9 min read

Retina desprendida (desprendimiento de retina)

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Introducción

Sin un tratamiento oportuno, provocará ceguera en el ojo afectado.

Señales de advertencia

La mayoría de las personas experimentarán señales de advertencia que indican que su retina corre el riesgo de desprenderse antes de perder la vista. Estas funciones son:

  • la aparición repentina de moscas volantes: manchas oscuras que flotan en su campo de visión
  • destellos breves y repentinos de luz en un ojo
  • visión borrosa o distorsionada

Consulte a su médico de inmediato si presenta alguna de estas señales de advertencia.

Más información acerca de los síntomas del desprendimiento de retina.

Causas

También puede deberse una lesión directa en el ojo, pero esto es menos común.

Más información acerca de las causas del desprendimiento de retina.

Tratamiento

La cirugía permite volver a unir con éxito la mayoría de los desprendimientos de retina. Hay varios tipos diferentes de cirugía disponibles, según la persona.

Puede llevar meses recuperarse por completo de la cirugía ocular. Durante este período, su visión puede verse reducida, lo que significa que es posible que no pueda realizar algunas de sus actividades habituales, como conducir o coger un avión.

Desafortunadamente, la vista de algunas personas no regresa por completo después de la cirugía y tienen su visión periférica (lateral) o central queda reducida permanentemente. Esto puede suceder incluso si la retina se vuelve a unir correctamente. El riesgo de que esto suceda es mayor cuanto más tiempo se deja sin tratar el desprendimiento.

Más información sobre el tratamiento del desprendimiento de retina y la recuperación de la cirugía de desprendimiento de retina.

¿A quiénes afecta?

El desprendimiento de retina es una afección poco común.

Dado que el desprendimiento de retina está asociado con el envejecimiento, la mayoría de los casos afectan a adultos mayores de entre 50 y 75 años.

El desprendimiento de retina causado por una lesión puede afectar a personas de cualquier edad, incluidos los niños.

Síntomas

Los síntomas iniciales del desprendimiento de retina incluyen la aparición repentina de moscas volantes: puntos negros, motas o rayas que flotan en su campo de visión.

Algunas personas experimentan una especie de efecto de telaraña con la aparición de muchas moscas volantes, mientras que otras personas solamente ven una gran mancha negra parecida a una mosca doméstica.

Por lo general, las moscas volantes solo afectan a un ojo.

Otro síntoma común es ver destellos de luz en el ojo afectado. Estos destellos no duran más de un segundo.

También puede experimentar algo de visión borrosa o distorsionada.

Sin tratamiento, continuará experimentando una pérdida creciente de la visión en el ojo afectado. La mayoría de las personas describen esta pérdida de visión como una sombra o una especie de «cortina negra» que cubre la visión.

Cuándo consultar al médico

Si experimenta estos signos de advertencia, póngase en contacto con su médico de inmediato para obtener asesoramiento.  

Causas

La causa más común de desprendimiento de retina se debe a la aparición de pequeños orificios dentro de la retina.

Los orificios permiten que el líquido que se encuentra entre la retina y el cristalino del ojo se filtre por debajo de la retina.

Si se acumula demasiado líquido debajo de la retina, puede hacer que la retina se separe de los vasos sanguíneos que le suministran sangre. Sin un suministro constante de sangre, las células nerviosas dentro de la retina comenzarán a morir.

Se cree que la razón principal por la que aparecen estos agujeros es que la retina se vuelve más estrecha y se debilita con la edad.

Las personas que son muy miopes tienen un mayor riesgo de desarrollar desprendimiento de retina relacionado con la edad (aunque en términos relativos el riesgo sigue siendo muy bajo), porque suelen nacer con una retina más delgada de lo normal.

Haberse sometido a una cirugía ocular previa, como la extirpación de cataratas, también puede hacer que la retina sea más vulnerable a sufrir daños.

En algunos casos, estos orificios pueden aparecer si se produce una lesión repentina en el ojo, como por un puñetazo en la cara o un golpe accidental en el ojo con un objeto volador.

Causas menos comunes

Las causas menos comunes de desprendimiento de retina incluyen:

  • El daño a los vasos sanguíneos del ojo hace que se forme tejido cicatricial, lo que puede hacer que la retina se desplace de su posición. Esto suele ser el resultado de una complicación de la diabetes] (yourmd:/condition/diabetes/diabetes), llamada [retinopatía diabética.
  • La retina permanece intacta, pero el líquido procedente de otras fuentes se acumula detrás de la retina. A veces, esto puede ocurrir como consecuencia de afecciones que provocan inflamación e hinchazón dentro del ojo, como la uveítis y algunos tipos poco comunes de cáncer que se desarrollan dentro del ojo.

Tratamiento

Si se ha producido un desprendimiento de retina, será necesaria una cirugía para volver a unir la retina.

Sin tratamiento, la pérdida total de la visión es casi segura. En el 90% de los casos, solo se necesita una operación para volver a unir la retina.

Cirugía

La cirugía para el desprendimiento de retina se puede realizar bajo anestesia general (es decir, que se dormirá) o con un anestésico local (se usan gotas para adormecer el ojo y el tejido circundante).

Se le pedirá que no coma ni beba nada en las seis horas previas a la operación. Posteriormente, es posible que deba permanecer en el hospital durante uno o dos días, o es posible que pueda irse el mismo día, dependiendo de las circunstancias.

Antes de que le administren la anestesia, se le administrarán gotas para los ojos para abrir la pupila.

A continuación se explican los diferentes tratamientos quirúrgicos disponibles para el desprendimiento de retina.

Retinopexia neumática

Si se trata de un desprendimiento relativamente leve y sin complicaciones, se puede utilizar un procedimiento llamado retinopexia neumática. Esto implica inyectar una pequeña burbuja de gas en el ojo, lo que hace que la retina vuelva a su lugar.

El tratamiento con láser o congelación se utiliza a menudo para crear tejido cicatricial que mantiene la retina en el lugar correcto. La burbuja se absorbe lentamente en el ojo durante las siguientes semanas.

Después del procedimiento, se le pedirá que mantenga la cabeza en una posición determinada durante un tiempo, lo que se conoce como «postura», para que la burbuja se asiente en la posición correcta.

Si le han colocado una burbuja de gas en el ojo, no podrá viajar en avión durante un tiempo. Su médico le dirá cuándo es seguro volver a volar.

Si necesita otra operación que requiera anestesia general, debe informar a sus médicos sobre la burbuja de gas en su ojo.

Pandeo escleral

El pandeo escleral implica la colocación de bandas finas de silicona o esponja que se cosen en la parte exterior blanca del ojo (la esclerótica), en la zona donde se ha producido el desprendimiento de retina. Las bandas actúan como una hebilla y presionan la esclerótica hacia la mitad del ojo, de modo que la retina desgarrada descansa contra la pared del ojo.

El tratamiento con láser o congelación se utiliza para cicatrizar el tejido alrededor de la retina, lo que crea un sello entre la retina y la pared del ojo y cierra el desgarro o el agujero.

Las bandas se pueden dejar en el ojo y no deberían notarse después de la operación.

Vitrectomía

La vitrectomía funciona extrayendo el líquido del interior del ojo y reemplazándolo con una burbuja de gas o de silicona. Esto mantiene la retina en su sitio desde el interior del ojo.

La vitrectomía es recomendable si el líquido presente en la parte frontal del ojo es inusualmente espeso y denso y separa la retina de los vasos sanguíneos subyacentes.

Para cerrar la herida se utilizan pequeños puntos de sutura que se disolverán por sí solos. También es posible realizar dicha cirugía sin el uso de puntos de sutura, utilizando instrumentos más pequeños. Si bien es posible que este método provoque menos molestias, no es seguro que sea más efectivo.

Al igual que con una retinopexia neumática, será necesario adoptar una postura determinada para garantizar que la burbuja esté en el lugar correcto. La vitrectomía requiere las mismas restricciones de vuelo y las mismas precauciones si el paciente debe someterse a otras cirugías que la retinopexia neumática.

Posibles complicaciones

Existe una pequeña posibilidad de desarrollar complicaciones durante o después de la cirugía, que incluyen:

  • sangrando dentro del ojo
  • más orificios en la retina
  • hematomas alrededor del ojo
  • presión alta o hinchazón dentro del ojo (glaucoma)
  • el cristalino del ojo se vuelve turbio (cataratas)
  • visión doble
  • alergia al medicamento utilizado
  • infección en el ojo (esto es muy poco común)

Estas complicaciones no son comunes y por lo general pueden tratarse. A veces, es posible que necesite más de una operación para reparar la retina.

Más información sobre cómo recuperarse de una cirugía de desprendimiento de retina.

 Recuperación

Después de la operación, es posible que tenga la sensación de que le pican los párpados y están pegajosos, y puede que una pequeña cantidad de fluido se escape del ojo.

Pueden aparecer algunos hematomas alrededor del ojo. Estos síntomas son perfectamente normales y cualquier molestia debería desaparecer en un par de días. Puede tomar un analgésico simple como el paracetamol para aliviar las molestias.

Un día después de la operación, su médico le dará unas gotas para los ojos para reducir la hinchazón y prevenir infecciones. Es importante no frotarse el ojo mientras cicatriza, lo que suele llevar de dos a seis semanas.

Si se le ha insertado una burbuja de gas en el ojo, su visión será borrosa durante un tiempo. Esto es solo temporal.

Es posible que su visión tarde unos meses en mejorar después de la cirugía y, en algunos casos, es posible que experimente algún grado de pérdida permanente de la visión, pero no ceguera completa. Su oftalmólogo puede aconsejarle sobre cualquier actividad que deba evitar mientras se recupera.

La cantidad de visión que se puede restaurar con éxito depende, en su mayor parte, de la cantidad de retina que se haya desprendido y de la duración del desprendimiento.

La página web web del Real Instituto Nacional para Ciegos (RNIB, por sus siglas en inglés) tiene una sección llamada Vivir con pérdida de visión, que proporciona recursos útiles para las personas que recientemente han perdido parte de la visión.

Lea más sobre la discapacidad visual para obtener más información y sugerencias.

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud