4th December, 20189 min read

Mi caca, ¿es normal?

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

El color y la consistencia de sus heces pueden decirle mucho sobre su salud. Tener el hábito de verificarlas puede no parecer una tarea particularmente divertida, pero detectar cambios repentinos de color puede ayudarle a comprender cómo está funcionando su sistema digestivo.

Tomarse el tiempo para verificar cosas como la aparición repentina de sangre puede ayudarle a detectar algunas patologías médicas antes de que puedan progresar y volverse más graves.

No se alarme si revisa sus heces y nota que de repente se vuelven verdes o amarillas; a menudo hay una explicación para un cambio dramático de color, y no necesita entrar en pánico si nota algo fuera de lo común.

Sin embargo, hay algunos colores que deberían preocuparle. Las heces negras o rojas pueden ser una señal de que está sangrando desde el estómago, los intestinos o el esófago, mientras que las heces amarillas o verdes pueden ser sintomás de una obstrucción del conducto biliar, que es el pequeño tubo que transporta la bilis desde el hígado al intestino delgado.

Los cambios relativamente pequeños en el color o la consistencia de sus heces pueden ser causados ​​por patologías médicas como la enfermedad de Crohn o enfermedades más comunes como la gastritis, por lo que siempre vale la pena saber de qué color debería ser su excremento y por qué puede cambiar repentinamente.

También es posible que desee prestar atención a la naturaleza de sus evacuaciones intestinales, que permiten que las heces salgan de su cuerpo.

Las evacuaciones intestinales saludables no deben causarle molestias y deben ser regulares y "normales" para usted.

¿Qué ocurre con una evacuación intestinal “normal”?

Cada persona puede tener hábitos intestinales diferentes entre sí y aún así estar perfectamente sanas. Sin embargo, la naturaleza de algunos movimientos puede significar un problema.

Un movimiento intestinal saludable debe:

  • Ocurrir regularmente (entre tres veces al día y tres veces a la semana)
  • Ser fácil de evacuar (sin esfuerzo excesivo o el uso de laxantes)
  • Ser indoloro
  • Hacer que sienta que ha vaciado completamente sus intestinos

Para mantener los intestinos saludables, manténgase activo y haga comidas regulares y equilibradas.

Procure beber entre seis y ocho vasos de agua todos los días (a menos que su médico le haya indicado lo contrario) e intente obtener la mayor parte de su fibra de las frutas y verduras. Comer demasiado de una fuente insoluble de fibra, como los cereales, puede causar hinchazón.

No se aguante las heces por períodos prolongados y siempre dése el tiempo suficiente para realizar sus evacuaciones intestinales por completo.

Si tiene problemas para defecar con regularidad a pesar de adoptar estos hábitos, hable con su médico para que le aconseje. Puede sugerirle que pruebe medicamentos como laxantes, supositorios o mini-enemas.

También debe pedir una cita con su médico si nota cambios inusuales en sus hábitos intestinales. Esto incluye síntomas de diarrea o estreñimiento.

Cuándo preocuparse

En muchos casos, las heces con colores inusuales son causadas por:

  • Alimentos que ha comido
  • Nuevos medicamentos
  • Suplementos
  • Una patología leve, como las hemorroides

Dicho esto, es importante comprender la diferencia entre los cambios inofensivos en el color y los signos de una afección médica grave.

El excremento amarillo o verde por sí solo puede ser causado por la comida que se mueve a través del tracto digestivo demasiado rápido, pero con frecuencia el paso de las heces de color amarillo pálido podría ser el resultado de un problema de absorción de grasa o un bloqueo en los conductos biliares. Saber cuándo buscar atención médica puede ayudar a garantizar que los problemas graves se traten adecuadamente.

Si le parece que sus heces son de un color extraño, y el color no desaparece después de uno o dos días, debe pedir una cita con su médico.

También debe buscar atención médica si sus heces cambian de color y comienza a experimentar otros síntomas, como dolor abdominal, vómitos, pérdida de peso, orina oscura, tobillos hinchados o coloración amarillenta de la piel o los ojos.

Heces negras

Las heces negras o marrones muy oscuras pueden ser una señal de que está sangrando por el estómago o el esófago.

Cuando sangra en las partes superiores del tracto gastrointestinal (o GI), la sangre se descompone a medida que se mueve a través del sistema digestivo y las enzimas comienzan a descomponer los glóbulos rojos.

Este proceso produce un tipo distintivo de heces negras, llamado "melaena".

En la mayoría de los casos, la melaena será:

  • Negro
  • Como el alquitrán
  • Pegajosa

También puede tener un olor diferente, debido a la descomposición de los compuestos en la sangre.

Según publicaciones médicas como Clinical Methods, las úlceras pépticas son la causa médica más común de las heces negras. Otras patologías que pueden hacer que sus heces se vuelvan negras incluyen:

  • Gastritis
  • Enfermedad hepática
  • Diverticulitis
  • Colitis

Las causas comunes de las heces negras o marrón oscuro también incluyen suplementos de hierro, antiácidos como Pepto-Bismol o alimentos oscuros como las moras o el regaliz negro que contienen pigmentos de colores que pueden teñir las heces.

Si acaba de comenzar a tomar un suplemento de hierro o un antiácido que contiene bismuto, sus heces pueden volverse grises o negro-verdosas. Esto puede parecer alarmante, pero trate de no preocuparse. El cambio de color es probablemente causado por minerales no absorbidos con un color natural fuerte. Si le preocupa, consulte con su médico.

Si las heces se han vuelto negras y ha notado un cambio en la textura o el olor, debe ir al hospital de inmediato. También debe ir al hospital de inmediato si sus heces han sido negras en más de una ocasión.

Su médico podrá comprobar que no tiene cualquier patología médica grave y explicarle por qué sus heces se han vuelto negras.

Heces amarillas

Las heces amarillas pueden ser relativamente comunes, y no hay que preocuparse si en ocasiones produce heces amarillas.

Los colorantes de alimentos, las patatas dulces y las zanahorias pueden teñir sus heces de un extraño tono amarillo, y es importante tener en cuenta que su excremento será amarillo si no ha tenido tiempo de digerir sus alimentos adecuadamente.

Esto significa que patologías como la diarrea también podrían volver amarillas las heces durante uno o dos días.

Dicho esto, las heces amarillas, grises o pálidas pueden ser una señal de que su cuerpo no está digiriendo las grasas adecuadamente, y debe buscar atención médica si sus heces son amarillas en más de una o dos ocasiones.

Las heces sanas son marrones porque contienen una sustancia llamada bilirrubina, que se agrega a la bilis en la vesícula biliar y luego se mezcla con las heces para producir el color con el que está familiarizado.

Cualquier patología que evite que la bilirrubina o la bilis ingresen a su sistema digestivo puede hacer que sus heces se vuelvan pálidas. Esto incluye patologías que bloquean los conductos biliares, como:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar
  • Cáncer de conductos biliares
  • Pancreatitis crónica
  • Cáncer de páncreas

También cualquier patología que interfiera con la producción de bilis, como la enfermedad hepática.

Si sus heces son amarillas por más de uno o dos días, debe pedir una cita con su médico de inmediato. También debe pedir cita con su médico si sus heces son amarillas, con una textura grasosa o un olor desagradable.

Su médico podrá descartar causas médicas graves y ayudarle a diagnosticar la causa.

Heces verdes

Que sus heces sean verdes puede ser alarmante, pero hay una serie de razones perfectamente inofensivas por las que sus heces pueden tomar una tonalidad verdosa.

Los suplementos de hierro a veces pueden hacer que sus heces se vean verdes, al igual que la clorofila en las verduras de color verde oscuro como el brócoli, la col rizada o la rúcula. Los colorantes alimentarios también pueden teñir las heces de verde, por lo que si ha comido muchos alimentos verdes recientemente o ha comenzado a tomar un suplemento de hierro, probablemente no tenga que preocuparse demasiado.

Los cambios en las bacterias que viven en su intestino también pueden hacer que sus heces sean verdes. Estos cambios a menudo son causados ​​por antibióticos y tienden a resolverse por sí solos después de que haya terminado el ciclo completo de su medicamento.

Sin embargo, las heces verdes consistentes pueden ser un signo de un problema médico.

La bilis, que ayuda a su cuerpo a digerir la grasa, es verde cuando ingresa por primera vez al sistema digestivo. A medida que los desechos se mueven a través de sus intestinos, las reacciones químicas descomponen su bilis y le dan el tinte marrón que le da a sus heces su color familiar.

Cuando el proceso digestivo ocurre demasiado rápido, su bilis no puede descomponerse y conserva su color verde. Esta puede ser una de las causas de las heces verdes.

Como resultado, las heces verdes pueden ser un signo de un problema que está causando que su cuerpo empuje los alimentos a través de su sistema digestivo antes de que su cuerpo haya tenido tiempo de digerirlos adecuadamente. Esto incluye afecciones como:

  • Diarrea
  • Enfermedad de Crohn
  • Síndrome del intestino irritable (SII)

Debe pedir cita con su médico si nota heces verdes en más de una ocasión, y:

  • No ha tomado antibióticos recientemente
  • No ha comenzado a tomar un nuevo suplemento de hierro o multivitamínicos
  • No come muchas verduras de hoja verde

Su médico podrá diagnosticar la causa y ayudar a descartar cualquier patología grave. También debe pedir cita con su médico si tiene heces verdes y comienza a experimentar náuseas o malestar estomacal.

¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud

Qué leer ahora

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. Es un problema muy común y se cree que afecta a millones de personas en todo el mundo.