30th October, 201810 min read

Cómo prevenir las infecciones del tracto urinario (vías urinarias) (ITU)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Una infección del tracto urinario (ITU) es una infección en las vías urinarias. El tracto urinario es el sistema de drenaje del cuerpo. Los desechos y los fluidos sobrantes se eliminan en forma de orina.

Las ITU pueden producirse en diferentes partes de este sistema, incluidos la vejiga, la uretra, los uréteres (tubos que conducen la orina desde el riñón a la vejiga) o los riñones, pero normalmente son la vejiga y la uretra las que se ven afectadas.

Las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de padecer infecciones urinarias que los hombres aproximadamente el 15% de las mujeres se ven afectadas por ellas cada año. Esto se compara con solo el 3% de los hombres.

La uretra de las mujeres es más corta que la de los hombres, por lo que las bacterias tienen que recorrer una distancia menor antes de alcanzar el tracto urinario. Por consiguiente, los factores relacionados con el estilo de vida hacen que las mujeres corran más riesgo de padecer infecciones urinarias que los hombres. La mayoría de los métodos para prevenir las ITU se refieren a las mujeres.

Si un hombre padece una ITU, hay más posibilidades de que se trate de un signo de una enfermedad subyacente, como la diabetes o el agrandamiento de la próstata. Las ITU también son comunes en la edad avanzada, en parte porque puede resultar más difícil vaciar la vejiga por completo.

No es posible prevenir siempre una ITU, pero todas las personas que corren un mayor riesgo pueden tomar medidas para protegerse de la infección.
Continúe leyendo para obtener más información sobre las causas y los síntomas de las ITU, quiénes corren más riesgo y los métodos preventivos que puede probar.

Información

Solicite una cita con su médico si cree que ha desarrollado una ITU, independientemente de su sexo. El médico puede determinar si sufre una enfermedad subyacente y prescribirle antibióticos para tratar la infección

Síntomas de las infecciones del tracto urinario

Las infecciones urinarias pueden afectar a diferentes partes del tracto urinario. Una infección de la vejiga se llama cistitis y una infección de la uretra se llama uretritis.

Existen una serie de síntomas que puede sufrir si ha desarrollado una infección de las vías urinarias, como por ejemplo:

  • Ganas persistentes de orinar
  • Necesidad de orinar repentinamente
  • Expulsión frecuente de pequeñas cantidades de orina
  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Orina turbia
  • Olor fuerte de la orina
  • Orina de color rojo, rosa intenso o negruzco (un signo de sangre en la orina)
  • Dolor en el bajo vientre

Es posible que las ITU sean difíciles de detectar en las personas mayores y en las personas con demencia. Es posible que observe cambios repentinos en su comportamiento. Por ejemplo, pueden estar confusos, agitados o retraídos.

No hay evidencias suficientes para confirmar que estos síntomas sean causados por una ITU en personas mayores. Sin embargo, vale la pena programar una cita con un médico para que ayude a determinar la causa.

Los niños también pueden comportarse de forma diferente si desarrollan una ITU y pueden:

  • Sentirse mal
  • Orinarse en la cama
  • Orinarse encima

Retener el pis para evitar ir al baño (porque puede resultar doloroso)
Los bebés pueden estar de mal humor, negarse a comer y tener una temperatura alta o fiebre. Esto significa una temperatura de 37,5C o más.

Si sospecha que usted, o alguien a su cargo, ha desarrollado una ITU, debe pedir una cita con un médico. El médico puede tratar la infección y comprobar si hay algún problema de salud subyacente.

Una ITU también puede afectar a los riñones y provocar una infección renal. Una infección renal puede causar:

  • Dolor en los costados o en la parte baja de la espalda
  • Temperatura alta o fiebre
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

¿Cuándo preocuparse?

Pida una cita urgente con su médico si sospecha que ha desarrollado una infección renal, ya que puede ser grave si no se trata

¿Quién está en riesgo?

El 90% de las ITU son causadas por Bacterias E-coli procedentes de partículas de heces que entran en el tracto urinario.

Las mujeres corren más riesgo de padecer una ITU porque tienen una uretra más corta que los hombres, por lo que las bacterias pueden alcanzar los riñones y la vejiga con mayor facilidad.

En el caso de las mujeres, su uretra está más cerca del ano que la de los hombres, por lo que es más probable que las bacterias de las heces alcancen el orificio uretral.

Además, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle una ITU, como por ejemplo:

  • Embarazo
  • Patologías que dificultan el vaciado de la vejiga (por ejemplo, cálculos renales o agrandamiento de la próstata)
  • Deshidratación (que provoca una falta de micción)
  • Un sistema inmunitario debilitado (posiblemente a causa de la diabetes, el VIH o ciertos medicamentos)
  • Edad avanzada (orinar puede resultar más difícil)
  • Incontinencia urinaria
  • No estar circuncidado
  • Infecciones urinarias anteriores
  • Ser sexualmente activo (los juegos preliminares y el sexo pueden propagar las bacterias de los genitales y el ano a la uretra)
  • Llevar una sonda urinaria u otro instrumento médico insertado en la uretra
  • Utilizar un diafragma (un dispositivo de silicona que se introduce en la vagina para bloquear el semen) como método anticonceptivo

La menopausia también puede aumentar el riesgo de infecciones urinarias. Existe una relación entre los niveles más altos de estrógenos y las bacterias buenas, los lactobacilos, que pueden proteger contra las bacterias malas.

Los niveles de estrógeno disminuyen a medida que las mujeres envejecen, lo que posiblemente las hace más vulnerables a las infecciones.

Prevenir las infecciones del tracto urinario con cambios en el estilo de vida

Si corre un mayor riesgo de padecer una infección urinaria, debe tomar precauciones adicionales para limitar la cantidad de bacterias dañinas en el tracto urinario.

Orinar es una de las mejores formas de eliminar las bacterias de la uretra. Intente beber mucho líquido para ir al baño con más frecuencia.

Además, puede reducir el riesgo de padecer una ITU si:

  • Orine antes y después de las relaciones sexuales
  • Tome una ducha en lugar de un baño
  • Límpiese de delante a atrás cuando va al baño
  • Límpiese inmediatamente después del sexo anal
  • Intente vaciar completamente la vejiga al orinar

Para reducir las posibilidades de desarrollar una ITU, evite lo siguiente:

  • Productos químicos fuertes, baños de burbujas perfumados y jabones
  • Polvo de talco
  • Contener la orina durante largos periodos de tiempo
  • Vaqueros o pantalones ajustados
  • Ropa interior fabricada con materiales sintéticos como el nailon
  • Productos vaginales irritantes si es usted mujer (por ejemplo, perfumes y desodorantes)

Las mujeres pueden intentar cambiar los diafragmas o los productos espermicidas por otras formas de control de la natalidad.

El espermicida es una sustancia que recubre algunos preservativos para matar los espermatozoides, pero también puede matar las bacterias buenas de la vagina de la mujer.

Prevención de las infecciones del tracto urinario con remedios caseros
No hay evidencias suficientes que demuestren la eficacia de estos remedios caseros, pero puede probarlos y ver si marcan la diferencia en su caso.

Probióticos

Hay algunas evidencias de que los probióticos pueden ayudar a reponer las reservas del cuerpo de la bacteria buena lactobacillus. Es posible que esto ayude a combatir la propagación de las bacterias malas.

Vitamina C

El consumo de vitamina C puede hacer que su orina sea más ácida. Esto podría ayudar a eliminar las bacterias dañinas en su tracto urinario.
La eficacia de este método y el grado en que la vitamina C realmente acidifica la orina no se conoce totalmente. Además, las bacterias buenas pueden eliminarse con la orina ácida, lo que puede dar lugar a más bacterias malas.

Algunos pueden encontrar útil el consumo de vitamina C simplemente porque están bebiendo más líquido. Puede ver si consumir más vitamina C le ayuda a prevenir las ITU, aunque podría ser igual de beneficioso beber más agua.

Zumo de arándanos y suplementos

El zumo de arándanos contiene un ingrediente activo conocido como proantocianidinas de tipo A (PAC) que ayuda a evitar que las bacterias dañinas, y en particular la E-coli, se adhieran a las paredes del tracto urinario.

Sin embargo, las investigaciones sugieren que este método no es muy eficaz. Aunque no se conoce la razón exacta, es posible que no haya suficiente cantidad de este ingrediente ni en el zumo ni en los suplementos para que tenga algún efecto beneficioso.

Al igual que ocurre con la vitamina C, es posible que el consumo de zumo de arándanos prevenga las ITU al mantener a las personas más hidratadas y animarlas a ir más al baño.

Prevención de las infecciones urinarias con medicamentos

Las infecciones urinarias suelen tratarse con antibióticos. Si padece infecciones urinarias recurrentes, puede valer la pena pedir a su médico que le vuelva a recetar antibióticos para evitar que la infección reaparezca.

Si está tomando antibióticos para tratar una infección existente, los síntomas pueden tardar unos días en desaparecer. Para aliviar el dolor o las molestias durante este tiempo, puede:

  • Colocar una bolsa de agua caliente en la barriga, la espalda o entre los muslos
  • Tomarse tiempo para descansar y recuperarse
  • Beber mucho líquido para ayudar a eliminar las bacterias

El médico también puede aconsejarle que tome analgésicos como el paracetamol. Consulte a su farmacéutico o a su médico para que le orienten sobre la conveniencia de utilizar estos medicamentos y sobre cómo obtenerlos y utilizarlos.

Información

Si tiene una infección renal, evite tomar antiinflamatorios no esteroideos (AINE), ya que pueden provocar problemas renales. No deje de tomar ningún medicamento recetado hasta que haya hablado con su médico.

También hay evidencias de que la aplicación de cremas o geles que contienen la hormona estrógeno directamente en la zona vaginal puede prevenir las ITU.
El estrógeno puede ayudar a promover la producción natural del cuerpo de las bacterias buenas lactobacillus, capaces de proteger contra las bacterias dañinas.

Sin embargo, este proceso no se conoce bien y, a la inversa, el estrógeno también puede facilitar que las bacterias invadan las células del organismo.

Conclusión

No siempre se puede evitar la aparición de una ITU, sobre todo si la causa es otra enfermedad, pero sí se pueden mantener hábitos de vida que reduzcan el riesgo.

Existen varios remedios caseros que puede probar, como beber zumo de arándanos o tomar suplementos, pero no hay suficientes pruebas para confirmar su eficacia.

En algunos casos, como el de los estrógenos tópicos, es posible que el tratamiento agrave la enfermedad en lugar de mejorarla.

Entre las formas confiables de reducir el riesgo se encuentran beber mucha agua y limitar la propagación de bacterias desde el ano hasta el tracto urinario.

Si ninguno de estos métodos le ayuda a prevenir la reaparición de las infecciones, debe solicitar una cita con su médico. Un tratamiento prolongado de antibióticos o una repetición de la receta pueden beneficiarle.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud