13 min read

Síndrome premenstrual (SPM)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Introducción

El síndrome premenstrual puede tener muchos síntomas distintos, pero los ejemplos más comunes son:

Estos síntomas generalmente mejoran cuando comienza su período y desaparecen unos días después.

Casi todas las mujeres en edad fértil tienen algunos síntomas premenstruales, pero las mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años tienen más probabilidades de experimentar el síndrome premenstrual.

Aproximadamente 1 de cada 20 mujeres tiene síntomas que son lo suficientemente graves como para impedirles llevar una vida normal. Esto suele ser el resultado de un tipo más intenso de síndrome premenstrual conocido como trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Más información sobre los síntomas del SPM.

¿Cuándo debe acudir a su médico?

Debe consultar a su médico si le resulta difícil lidiar con los síntomas del síndrome premenstrual.

Su médico podrá ayudarla a determinar si tiene TDPM, y pueden ofrecerle consejos y tratamiento para controlar los síntomas que está experimentando.

Por qué pasa

No se sabe del todo qué causa exactamente el síndrome premenstrual. Sin embargo, se cree que está relacionado con los cambios en los niveles de hormonas en el cuerpo durante el ciclo menstrual de una mujer.

El hecho de que el síndrome premenstrual mejore durante el embarazo y después de la menopausia, cuando los niveles hormonales son estables, respalda esta teoría.

También se cree que ciertos factores del estilo de vida agravan los síntomas del síndrome premenstrual, que incluyen:

  • falta de ejercicio y sobrepeso
  • el estrés
  • una dieta inadecuada

Más información acerca de las causas del SPM.

Cómo lidiar con los síntomas del síndrome premenstrual

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudarla a controlar el síndrome premenstrual si sus síntomas no son graves. Estos cambios incluyen:

  • una dieta saludable
  • ejercicio regular para mejorar su salud y estado físico
  • aprender técnicas para ayudar a aliviar el estrés
  • seguir un horario de sueño regular

En casos más graves, se pueden recomendar terapia psicológica o medicamentos hormonales.

Lea más sobre el tratamiento del SPM.

Síntomas

Es posible que tenga síntomas del síndrome premenstrual parecidos todos los meses que varían en intensidad, o síntomas ligeramente diferentes cada pocos meses. El SPM tiende a ser diferente para cada mujer.

Los síntomas del síndrome premenstrual generalmente ocurren en el mismo momento de su ciclo menstrual cada mes. Estos síntomas pueden manifestarse hasta dos semanas antes de que comience su período.

Los síntomas generalmente mejoran una vez que ha comenzado su período y desaparecen hasta que su ciclo comienza de nuevo.

Síntomas comunes del síndrome premenstrual

Se han registrado más de 100 síntomas diferentes del síndrome premenstrual. Algunos de los más comunes se enumeran a continuación.

Síntomas físicos

Cualquier enfermedad prolongada (crónica), como el asma o las migrañas, puede empeorar.

Síntomas psicológicos y conductuales

  • cambios de humor
  • sentirse molesta o emocional
  • sentirse irritable o enfadada
  • llorar
  • ansiedad
  • dificultad para concentrarse
  • sentirse confundida y despistada
  • torpeza
  • inquietud
  • cansancio
  • disminución de la autoestima
  • pérdida de la libido (pérdida de interés en el sexo)
  • cambios en el apetito o antojos de comida

Trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

Si bien la mayoría de las mujeres con síndrome premenstrual encuentran sus síntomas incómodos, un pequeño porcentaje tiene síntomas lo suficientemente graves como para impedirles vivir una vida normal.

Este es el resultado de un tipo más intenso de síndrome premenstrual conocido como trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Los síntomas del TDPM son similares a los del síndrome premenstrual, pero son más exagerados y suelen tener más síntomas psicológicos que físicos.

Los síntomas pueden incluir:

  • sentirse desalentada
  • tristeza o depresión persistente
  • sentimientos intensos de ira y ansiedad
  • pérdida de interés en las actividades habituales
  • dormir mucho más o menos de lo habitual
  • baja autoestima
  • tensión e irritabilidad extremas

Como la depresión es un síntoma común del TDPM, es posible que una mujer con TDPM tenga pensamientos suicidas.

El TDPM puede ser particularmente difícil de tratar, ya que puede tener un efecto negativo en su vida diaria y sus relaciones.

¿Cuándo debe acudir a su médico?

Es normal experimentar síntomas leves del síndrome premenstrual en las dos semanas antes de que comience su período. Sin embargo, debe consultar a su médico si los síntomas le dificultan la realización de actividades de la vida diaria.

Es posible que su médico le pida que utilice un diario para anotar cómo se siente cada día antes de su período.

Es posible que deba hacer esto durante al menos dos o tres meses para que su médico pueda detectar cualquier patrón en sus síntomas.

El TDPM solo se diagnostica cuando los síntomas del estado de ánimo afectan seriamente sus relaciones y le impiden desempeñar sus funciones correctamente en el trabajo o la escuela.

Su médico puede derivarlo a un especialista en salud mental para una evaluación y tratamiento adicionales si cree que tiene TDPM.

Causas

Cambios hormonales

Durante su ciclo menstrual, los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona aumentan y disminuyen. Se cree que los cambios hormonales son el factor que más contribuye a muchos de los síntomas del síndrome premenstrual.

El hecho de que el síndrome premenstrual mejore durante el embarazo y después de la menopausia, y cuando los niveles hormonales son estables, respalda esta teoría.

Cambios químicos en el cerebro

También se ha sugerido que los cambios en los niveles hormonales durante el ciclo menstrual pueden afectar los niveles de ciertas sustancias químicas en el cerebro, como la serotonina.

Se sabe que la serotonina ayuda a regular el estado de ánimo y nos ayuda a sentirnos más felices, por lo que una disminución del nivel de serotonina causada por cambios en los niveles hormonales puede explicar los cambios de humor que a menudo se asocian con el síndrome premenstrual.

También puede explicar por qué un tipo de medicamento antidepresivo que aumenta los niveles de serotonina, conocido como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), ayuda a algunas mujeres con SPM.

Factores de estilo de vida

También hay una serie de factores de estilo de vida que pueden aumentar su riesgo de padecer síndrome premenstrual. Estos se describen a continuación.

Peso y ejercicio

Las investigaciones han demostrado que es más probable que sufra SPM si padece de obesidad (tiene un índice de masa corporal superior a 30) y si hace poco ejercicio.

Estrés

Es posible que los síntomas del síndrome premenstrual empeoren a medida que aumentan sus niveles de estrés. Si bien no es una causa directa, el estrés puede agravar los síntomas del síndrome premenstrual.

Obtenga más información sobre cómo lidiar con el estrés.

Dieta

Comer demasiado de algunos alimentos y muy poco de otros también puede contribuir a los síntomas del SPM. Por ejemplo, demasiada comida salada puede contribuir a la hinchazón.

El alcohol y las bebidas con cafeína pueden alterar su estado de ánimo y sus niveles de energía. Los niveles bajos de vitaminas y minerales también pueden empeorar los síntomas del síndrome premenstrual.

Síndrome premenstrual (SPM)

Los tratamientos para el síndrome premenstrual (SPM) pueden ayudarla a controlar sus síntomas para que no interfieran con su vida diaria.

Si su SPM es leve o moderado, es posible que desee realizar cambios en su dieta y estilo de vida antes de recurrir a un tratamiento médico.

Esto se debe a que muchos de los tratamientos médicos pueden tener efectos secundarios que pueden ser peores que los síntomas del síndrome premenstrual.

Cambios en el estilo de vida

Dieta

Los siguientes consejos pueden ayudarla a mantener una dieta saludable y equilibrada, y  a controlar los síntomas del síndrome premenstrual:

  • comer porciones más pequeñas con más frecuencia para ayudar a reducir la hinchazón
  • evitar comer alimentos salados para limitar la hinchazón y la retención de líquidos.
  • beber mucha agua para evitar la deshidratación: la deshidratación puede empeorar los dolores de cabeza y el cansancio.
  • comer muchos carbohidratos complejos, presentes en alimentos como las frutas, las verduras y los cereales integrales
  • comer alimentos ricos en calcio como el queso y la leche para mejorar los síntomas físicos y psicológicos del síndrome premenstrual; si no puede comer productos lácteos, pruebe las alternativas de soja enriquecidas con calcio
  • coma muchas frutas y verduras, que son ricas en vitaminas y minerales y pueden aliviar los síntomas del síndrome premenstrual; intente comer al menos cinco porciones al día
  • Evite la cafeína y el alcohol, que pueden afectar su estado de ánimo y sus niveles de energía.

Fumar

Si fuma, dejar de fumar puede ayudar a reducir los síntomas leves del síndrome premenstrual.

Más información sobre cómo dejar de fumar.

Ejercicio

Si es posible, intente realizar al menos 150 minutos (2 horas y 30 minutos) de actividad aeróbica de intensidad moderada cada semana. Algunos ejemplos de estas actividades incluyen caminar, nadar y montar en bicicleta.

El ejercicio mejora su salud en general y puede ayudar a aliviar la depresión y el cansancio.

Los ejercicios de estiramiento y respiración, como yoga y pilates, pueden ayudarla a dormir mejor y reducir sus niveles de estrés.

Tratamiento

Por ejemplo, los suplementos de calcio, vitamina D, magnesio y agnus castus (una hierba conocida como sauzgatillo) pueden reducir algunos síntomas del síndrome premenstrual.

Sin embargo, muchas de estas terapias y suplementos complementarios no han sido  probados, o su eficacia no ha sido demostrada.

Consulte siempre a su médico antes de tomar cualquier suplemento, ya que tomarlos junto con ciertos medicamentos o en cantidades excesivas puede ser perjudicial.

Si decide seguir un tratamiento complementario, empiece a utilizarlos de uno en uno para que pueda determinar cuál de ellos le conviene más. Vuelva a consultar a su médico si sus síntomas no cambian después de tres meses para que le recomiende otro tratamiento.

Terapia psicológica

Si tiene síntomas psicológicos, como sentirse deprimido o emocional, quizá le resulte útil consultar a un profesional de la salud.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el término que describe un grupo de terapias diseñadas para ayudar a resolver problemas como la ansiedad y la depresión. Un terapeuta cognitivo conductual puede ayudarlo a aprender nuevas formas de controlar algunos de sus síntomas.

Más información sobre la terapia cognitivo-conductual.

Tratamiento médico

Es posible que desee probar un tratamiento médico si los síntomas de su SPM son graves o si tiene un trastorno disfórico premenstrual (TDPM). Sin embargo, no existe un tratamiento único que funcione de la misma manera para todas las personas.

Existen una amplia gama de tratamientos disponibles. Puede que tenga que probar varios antes de encontrar uno que se adapte a sus necesidades. Las distintas opciones disponibles para usted se basarán en sus síntomas, su gravedad y los posibles efectos secundarios del medicamento.

Si le recetan un tratamiento para SPM, es posible que le pidan que anote cualquier cambio en sus síntomas para determinar en qué medida está funcionando el tratamiento. Si el tratamiento no alivia sus síntomas, es posible que le receten una alternativa.

Los tratamientos médicos para el síndrome premenstrual incluyen:

  • analgésicos
  • la píldora anticonceptiva oral combinada
  • parches e implantes que solo contienen estrógeno
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)
  • análogos de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH)

Se describen con más detalle a continuación.

Calmantes

Los analgésicos, como el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroides (AINE), pueden aliviar algunos de los síntomas dolorosos del síndrome premenstrual, como:

  • calambres en el estómago
  • dolores de cabeza
  • dolor muscular y dolor articular

Estos medicamentos están disponibles sin receta médica, así que asegúrese de leer las indicaciones del fabricante antes de tomarlos. Los niños menores de 16 años no deben tomar aspirina y las personas con asma no deben tomar ibuprofeno.

Píldoras anticonceptivas orales

Además de prevenir el embarazo, la píldora anticonceptiva combinada puede ayudar a mejorar los síntomas del síndrome premenstrual en algunas mujeres al prevenir la ovulación (cuando se libera un óvulo de los ovarios).

En particular, se ha demostrado que las píldoras anticonceptivas más recientes que contienen ciertas versiones de la hormona progestágeno, como la píldora Yasmin, son eficaces para tratar algunos síntomas del síndrome premenstrual e incluso pueden ser eficaces para mejorar los síntomas del TDPM.

Sin embargo, las píldoras anticonceptivas no ayudan a todas las mujeres y pueden tener efectos secundarios similares a los síntomas del SPM, como dolor en los senos o depresión.

Parches e implantes que contienen solamente estrógeno

Al igual que las píldoras anticonceptivas combinadas, los parches e implantes que solamente contiene estrógeno pueden ayudar a mejorar algunos síntomas del SPM al prevenir la ovulación. Sin embargo, generalmente solo se usan para tratar el SPM bajo la supervisión de un ginecólogo.

A menos que se haya sometido a una histerectomía (extracción de la matriz), los parches e implantes de estrógeno también deben combinarse con una dosis baja de la hormona progestágeno.

Esto es para reducir el riesgo de que se produzca un crecimiento excesivo del revestimiento del útero (hiperplasia endometrial), que puede convertirse en cáncer de útero. Esta hormona puede administrarse en forma de píldoras de progestágeno o mediante un sistema intrauterino liberador de progestágeno (SIU).

Los efectos secundarios del uso de un parche de estrógeno pueden incluir irritación de la piel, picazón y dolor, y la dosis adicional de progestágeno puede tener efectos secundarios similares a los síntomas del SPM

Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden ser el tratamiento más eficaz si padece un síndrome premenstrual grave o TDPM.

Los ISRS, como la fluoxetina y la sertralina, son antidepresivos que se pueden tomar a diario para aliviar el cansancio, los antojos de alimentos y los problemas de sueño, y combatir la depresión.

Sin embargo, los ISRS también pueden tener efectos secundarios negativos que podrían superar sus beneficios, como:

Análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH)

Los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) son hormonas sintéticas que crean una menopausia temporal y detienen los períodos al bloquear la producción de estrógeno y progesterona. Se administran en forma de inyección.

Los análogos de GnRH solo deben usarse en mujeres con síndrome premenstrual grave cuando ninguno de los demás tratamientos haya tenido efecto. A menudo tienen efectos secundarios como:

  • sofocos
  • sequedad vaginal
  • pérdida de libido
  • osteoporosis (debilitamiento de los huesos)

Si este tratamiento no se combina con ningún otro, solamente debe seguirse durante un máximo de seis meses.

Si los análogos de GnRH se usan durante más tiempo, se le recomendará que empiece una terapia de reemplazo hormonal (TRH) para reducir las complicaciones de la menopausia como la osteoporosis.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud