17 min read

Hiperhidrosis (sudoración excesiva)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

En este artículo

La sudoración excesiva no suele representar una amenaza grave para la salud de una persona, pero puede resultar vergonzosa y angustiosa. Su inconveniencia también puede tener un impacto negativo en su calidad de vida.

No existe una forma establecida de definir la sudoración excesiva, pero si la sudoración interfiere con su vida diaria y sus actividades normales, es posible que tenga hiperhidrosis. Obtenga más información sobre los síntomas de la hiperhidrosis.

Muchas personas que padecen de esta afección se sienten demasiado avergonzadas como para buscar ayuda médica, o creen que no se puede hacer nada para mejorar sus síntomas. Sin embargo, hay ayuda disponible.

Cuándo debe acudir al médico

Visite a su médico si siente que su sudoración interfiere con sus actividades diarias.

Si de repente comienza a sudar excesivamente, visite a su médico para que pueda determinar la causa de su sudoración.

También es recomendable que consulte a su médico si tiene sudores nocturnos, ya que a veces puede ser síntoma de una enfermedad más grave.

Tratamiento

La sudoración excesiva puede ser difícil de tratar y puede llevar un tiempo encontrar el tratamiento adecuado para usted.

Los médicos generalmente recomiendan comenzar con el tratamiento menos invasivo, como los antitranspirantes. Si esto no funciona, pasará a otros tratamientos como medicamentos para bloquear la función de las glándulas sudoríparas y cirugía.

La mayoría de las personas experimentan una mejora significativa de sus síntomas con el tiempo.

Obtenga más información sobre el tratamiento de la hiperhidrosis.

Tipos de hiperhidrosis

La hiperhidrosis puede:

  • afectar solamente a ciertas partes del cuerpo, más comúnmente las axilas, las manos, los pies o la cara; esto se conoce como hiperhidrosis focal
  • afectar a todo el cuerpo, conocido como hiperhidrosis generalizada

La mayoría de los casos de hiperhidrosis generalizada tienen una causa subyacente, como:

  • puede ser un efecto secundario de la toma de ciertos medicamentos
  • puede estar relacionado con otra afección, como una glándula tiroides hiperactiva.

Los médicos pueden referirse a esto como hiperhidrosis secundaria.

La mayoría de los casos de hiperhidrosis focal no tienen una causa obvia, aunque muchos expertos creen que puede deberse a problemas del sistema nervioso. Los médicos a veces se refieren a esto como hiperhidrosis primaria.

Obtenga más información sobre las causas de la hiperhidrosis.

¿A quiénes afecta?

La hiperhidrosis es una afección común.

La hiperhidrosis primaria generalmente comienza durante la niñez y empeora después de la pubertad. Los hombres y las mujeres se ven igualmente afectados por la enfermedad.

La hiperhidrosis secundaria puede comenzar a cualquier edad.

La hiperhidrosis puede ser una afección muy molesta y, a veces, agobiante para quien la sufre. Las personas con esta afección pueden experimentar sentimientos de depresión y ansiedad.

Síntomas de hiperhidrosis

La hiperhidrosis se define como sudar más de lo necesario para regular la temperatura corporal.

En los casos de hiperhidrosis focal (donde solo se ven afectadas ciertas partes del cuerpo), las partes más comunes del cuerpo que se ven afectadas son:

  • axilas
  • las palmas de las manos
  • las plantas de los pies
  • la cara y el pecho

En algunas personas, es posible que solamente una zona del cuerpo se vea afectada por hiperhidrosis, mientras que en otras son varias zonas las que pueden verse afectadas. Ambos lados del cuerpo suelen verse afectados por igual, por ejemplo, ambos pies o ambas manos.

La mayoría de las personas con hiperhidrosis focal tienen al menos un episodio de sudoración excesiva a la semana. La frecuencia de sudoración en personas con hiperhidrosis secundaria (en la que la afección tiene una causa subyacente) dependerá de cuál sea la causa subyacente.

No existen pautas para determinar qué constituye la «sudoración normal», pero si siente que suda excesivamente y ha comenzado a interferir con sus actividades diarias y su vida social, es posible que tenga hiperhidrosis.

Por ejemplo, puede tener hiperhidrosis si:

  • Es reacio a darle la mano a alguien o tener otro tipo de contacto físico debido a que se siente cohibido por su sudoración.
  • Es reacio a participar en actividades, como bailar o hacer ejercicio, por temor a que empeoren la sudoración.
  • Observa que la sudoración excesiva interfiere con su trabajo; por ejemplo, tiene dificultades para sostener herramientas o usar el teclado de un ordenador.
  • Tiene problemas para llevar a cabo actividades diarias normales, como conducir.
  • Su intento de lidiar con la sudoración requiere una cantidad significativa de tiempo; por ejemplo, debe ducharse con frecuencia todos los días y cambiarse de ropa dos o tres veces al día.
  •  Se vuelve retraído socialmente y cohibido.

Causas de la hiperhidrosis

Hiperhidrosis primaria

La mayoría de los expertos creen que la hiperhidrosis primaria se debe a problemas del sistema nervioso simpático.

El sistema nervioso simpático

El sistema nervioso simpático controla la mayoría de las funciones de su cuerpo que no requieren un pensamiento consciente, como el tránsito de los alimentos a través del cuerpo y el movimiento de la orina desde los riñones hacia la vejiga.

El sistema nervioso simpático usa el sudor como un termostato. Si percibe que tiene demasiado calor, enviará una señal desde su cerebro a las millones de glándulas sudoríparas de su cuerpo para que produzcan sudor. El sudor enfría su piel y reduce la temperatura de su cuerpo.

Las glándulas sudoríparas, conocidas como glándulas ecrinas, parecen estar involucradas en la hiperhidrosis. Las glándulas ecrinas están presentes en mayor cantidad en las axilas, las manos, los pies y la cara, lo que puede explicar por qué estas áreas a menudo se ven afectadas por la hiperhidrosis.

Se cree que en los casos de hiperhidrosis primaria, existe un problema con la parte del cerebro que regula el proceso de sudoración, lo que hace que el cerebro envíe señales a las glándulas ecrinas, aunque no haya necesidad de enfriar el cuerpo.

Hiperhidrosis en familias

Los casos de hiperhidrosis primaria pueden ser hereditarios, y 1 de cada 4 de todos los afectados tiene un pariente cercano que fue (o se ve actualmente) afectado por esta afección. Esto sugeriría que, en estos casos, el motivo es una mutación genética.

Una mutación genética consiste en que las instrucciones que contienen las células vivas se mezclan de alguna manera, lo que puede interrumpir el funcionamiento normal del cuerpo. Algunas mutaciones genéticas pueden transmitirse de padres a hijos.

Consulte la sección sobre Genética de nuestra Biblioteca de salud para obtener más información sobre las mutaciones.

Hiperhidrosis secundaria

Las causas comunes de hiperhidrosis secundaria (en la que hay una causa subyacente) incluyen:

  • menopausia: cuando la menstruación de una mujer se detiene, generalmente alrededor de los 52 años
  • glándula tiroides hiperactiva
  • emborracharse con alcohol o «drogado», en especial si se hace uso de estimulantes como la cocaína o el éxtasis
  • abstinencia del alcohol o las drogas (en personas que han desarrollado una adicción a estas sustancias)

Algunos tipos de medicamentos también pueden causar sudoración excesiva en algunas personas. Por ejemplo:

  • antidepresivos, en particular, un antidepresivo llamado venlafaxina
  • tamoxifeno, que a menudo se usa para tratar el cáncer de mama
  • antagonista de la hormona liberadora de gonadotropina, que se usa para tratar la infertilidad en mujeres y el cáncer de próstata en hombres

Las causas menos comunes de hiperhidrosis secundaria incluyen:

  • algunos tipos de infección, como el VIH o la tuberculosis
  • Enfermedad de Parkinson: una afección que afecta la forma en que el cerebro coordina los movimientos corporales.
  • trastornos que se desarrollan dentro de las células sanguíneas o la médula ósea, como la leucemia o el linfoma (ambos son cánceres de los glóbulos blancos)

Diagnóstico de la hiperhidrosis

Si suda en exceso, es probable que su médico le recomiende hacerse un análisis de sangre y orina para ayudar a determinar si existe una afección médica subyacente que la esté causando.

Su médico le preguntará sobre el patrón de sus síntomas, como si suda por la noche, lo cual es inusual en casos de hiperhidrosis primaria (donde no hay una causa obvia), y si su sudoración solo afecta una parte específica de su cuerpo (focal) o todo su cuerpo (generalizada).

Por lo general, la hiperhidrosis focal no tiene una causa subyacente (hiperhidrosis primaria), mientras que la hiperhidrosis generalizada o secundaria tiende a ocurrir como resultado de otra afección médica subyacente.

Generalmente se puede realizar un diagnóstico seguro de hiperhidrosis primaria si:

  • No se ha detectado ninguna causa subyacente.
  • Tiene al menos un episodio de sudoración excesiva a la semana.
  • Solo se ven afectadas partes específicas de su cuerpo (en lugar de todo su cuerpo).
  • Ambas partes del cuerpo afectadas, como ambas axilas o ambas manos, están excesivamente sudorosas.
  • No tiene sudores nocturnos.

Tratamiento de la hiperhidrosis

Cambios en el estilo de vida

Cambiar su estilo de vida y sus actividades diarias no curará la hiperhidrosis primaria, pero puede mejorar sus síntomas y hacer que se sienta más seguro de sí mismo.

Los consejos que se enumeran a continuación pueden ayudar a mejorar sus síntomas.

  • Evite los factores conocidos que empeoran la sudoración, como las comidas picantes y el alcohol.
  • Utilice un aerosol antitranspirante con frecuencia, en lugar de desodorantes.
  • Evite usar ropa ajustada y que limite el movimiento, y fibras artificiales, como el nailon.
  • Usar ropa blanca o negra puede ayudar a minimizar los signos de sudoración.
  • Los protectores de axilas pueden ayudar a absorber el sudor excesivo y proteger su ropa.
  • Use calcetines que absorban la humedad, como calcetines gruesos y suaves hechos de fibras naturales o calcetines deportivos diseñados para absorber la humedad. Evite usar calcetines hechos con materiales sintéticos (artificiales) y cámbiese los calcetines al menos dos veces al día.
  • Compre zapatos que estén hechos de cuero, tela o malla, en lugar de material sintético.

Antitranspirante con receta

Si no consigue controlar su sudoración con un antitranspirante normal, su médico puede recetarle uno más potente. El cloruro de aluminio se usa a menudo para tratar la hiperhidrosis y actúa taponando las glándulas sudoríparas.

Deberá aplicar cloruro de aluminio por la noche justo antes de irse a dormir. Para evitar la irritación, asegúrese de que la zona de la piel donde lo aplica esté seca antes de la aplicación. Tendrá que lavarse para eliminar el cloruro de aluminio por la mañana.

No se recomienda que se aplique cloruro de aluminio en la cara, ya que puede causar irritaciones graves en los ojos.

El efecto secundario más común del cloruro de aluminio es una leve irritación de la piel o picazón y hormigueo en el lugar donde se aplica. Sin embargo, estos tipos de efectos secundarios deberían pasar rápidamente.

Si los cambios en el estilo de vida y los antitranspirantes recetados no controlan sus síntomas, su médico debe derivarlo a un dermatólogo (un especialista en el tratamiento de afecciones de la piel). Esto se debe a que es posible que necesite acceso a tratamientos adicionales que su médico no podrá brindarle, como la iontoforesis, toxina botulínica o cirugía (ver más abajo).

Iontoforesis

La iontoforesis es un tratamiento eficaz si tiene sudoración excesiva que afecta a manos y pies. También se puede utilizar para tratar las axilas, aunque suele ser menos eficaz.

Si sus manos y pies necesitan tratamiento, tendrá que colocarlos en un recipiente con agua y una corriente eléctrica débil pasará a través del agua.

Si sus axilas necesitan tratamiento, se coloca una almohadilla de contacto húmeda contra cada axila y luego se pasa una corriente a través de la almohadilla.

Se cree que la corriente ayuda a bloquear las glándulas sudoríparas.

El tratamiento no es doloroso, pero la corriente eléctrica puede provocar una leve molestia e irritación cutánea de corta duración.

Cada sesión de iontoforesis dura entre 20 y 30 minutos y, por lo general, necesitará de dos a cuatro sesiones por semana. Sus síntomas deberían comenzar a mejorar después de una semana o dos, tras lo cual se requerirá un tratamiento adicional en intervalos de una a cuatro semanas, dependiendo de la gravedad de sus síntomas.

La iontoforesis ha demostrado ser eficaz en un porcentaje entre el 80 y el 90 % de los casos. Sin embargo, deberá visitar regularmente la clínica dermatológica de su hospital local para recibir tratamiento. Alternativamente, también están disponibles equipos de iontoforesis que puede usar en casa, con un precio de alrededor de 600 €.

Toxina botulínica

La toxina botulínica es un tratamiento relativamente nuevo para las personas con hiperhidrosis. La toxina botulínica es una potente proteína que se puede usar de manera segura en dosis minúsculas. Se administran alrededor de 12 a 20 inyecciones de toxina botulínica en las áreas afectadas del cuerpo, como las axilas, las manos, los pies o la cara.

El procedimiento dura entre 30 y 45 minutos. La toxina actúa bloqueando las señales del cerebro a las glándulas sudoríparas, reduciendo la cantidad de sudor que se produce.

Actualmente, la sanidad pública no cubre el tratamiento de la hiperhidrosis con toxina botulínica y muchas personas solo pueden acceder al tratamiento acudiendo a una clínica privada. El coste del tratamiento privado dependerá de qué parte del cuerpo necesite tratamiento.

Los efectos de la toxina botulínica suelen durar de dos a ocho meses, después de lo cual se necesitará un tratamiento adicional.

Cirugía

La simpatectomía torácica asistida por video (STAV) es el tipo de cirugía más utilizado para tratar la hiperhidrosis. La STAV suele recomendarse para tratar casos de hiperhidrosis que no han respondido a otros tipos de tratamiento.

Durante el procedimiento, un cirujano hará dos pequeñas incisiones en el costado de su pecho y extraerá parte del tejido nervioso que va desde su sistema nervioso simpático hasta las glándulas sudoríparas afectadas.

La STAV se puede emplear para tratar la sudoración excesiva de axilas, cara y manos. Sin embargo, no se recomienda para tratar la sudoración excesiva de los pies porque la operación conlleva el riesgo de causar una disfunción sexual permanente, como impotencia. Esto se debe a que dañar la parte del sistema nervioso simpático que recorre la espalda y va hacia las piernas también podría dañar los nervios que están conectados a los genitales.

Hasta ahora, se ha logrado un cierto éxito en el tratamiento de la hiperhidrosis con la STAV. Sin embargo, la operación conlleva un riesgo significativo de efectos secundarios asociados, como se describe a continuación.

El efecto secundario más común de la STAV es la sudoración excesiva en otra parte del cuerpo, generalmente la parte inferior de la espalda o la parte superior de los muslos. Esto se conoce como sudoración compensatoria.

Se cree que casi todas las personas que se someten a la SATV experimentarán algún grado de sudoración compensatoria leve. Sin embargo, se estima que 1 de cada 20 personas desarrollará una forma más grave de sudoración compensatoria. Es más probable que esto suceda si tiene obsesidad.

Otros efectos secundarios de la SATV incluyen:

  • sudoración de la cara y el cuello después de ingerir alimentos: esto se conoce como sudoración gustativa y se cree que afecta a aproximadamente 1 de cada 20 personas
  • sudoración fantasma: un efecto secundario inusual en el que una persona siente que está a punto de comenzar a sudar pero nunca lo hace (esto afecta a poco menos de la mitad de las personas que se someeten a SATV, y generalmente mejora con el tiempo)
  • mayor sensibilidad al frío
  • manos secas
  • cambios en el sabor de las cosas

La frecuencia con la que se producen los últimos tres efectos secundarios enumerados anteriormente no está clara, ya que existen grandes variaciones en los casos registrados.

Es mucho menos común que surjan complicaciones como resultado de someterse a SATV. Sin embargo, una de las posibles complicaciones se conoce como síndrome de Homer. Este trastorno afecta un lado de la cara y provoca la caída del párpado superior, lo que a veces puede dificultar la apertura del ojo. Además, la mitad afectada de la cara no puede sudar.

El síndrome de Homer es provocado por un daño accidental al sistema nervioso, que puede ser irreparable. Se cree que las personas que se someten al procedimiento SATV tienen una probabilidad de 1 en 250 de desarrollar el síndrome de Homer después de la cirugía.

Otras complicaciones de la SATV pueden incluir:

  • Bolsas de aire que quedan atrapadas entre las capas del pulmón, lo que puede causar dolor en el pecho y dificultad para respirar. Esto se conoce como neumotórax y generalmente se resuelve sin necesidad de tratamiento. Si se requiere tratamiento, se puede insertar un tubo en el pulmón para extraer el aire.
  • Infección postoperatoria: una complicación poco común que ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 casos.

Complicaciones de la hiperhidrosis

Las complicaciones de la hiperhidrosis pueden incluir un mayor riesgo de infecciones por hongos, afecciones de la piel y olor corporal. Algunas personas también pueden verse afectadas emocionalmente.

Infecciones por hongos

Las personas que tienen hiperhidrosis tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones por hongos, particularmente en la zona de los pies. El sudor excesivo combinado con calcetines y zapatos crea un ambiente cálido y húmedo. Esto proporciona un entorno ideal para que los hongos proliferen.

Las dos infecciones fúngicas más comunes que afectan a las personas con hiperhidrosis son:

  • Infección por hongos en las uñas, que hace que las uñas afectadas se decoloren y se vuelvan quebradizas.
  • Pie de atleta, que generalmente afecta a la piel entre los dedos de los pies, haciendo que se enrojezcan, se agrieten y piquen

Las infecciones por hongos se pueden tratar con cremas antimicóticas. Los casos más graves pueden requerir comprimidos o cápsulas antimicóticas.

Afecciones de la piel

El sudor excesivo también puede hacerlo más vulnerable a ciertas afecciones de la piel, como pueden ser:

  • Verrugas: bultos pequeños y ásperos en la piel causados por el VPH.
  • Eccema: una afección de la piel que hace que la piel se enrojezca, pique, se seque y se agriete (la sudoración no causa el eccema, pero puede empeorarlo)
  • Forúnculos: protuberancias de un color rojo amarillento que sobresalen de la piel y que pueden desarrollarse cuando un folículo piloso se infecta

Olor corporal

Las glándulas sudoríparas apocrinas, que generalmente no se ven afectadas por la hiperhidrosis, son las responsables de producir la mayor parte del sudor de olor desagradable asociado con el olor corporal. El sudor que se asocia con la hiperhidrosis generalmente es producido por las glándulas ecrinas y no huele.

Sin embargo, si se permite que las bacterias descompongan el sudor, éste puede adquirir un olor desagradable. Comer alimentos picantes y beber alcohol también puede hacer que el sudor secretado por las glándulas ecrinas huela. Esto se puede prevenir o aliviar siguiendo los consejos que le hemos proporcionado sobre cambios en su estilo de vida, como el uso frecuente de aerosol antitranspirante y el uso de protectores de axilas para absorber el sudor. Consulte la página de tratamiento de la hiperhidrosis para obtener más información.

Impacto emocional

Vivir con hiperhidrosis puede acarrear un impacto emocional grave. Las investigaciones han demostrado que más de la mitad de las personas que padecen la afección declararon sentirse sentirse infelices y, en algunos casos, deprimidas. Los signos que indican que podría estar deprimido incluyen:

  • haberse sentido decaído, deprimido o desesperado durante el último mes
  • haber experimentado poco interés o disfrute en las cosas durante el último mes

Es importante no descuidar su salud mental, ya que podría desencadenar efectos adversos correspondientes en su salud física. Concierte una cita con su médico si cree que puede estar deprimido.

Existen varios tratamientos efectivos disponibles para la depresión, incluidas las terapias de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) y los medicamentos antidepresivos.

Lea sobre la depresión o visite [Moodzone] para obtener más información y consejos sobre el estrés, la ansiedad y la depresión.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud