueras, cocinas, planchas, alisadores y tenazas para el cabello, cigarrillos, cerillas, mecheros y otras superficies calientes.

Los siguientes consejos pueden ayudar a evitar que ocurran estos accidentes.

  • Apague los aparatos calientes inmediatamente después de su uso y, si es posible, colóquelos fuera del alcance de los niños; esto incluye planchas, alisadores de cabello y tenacillas para rizar. Mantenga también el cable fuera del alcance de los niños.
  • Coloque siempre las bebidas calientes fuera del alcance de los niños. Manténgalos alejados de los bordes de mesas y superficies, y no use manteles de los que los niños puedan tirar.
  • No beba nada caliente con un niño en su regazo o en sus brazos.
  • Utilice un hervidor inalámbrico o uno con cable enrollado que pueda mantenerse corto.
  • Use los quemadores traseros de la estufa siempre que sea posible, y mantenga los mangos y asas de ollas y sartenes fuera del borde.
  • Si es posible, mantenga a los niños pequeños fuera de la cocina.
  • Antes de bañar a su bebé o niño, asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente; una buena prueba es introducir primero el codo. Al llenar el baño, añada primero el agua fría y luego el agua caliente. A medida que su hijo crezca, enséñele también a probar la temperatura del agua antes de meterse.

Intoxicación

La mayoría de las lesiones por intoxicación se producen por medicamentos, productos para el hogar y cosméticos.

Los siguientes puntos ayudarán a evitar que su hijo se intoxique.

  • Mantenga todo lo que pueda ser venenoso fuera del alcance de los niños, de preferencia en un armario cerrado con llave; esto incluye todos los medicamentos y pastillas, limpiadores domésticos y productos de jardinería.
  • Use recipientes con tapas a prueba de niños; tenga en cuenta que a los tres años de edad, muchos niños pueden abrir las tapas a prueba de niños, aunque puede llevarles un poco más de tiempo.
  • Mantenga todos los productos químicos peligrosos en sus envases originales; por ejemplo, no guarde el herbicida en una botella de refresco, ya que un niño pequeño podría confundirlo con algo seguro para beber.
  • Deseche con cuidado los medicamentos y productos químicos no deseados.
  • Evite que sus hijos coman plantas u hongos cuando estén al aire libre; algunos son venenosos y pueden ser mortales. Evite comprar plantas que tengan hojas o bayas venenosas.

Lesiones relacionadas con el vidrio

El vidrio puede provocar cortes graves. Cada año, muchos niños terminan en el hospital por heridas causadas por vidrios en el hogar. Otros también se lesionan cuando se rompen vasos y botellas.

  • Use vidrio de seguridad en las partes bajas, por ejemplo, en puertas y ventanas. El vidrio de seguridad es un vidrio reforzado y laminado, que ha pasado pruebas de impacto especialmente diseñadas. El vidrio normal se astilla con más facilidad.
  • Puede hacer que el vidrio existente sea más seguro, aplicando una película de protección contra roturas.
  • Cuando compre muebles que tengan partes de vidrio, asegúrese de que cumpla las normativas de seguridad.
  • Deseche siempre los cristales rotos de forma rápida y segura; envuélvalos en papel de periódico antes de tirarlos a la basura.
  • Si posee un invernadero o una estructura similar para proteger las plantas del frío invernal, asegúrese de que tenga vidrios de seguridad o de que esté cercado para evitar el acceso de los niños.
  • No permita que un niño pequeño sostenga ningún objeto de vidrio o afilado, como tijeras y lápices afilados.

Ahogamiento

Los niños pueden ahogarse en pocos centímetros de agua. Deben estar vigilados en todo momento cuando estén cerca del agua. Asegúrese de lo siguiente:

  • Nunca deje a un bebé o un niño en el baño sin supervisión, ni siquiera por un minuto, esto incluye un bidé.
  • No deje recipientes de líquido sin tapa en la casa.
  • Vacíe las piscinas para niños y guárdelas cuando no las utilice.

Estanques

Casi todos los incidentes en los que un niño se ahoga en un estanque de jardín ocurren cuando se ha descuidado la vigilancia. Siga estos consejos para mantener seguros a sus hijos.

  • De preferencia, llene los estanques del jardín cuando el bebé sea pequeño y antes de que pueda desplazarse solo. Si esto no es posible, los estanques deben estar protegidos con una rejilla rígida o cercados de forma segura.
  • Tenga cuidado cuando sus hijos visiten otros jardines que tengan estanques o lagos cercanos.
  • Si decide mantener un estanque de jardín, asegúrese de vigilar constante y estrechamente a los niños mientras estén en el jardín.
Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud

Qué leer ahora
Trastornos alimentarios: consejos para los padres

Trastornos alimentarios: consejos para los padres

Cómo hablar con su hijo sobre el sexo

Cómo hablar con su hijo sobre el sexo

**Si su hijo hace preguntas sobre el sexo, está listo para recibir respuestas reales. Nunca es demasiado temprano para comenzar a hablar sobre esto: d...
Cómo lidiar con su hijo adolescente

Cómo lidiar con su hijo adolescente

**A muchos padres les resulta desafiante el comportamiento de su hijo o hija adolescente.**