Eccema en niños: Siete consejos para detener la picazón

3 min read

Obtenga un diagnóstico de eccema

Si cree que su bebé o su hijo sufre de

eccema
, consulte a su médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados. Si fuera necesario, su hijo podrá ser derivado a un dermatólogo.

No intente tratar el eccema usted mismo. Cada caso puede precisar un tratamiento diferente, que generalmente incluye una combinación de cremas y pomadas hidratantes (

emolientes
) y
corticoesteroides
.

Si su piel se enrojece y comienza a supurar líquido, puede estar infectada; en tal caso consulte a su médico de inmediato para recibir

antibióticos
.

Establezca una rutina para acostar a su hijo

Los niños con eccema a menudo relacionan dormir con un problema, ya que su piel puede calentarse y picar más por la noche. Mantenga su dormitorio fresco y use sábanas de algodón o un edredón ligero de fibras naturales.

Aplique la crema hidratante al menos 20 minutos antes de acostarse para permitir que se absorba. Mantenga a las mascotas fuera del dormitorio, ya que los perros y los gatos pueden empeorar el eccema.

Su médico o farmacéutico puede recomendarle un antihistamínico sedante adecuado que ayude a su hijo a dormir durante un brote especialmente grave de los síntomas.

Evite los jabones, champús y aceites de baño fuertes

El jabón y el baño de espuma pueden empeorar el eccema, al igual que lavar a su hijo con demasiada frecuencia.

Bañe a su bebé con agua tibia, no caliente, y use jabones, champú y aceite de baño sin fragancia. Su farmacéutico o médico puede aconsejarle sobre los productos a comprar.

Use mucha crema hidratante

La piel seca está más expuesta a resentirse o infectarse con bacterias o virus. Aplique cremas hidratantes en su hijo según las indicaciones de su médico para que la piel afectada por el eccema se mantenga lo más suave y húmeda posible. También ayudará evitar los jabones fuertes que resecan la piel.

Lea más sobre

productos hidratantes y cómo aplicarlos en un niño con eccema
.

Ayude a su hijo a dejar de rascarse

Uno de los mayores problemas con el eccema infantil es la necesidad de rascarse la piel que pica, que luego puede sangrar o infectarse.

Observe si su hijo se rasca en ciertos momentos del día, por ejemplo, mientras ve la televisión, y trate de enseñarle a hacer otra cosa en su lugar, como sujetar su brazo con fuerza.

Felicítelo por no rascarse, o incluso use una tabla de recompensas. Mantenga sus uñas cortas.

Las mallas, los chalecos y / o los vendajes de algodón pueden ayudar a mantener la crema en la piel y a evitar que su hijo se rasque.

Revise la dieta de su hijo

El eccema del bebé generalmente comienza sobre la edad de seis meses. En aproximadamente el 10% de los casos se desencadena por los alimentos, como la leche, los huevos, los cítricos, el chocolate, los cacahuetes y los colorantes.

Si sospecha que un alimento le causa el eccema a su hijo, es importante que consulte con su médico antes de privarlo del alimento, para asegurarse de que su hijo mantenga una dieta equilibrada.

Leer más sobre alergias e intolerancias alimentarias.

Mantenga a su hijo fresco

El calor puede hacer que la piel le pique más; por ello, trate de mantener a su hijo lo más fresco posible en ropa holgada después de correr o practicar deportes.

Si ha estado nadando, dúchelo bien, ya que el cloro de la piscina puede irritar la piel.

Lea más sobre el eccema y cómo tratarlo
.

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud