18th February, 20218 min read

Suplementos para los síntomas de la menopausia: ¿funcionan?

Medical Reviewer:Dr Adiele Hoffman
Author:Daniel Piggott
Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí, la cual ha sido estrita por Daniel Piggott y revisada médicamente por Dr Adiele Hoffman.

Si está pasando por la menopausia, es probable que esté notando ciertos cambios en su cuerpo, algo que puede ser difícil de llevar.

A medida que disminuyen sus niveles de una hormona llamada estrógeno, los síntomas de la menopausia, como los bochornos, los sudores nocturnos, los problemas para dormir y el bajo estado de ánimo pueden empezar a influir en su vida diaria. Por lo tanto, es comprensible que busque remedios que la ayuden a sentirse mejor.

Pero, aunque están disponibles distintos suplementos que dicen ayudar con los síntomas de la menopausia, ¿de verdad funcionan?

En muchos casos, no existen pruebas científicas de la seguridad y eficacia de los suplementos para la menopausia y se necesita más investigación. No obstante, determinados nutrientes son importantes durante la menopausia y, en ocasiones, los suplementos pueden resultar útiles.

Siga leyendo para descubrir los mejores suplementos para la menopausia y los que probablemente sea mejor evitar.

Calcio

El calcio es un mineral necesario para la salud ósea, algo especialmente importante durante la menopausia.

Esto se debe a que a medida que los niveles de estrógeno disminuyen, se pierde más calcio de los huesos. Esto aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, que debilita los huesos y los hace más propensos a romperse.

La cantidad diaria recomendada de calcio varía según el país en el que viva, pero suele aceptarse que las mujeres necesitan más calcio después de la menopausia, alrededor de 1200 mg al día.

Por lo general, debería poder obtener todo el calcio que necesita de la dieta: los productos lácteos, como la leche, el yogur y el queso, los alimentos enriquecidos con calcio, como los cereales para el desayuno, y las verduras de hoja verde, como la col rizada, son buenas fuentes de calcio.

Pero si le preocupa no poder obtener suficiente calcio de su dieta (por ejemplo, porque no come productos lácteos), tomar un suplemento de calcio podría ser una buena idea.

Consulte a su médico si tomar un suplemento de calcio es lo más adecuado en su caso y qué dosis debe tomar.

Demasiado calcio puede aumentar el riesgo de padecer otros problemas de salud y obstaculizar la absorción de minerales como el hierro y el magnesio.

Vitamina D

Si hablamos de las vitaminas para la menopausia, la [vitamina D](/es-es(/vitamins-minerals/vitamins-and-minerals-vitamin-d) es una de las más importantes. Esto se debe a que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, que, como ya sabe, es necesario para tener huesos fuertes.

Puede ser difícil obtener suficiente vitamina D de la dieta, ya que solo se encuentra en unos pocos alimentos, como el pescado azul y los huevos.

Además, el cuerpo produce vitamina D cuando la piel está expuesta a la luz solar. Pero la cantidad que reciba variará dependiendo del lugar del mundo en el que viva, además de otros factores.

Por ejemplo, en el Reino Unido, el sol no es lo suficientemente fuerte como para que la piel produzca vitamina D entre octubre y marzo, por lo que se recomienda a toda la población que tome un suplemento de 10 μg durante el invierno.

Si se cubre la piel, pasa mucho tiempo en interiores o tiene la piel oscura, tiene un mayor riesgo de padecer falta de vitamina D. En ese caso, puede plantearse la posibilidad de tomar un suplemento durante todo el año.

Si le preocupan sus niveles de vitamina D y desea tomar un suplemento, lo mejor es que consulte a su médico primero.

Aunque los suplementos de vitamina D no suelen provocar efectos secundarios, las dosis muy elevadas (de más de 100 μg al día durante períodos prolongados) pueden ser tóxicas. Solo se deben tomar dosis altas si así lo recomienda un médico. También pueden ser perjudiciales si está tomando otros medicamentos o padece determinadas enfermedades.

Omega-3

El aumento de peso es otro efecto secundario común de la menopausia, que también se debe en parte a la disminución de los niveles de estrógeno. El sobrepeso puede aumentar el riesgo de padecer distintos problemas de salud, incluidas las enfermedades cardiovasculares.

Los estudios demuestran que un grupo de grasas insaturadas «saludables» llamadas omega-3 puede ayudar a tener un corazón sano. Los omega-3 también influyen en la salud ósea y se ha demostrado que mejoran el estado de ánimo, por lo que es recomendable incluirlos en la dieta durante la menopausia.

La mejor fuente de omega-3 es el pescado azul, como las sardinas, el salmón y la caballa, y a menudo se recomienda comer pescado azul una o dos veces por semana. (Una ventaja adicional: el pescado azul también proporciona vitamina D). Pero si no come pescado, puede plantearse tomar un suplemento.

Otras fuentes de omega-3 son las nueces y semillas, los aceites vegetales, los productos derivados de la soya y las verduras de hojas verdes. Además, se añaden a algunos tipos de alimentos, como los huevos, la leche, el yogur, el pan y las cremas para untar.

No existen directrices oficiales sobre los suplementos de omega-3, por lo que es recomendable consultar a un dietista o médico. Por último, tenga cuidado con los suplementos de omega-3 muy ricos en vitamina A, ya que tomarla en grandes cantidades puede ser perjudicial para los huesos.

Estrógenos vegetales (fitoestrógenos)

Los estrógenos vegetales son sustancias similares a la hormona estrógeno, que el cuerpo deja de producir durante la menopausia.

Se encuentran en alimentos como las semillas de lino y los productos derivados de la soya como el tofu, y si los consume con regularidad, puede que comiencen a tener algunos de los mismos efectos que los estrógenos.

Algunas mujeres opinan que esto les ayuda a sobrellevar los síntomas de la menopausia, como los bochornos.

También están disponibles suplementos, y algunos datos apuntan a que los suplementos que contienen ciertos estrógenos vegetales llamados isoflavonas pueden ayudar a reducir los bochornos y otros síntomas de la menopausia.

No obstante, hay que tener en cuenta que se necesita más investigación. La calidad, seguridad y eficacia de los suplementos de estrógenos vegetales pueden variar y, a menudo, no están comprobadas. Además, cabe destacar que pueden provocar efectos adversos e interactuar con otros medicamentos y que no deben tomarse si se padecen determinadas enfermedades (como algunos cánceres de mama).

Tratamientos alternativos

Las hormonas «bioidénticas» o «naturales» son hormonas químicamente iguales a las hormonas que produce el cuerpo. Se extraen de plantas o animales en lugar de fabricarse en un laboratorio. Sin embargo, por lo general no se recomiendan para los síntomas de la menopausia, ya que no está claro hasta qué punto son seguras o eficaces.

Algunos suplementos para la menopausia contienen una hierba llamada cohosh negro, ya que algunos estudios demuestran que puede ayudar a sobrellevar síntomas como los bochornos. Pero los estudios sobre su eficacia y seguridad no son concluyentes, e incluso puede provocar daños en el hígado y otros efectos secundarios.

Si se está planteando probar tratamientos alternativos o remedios a base de hierbas para la menopausia, consulte a su médico o farmacéutico para que le aconseje.

Testosterona

Durante la menopausia, además de perder estrógeno, los niveles de la hormona sexual testosterona también disminuyen aproximadamente un 50 %. Por lo tanto, una disminución del deseo sexual (libido) es un síntoma habitual de la menopausia.

Si experimenta un menor deseo sexual, puede que su médico le recomiende la terapia de reemplazo hormonal (TRH), que consiste en tomar estrógeno para sustituir el que ha perdido. Pero si esto no funciona, un suplemento de testosterona podría ser una opción.

No obstante, es importante tener en cuenta que la seguridad y la eficacia de los suplementos de testosterona para la menopausia no están comprobadas. Además, tienen posibles efectos secundarios, como el acné y el crecimiento de vello no deseado.

*Consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento para asegurarse que es adecuado para usted. Si sus síntomas empeoran o tiene efectos secundarios, deje de tomar el suplemento y busque atención médica.

Puntos clave

  • hay diversos suplementos que dicen ayudar con los síntomas de la menopausia
  • muchos suplementos para la menopausia requieren más investigación para demostrar su eficacia y seguridad
  • puede obtener la mayoría de los nutrientes importantes durante la menopausia de la dieta
  • el calcio y la vitamina D son importantes para la salud ósea y, en algunos casos, puede ser recomendable tomar un suplemento
  • consulte a su médico antes de probar cualquier suplemento para la menopausia
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud