7 min read

Sangrado uterino anormal

Revisado por un profesional médico

Todos los artículos de Healthily pasan por controles médicos para verificar que la información es médicamente segura.

Este contenido ha sido creado en inglés originalmente. Puede encontrar la versión original aquí.

Introducción

El SUA es una afección común que afecta hasta una de cada tres mujeres en edad de procrear. 

Si presenta algún tipo de sangrado uterino que suponga un cambio en su ciclo menstrual normal, es importante que acuda a su médico. Incluso si su médico no puede encontrar una causa médica específica de la hemorragia, existen tratamientos, como los antiinflamatorios y la terapia hormonal. 

Síntomas anormales de sangrado uterino

El SUA afecta a cada mujer de manera diferente. Para algunas mujeres, el SUA puede ser un problema continuo que dura varios meses. Para otras, puede ser un episodio único y repentino de sangrado que puede requerir atención médica inmediata para detener el flujo sanguíneo.

Los síntomas del SUA pueden incluir:

  • períodos abundantes - el sangrado es tan fuerte que puede interferir con su trabajo, su vida social y su bienestar físico y emocional
  • períodos irregulares- sus períodos pueden ser más o menos frecuentes de lo normal o aparecer en momentos aleatorios, sin ningún patrón en ellos
  • sin períodos (durante 3 meses o más)
  • períodos más largos (más de 8 días) o más cortos (menos de 3 días) que el promedio
  • sangrado irregular entre sus períodos
  • sangrado después del sexo
  • sangrando justo antes de que empiece su período o justo después de que termine
  • sangrado después de haber pasado por la menopausia
  • sangrado antes de los 9 años de edad

Una hemorragia uterina anormal causa 

El SUA puede deberse a muchas razones Las causas del SUA incluyen:

  • un problema con las hormonas que controlan la liberación de un óvulo de los ovarios (ovulación)
  • anormalidades físicas en el útero o el cuello del útero tales como fibroides, pólipos (pequeño crecimiento excesivo de tejido) o adenomiosis (cuando se encuentran pequeños fragmentos de revestimiento del útero en la capa muscular del mismo)
  • problemas de hemorragia o de coagulación de la sangre debidos a ciertas afecciones médicas o a medicamentos anticoagulantes
  • cáncer o pre-cáncer del cuello uterino o del útero
  • Ciertos tratamientos o medicamentos, como las hormonas usadas en los anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal
  • infecciones o inflamación del cuello del útero o del recubrimiento del útero
  • afecciones médicas, como una tiroides poco activa (hipotiroidismo) o enfermedad hepática
  • afecciones genéticas, como la enfermedad de Turner

Diagnóstico

Es probable que su médico también la examine:

  • palpando su abdomen
  • sintiendo y mirando el interior de la vagina (usando un instrumento llamado espéculo)

Es posible que se le dé la opción de ver a una médica si esto la hace sentir más cómoda.

Los exámenes que se realizan generalmente para verificar otras causas incluyen:

  • una prueba de embarazo: para descartar que el embarazo sea la causa de la hemorragia si usted es sexualmente activa (incluso si está usando anticonceptivos)
  • Análisis de sangre: para comprobar si tiene anemia tras la pérdida de sangre, anomalías en la coagulación de la sangre y/o para medir sus niveles hormonales.
  • imágenes del útero - esto puede incluir una ecografía o una sonohisterografía (una ecografía durante la cual se introduce una pequeña cantidad de agua salada estéril en el útero)
  • histeroscopia - una prueba de cámara para examinar el interior de su útero

Tratamiento

Se utilizan varias estrategias para el manejo del SUA. Estas se centran en el control del sangrado, el regreso de los períodos a la normalidad y el tratamiento o la prevención de complicaciones, como la anemia.

Si se le diagnostica SUA, su tratamiento dependerá de varios factores, entre ellos:

  • su edad
  • lo fuerte que es su sangrado
  • si se ha identificado la causa de la hemorragia
  • si los escáneres de imágenes muestran que tiene un revestimiento del útero más grueso
  • si planea tener un bebé en el futuro

Cuando se conozca la causa exacta de la hemorragia, su tratamiento tendrá como objetivo corregir la causa específica. Por ejemplo:

  •  los antibióticos pueden usarse para tratar una infección de la matriz 
  • La cirugía, la radioterapia, o la quimioterapia puede usarse para tratar el cáncer cervical, endometrial, o  de útero
  • los fibromas, los pólipos y la adenomiosis pueden requerir terapia hormonal, cirugía o ningún tratamiento en absoluto
  • Las anomalías en la coagulación de la sangre debidas a la medicación pueden requerir un cambio en el tipo o la dosis de la misma, mientras que los trastornos hereditarios de la coagulación de la sangre pueden mejorarse con medicamentos que ayuden a la coagulación de la sangre.
  • su médico puede ajustar la dosis, el tipo o el tiempo de cualquier medicamento o tratamiento que pueda estar causando su sangrado

Si su médico no puede identificar una afección médica específica como la causa de la hemorragia, se pueden utilizar cinco tipos de tratamiento para controlar la hemorragia. Estos son:

Hormonas (progestágenos y estrógenos)

Las hormonas, como los progestágenos y los estrógenos, pueden ayudar a corregir cualquier desequilibrio hormonal reproductivo que pueda estar contribuyendo a sus síntomas. Estas hormonas pueden mantener la regularidad del ciclo menstrual y tratar el sangrado menstrual excesivo.

Frecuentemente se utiliza la píldora anticonceptiva oral combinada. La progesterona puede ayudar a reducir el sangrado excesivo en mujeres que no ovulan regularmente. Está disponible en diferentes formas, como pastillas orales, implantes, inyección, o un sistema intrauterino que contiene progesterona (SIU).

Medicamento anti-inflamatorio

Para algunas mujeres, la terapia hormonal no es adecuada. En este caso, se utilizan medicamentos antiinflamatorios llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

Algunos ejemplos de este medicamento son el ibuprofeno, el ácido mefenámico y el naproxeno. Estos ayudan a controlar los síntomas del SUA al reducir la producción del cuerpo de una sustancia similar a una hormona denominada prostaglandina.

Medicación para reducir la pérdida de sangre

Su médico puede recetarle ácido tranexámico. Puede disminuir el ritmo de pérdida de sangre al estimular la coagulación de la sangre en el útero.

Cirugía

Si la hemorragia no responde al tratamiento, el médico puede recomendar una cirugía.

Si no planea tener hijos, se puede recomendar una ablación endometrial (utilizando calor o láser para eliminar parte del revestimiento del útero) o la extirpación total del útero.

Si la hemorragia se debe a fibromas o pólipos, estos crecimientos pueden eliminarse durante una cirugía laparoscópica llamada histeroscopia.

Si su médico considera que el sangrado es muy fuerte, deberá ser hospitalizada para recibir tratamiento de emergencia. El cuidado de emergencia puede incluir líquidos (administrados en sus venas a través de un goteo), medicación y, en casos graves, cirugía como último recurso.

Medicación para supresión del período

Si no puede someterse a un tratamiento hormonal, a una cirugía o a un antiinflamatorio como parte de su tratamiento para tratar el SUA, su médico puede recomendarle un tipo de medicación que suprima sus períodos, llamados análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH).

Complicaciones de un sangrado uterino anormal

El riesgo de complicaciones del SUA depende del tiempo que lleva sangrando y de la gravedad de la pérdida de sangre.

Las complicaciones más comunes del SUA son las siguientes:

Anemia

La pérdida de sangre excesiva o a largo plazo puede conducir a anemia por deficiencia de hierro en algunas mujeres con SUA. Esto puede ser fácilmente diagnosticado mediante un análisis de sangre, y tratado con pastillas de hierro o hierro administrado por vía intravenosa o en el músculo. Los casos más graves de anemia pueden requerir una transfusión de sangre.

Crecimiento anormal del revestimiento del útero

Si el SUA no se trata durante muchos años, el revestimiento del útero tiene un mayor riesgo de crecimiento anormal. Esto puede causar una afección llamada hiperplasia endometrial (cuando el revestimiento del útero se vuelve anormalmente más grueso) que implica un mayor riesgo de desarrollar cáncer de endometrio.

Perspectiva

El SUA es una afección común que afecta a una de cada tres mujeres en edad de procrear. Puede ser una afección preocupante que tiene un gran impacto en su calidad de vida física, social y emocional.

Si le preocupa que pueda tener SUA, debería consultar a un médico lo antes posible.

Para encontrar respuestas a cualquier otra pregunta de salud que pueda tener, visite nuestra Health A-Z (Salud A-Z).

Traducción del contenido original de la NHS porImage of Healthily logo
¿Le ha sido útil este artículo?

Importante: Nuestra página web proporciona información útil, pero no sustituye los consejos de tu médico. Siempre debes buscar aprobación médica antes de tomar decisiones sobre tu salud