7 min read

Olor corporal

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

El sudor en sí no huele. El olor desagradable se debe a la presencia de bacterias en la piel que descomponen el sudor en ácidos.

Glándulas sudoríparas

Hay 3-4 millones de glándulas sudoríparas en el cuerpo humano. Existen dos tipos de glándulas sudoríparas:

  • Glándulas ecrinas, presentes en toda la superficie de la piel, que regulan la temperatura corporal al enfriar la piel con sudor cuando hace calor.
  • glándulas apocrinas: se encuentran principalmente en áreas vellosas del cuerpo, como las axilas y el área genital; Las glándulas apocrinas se desarrollan durante la pubertad y liberan sustancias químicas perfumadas llamadas feromonas.

El sudor producido por las glándulas ecrinas suele ser inodoro, aunque puede oler si las bacterias empiezan a degradarlo.

También puede adquirir un olor desagradable si consume ciertos alimentos y bebidas, como ajo, especias y alcohol, así como algunos tipos de medicamentos, como los antidepresivos.

Sin embargo, son las glándulas apocrinas las principales responsables del olor corporal porque el sudor que producen contiene altos niveles de proteínas, difíciles de descomponer por las bacterias.

Las personas que sudan excesivamente por las glándulas apocrinas, o que tienen muchas bacterias en la piel, tienden a tener peor olor corporal.

¿Quién tiene olor corporal?

Cualquiera que haya alcanzado la pubertad (momento en el que se desarrollan las glándulas sudoríparas apocrinas) puede producir olor corporal. Como los hombres tienden a sudar más que las mujeres, es más probable que tengan olor corporal.

Las cosas que pueden empeorar el olor corporal incluyen:

  • tener sobrepeso
  • comer alimentos copiosos o picantes
  • ciertas condiciones médicas, como la diabetes

Controlar el olor corporal

La mejor manera de evitar el olor corporal es mantener limpias y libres de bacterias las áreas propensas a sudar.

Utilice jabón para lavarse todos los días, prestando especial atención a las zonas que más sudan, como las axilas, la zona genital y los pies. El lavado elimina el sudor y reduce la cantidad de bacterias en la piel.

También es eficaz cambiarse la ropa y los calcetines con regularidad. Debe lavar su ropa con regularidad.

Usar un antitranspirante o desodorante a diario también ayudará a prevenir el mal olor corporal. Los antitranspirantes actúan reduciendo la cantidad de sudor que produce su cuerpo. Los desodorantes usan perfume para enmascarar el olor a sudor.

Afeitarse las axilas con regularidad también puede ayudar a reducir el olor corporal. El vello de las axilas atrapa el sudor y el olor, y proporciona las condiciones ideales para que las bacterias se multipliquen.

En casos graves de olor corporal, la cirugía o el tratamiento con toxina botulínica son posibles opciones.

Más información acerca decómo tratar el olor corporal.

Tratamiento de olores corporales

La sudoración excesiva y el olor corporal es un problema desagradable que puede afectar la confianza y la autoestima de una persona.

Los problemas de olor corporal generalmente puede tratarse de las siguientes maneras:

  • deshaciéndose del exceso de bacterias de la piel, que son responsables del olor
  • manteniendo la piel en la zona afectada (generalmente las axilas) limpia y seca

Consejos de higiene y cuidado

Sus axilas contienen una gran cantidad de glándulas apocrinas, que son las encargadas de producir el olor corporal. Mantener las axilas limpias y libres de bacterias le ayudará a mantener el olor bajo control.

  • Tome un baño o una ducha tibia una vez al día. Esto contribuirá a eliminar las bacterias de su piel. En los días calurosos, es posible que deba bañarse o ducharse dos veces al día.
  • Lávese bien las axilas con un jabón antibacteriano.
  • Use un desodorante o un antitranspirante después de bañarse o ducharse.
  • Afeitarse las axilas con regularidad permitirá que el sudor se evapore más rápido, de manera que las bacterias tendrán menos tiempo para descomponerlo.
  • Use fibras naturales, como la lana, la seda o el algodón. Este tipo de tejidos permite que su piel respire, lo que significa que su sudor se evaporará más rápido.
  • Use ropa limpia y asegúrese de lavar su ropa con regularidad.
  • Limite su consumo de alimentos picantes, como el curry o el ajo, porque pueden hacer que su sudor huela. Las pruebas también sugieren que comer mucha carne roja tiende a empeorar el olor corporal.

Cloruro de aluminio

El cloruro de aluminio es el ingrediente activo de la mayoría de los antitranspirantes. Ayuda a prevenir la producción de sudor.

Si los consejos de cuidado personal mencionados anteriormente no mejoran su olor corporal, es posible que necesite un antitranspirante más fuerte que contenga más cloruro de aluminio.

Su médico o farmacéutico puede recomendarle un producto adecuado y aconsejarle con qué frecuencia debe usarlo.

Las soluciones de cloruro de aluminio generalmente se aplican todas las noches antes de acostarse y se lavan por la mañana. Esto se debe a que no sudamos mientras dormimos, por lo que la solución puede filtrarse en las glándulas sudoríparas y bloquearlas. Esto reduce la cantidad de sudor al día siguiente.

A medida que la solución de cloruro de aluminio comienza a hacer efecto, puede usarla con menos frecuencia (cada dos noches o una o dos veces por semana).

Cirugía

La cirugía es una posible solución para los casos graves de olor corporal que no se pueden tratar con medidas de cuidado personal y productos de venta libre.

Este tipo de cirugía consiste en extirpar una pequeña zona de piel de la axila y el tejido que se encuentra justo debajo. Esto eliminará las glándulas sudoríparas más problemáticas.

También es posible extraer las glándulas sudoríparas de las capas más profundas de la piel mediante una liposucción (una técnica que se utiliza a menudo para eliminar la grasa corporal no deseada).

Otra opción es un tipo de cirugía llamada simpatectomía torácica endoscópica (STE), que utiliza la cirugía de ojo de cerradura para destruir los nervios que controlan la sudoración.

Durante la STE, el cirujano hará dos o tres pequeñas incisiones debajo de cada brazo. Se insertará una pequeña cámara (endoscopio) a través de una de las incisiones para que el cirujano pueda ver el interior de su axila en un monitor.

El cirujano insertará pequeñas herramientas quirúrgicas a través de las otras incisiones, lo que les permitirá cortar los nervios. Como alternativa, puede utilizarse un electrodo delgado que emite una corriente eléctrica para destruir los nervios.

Los riesgos asociados con la STE pueden incluir daño a las arterias o nervios cercanos y sudoración compensatoria (aumento de la sudoración en otras zonas del cuerpo). Debe consultar todos los riesgos del procedimiento con su cirujano.

Lea más sobre cómo se trata la sudoración excesiva.

Toxina botulínica

La [toxina botulínica], a menudo conocida como Botox, es otro posible tratamiento para las personas con sudoración excesiva en las axilas.

La toxina botulínica es una potente proteína que se puede usar de manera segura en dosis minúsculas. Se administran alrededor de 12 a 20 inyecciones de toxina botulínica en las zonas afectadas del cuerpo, como las axilas, las manos, los pies o la cara.

La toxina actúa bloqueando las señales del cerebro a las glándulas sudoríparas, reduciendo la cantidad de sudor que se produce. El procedimiento dura entre 30 y 45 minutos y los efectos de la toxina botulínica suelen durar de 2 a 8 meses. Pasado este periodo, será necesario un tratamiento adicional. Es posible que deba visitar una clínica cosmética privada para recibir tratamiento. Los precios pueden variar, dependiendo de la zona del cuerpo a tratar. Asegúrese de averiguar el precio antes de comenzar el tratamiento.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud